viernes, 7 de julio de 2017

La Revolucionaria y Poderosa LUNA LLENA, en Capricornio,,,

La Luna llena en Capricornio tendrá lugar el próximo 9 de julio de 2017


Se aproxima una Luna llena en Capricornio sumamente intensa, diría incluso, una Luna que infunde respeto, que hay que abordar con pies de plomo, con las emociones bien templadas y haciendo un esfuerzo especial si queremos realmente ir más allá de los condicionamientos que nos limitan o parecen limitarnos de alguna manera.

Y es que esta no será una Luna llena en Capricornio cualquiera.


La Diosa Madre celeste estará acompañada por el poderoso e intimidante Plutón, que aún sigue recorriendo la pedregosa senda de este signo, impregnándola de su energía oscura y misteriosa, como si la Luna no fuera ya misteriosa de por sí.
 

Al producirse esta amalgama con Plutón, su misterio se verá elevado a la enésima potencia, mostrándonos el lado más oscuro pero también potencialmente luminoso de nuestro mundo emocional y proponiéndonos, por tanto, un trabajo de alquimia y empoderamiento interior.


A nivel emocional tenderemos a adoptar una actitud algo fría, distante y pesimista, incluso sarcástica, que petrificará el entusiasmo que expresan el Sol y Marte desde el opuesto signo de Cáncer.
Puede que algunos experimenten esto como rechazo y/o juzgamiento y otros se sientan como si una aplanadora les hubiera pasado por dentro. 


Sea como sea, la amargura y la pesadez propia o ajena pueden emerger y amenazar con hundirnos bajo su peso, sin embargo, si sabemos aprovechar la presencia de Saturno en Sagitario, quien es dispositor de esta Luna, podremos salir airosos adoptando una actitud estoica y optimista ante las dificultades o retos que puedan presentarse a la par que conseguir vencer esa pesadez interior que , de alguna manera, pareciera querer atenazarnos.

Uno de los objetivos a realizar con esta Luna será transformar nuestros miedos y bloqueos en esa fuerza motora que nos impulse a volar alto, levantándonos de nuestras propias cenizas, venciendo la inercia que nos ha mantenido estancados en alguna faceta de nuestras vidas.  

No hay nada más destructivo que el miedo, porque el miedo es paralizante y estar paralizado es como estar muerto en vida. 

Así que llegó el momento de empoderarnos y vencer esa esclavitud a la que el miedo nos ha mantenido sometidos, la esclavitud de aguantar situaciones intolerables, de bajar la cabeza ante las injusticias, de doblegarnos ante una autoridad muchas veces déspota e incluso cruel que hemos proyectado afuera porque no hemos sabido hacernos cargo de nuestra propia sombra, no hemos hecho el suficiente trabajo interior. 


Y esto vale tanto para lo personal como para lo colectivo.  Tal vez no nos respetamos lo suficiente como para no permitir que cosas realmente abominables sucedan, tal vez no hemos tenido el suficiente rigor para ser más críticos y poner un límite a aquello que definitivamente no está bien ni es correcto bajo ninguna óptica.

Tal vez hemos adoptado una actitud demasiado pasiva ante ciertas circunstancias, cayendo en el mortal letargo de la inercia.   Hemos vivido demasiado tiempo oprimidos y no es hasta ahora que hacemos mayor conciencia de ello y, precisamente, esta Luna va a ser determinante en este sentido, al hacernos sentir la frialdad y la pesadez de nuestras cadenas, aquellas impuestas o que, en algún momento de debilidad, inmadurez o torpeza, nosotros mismos aceptamos.


Y habrá un luminoso impulso interior que nos llevará a confrontarnos a esos condicionamientos, ese impulso estará representado por la conjunción Marte/Sol en el signo de Cáncer, que estará haciendo oposición a la conjunción Luna/Plutón.



Esto podría verse representado, por ejemplo, por un militar de alto rango o a algún personaje heroico y marcial, guiado por el más puro sentimiento patriótico, en una batalla contra un monstruo que tiene sometida a una nación, pero también podría representar al mismo gobernante de una nación acompañado de sus fuerzas militares e imponiendo su mandato a través de las armas. 

Igualmente, puede representar el reconocimiento y ascenso concedido a militares como forma de asegurarse su respaldo y perpetuarse en el poder al utilizarlos para mantener al pueblo sometido;  todos estos acontecimientos pueden, incluso, desarrollarse se forma paralela, como es el caso de Venezuela.

Por contraparte, la oposición de fuerzas representada por ambas conjunciones puede bien representar la gloriosa lucha de ese bravo pueblo que  cansado de estar oprimido y ser reprimido, asuma el liderazgo que le corresponde y se empodere para transformar y derrocar a ese sistema caduco y destructivo que lo ha venido sometiendo durante largo tiempo.

Y aunque surjan liderazgos en ese proceso, no habrá mayor ni mejor liderazgo que el del propio pueblo, que se encuentra sometido a fuerzas que parecieran ser omnipotentes y que han olvidado que pueden poseer cualquier cosa menos nuestras almas y nuestra conciencia, que tarde o temprano los pueblos despiertan como un dragón dormido, se organizan y dan la batalla a ese otro dragón, ya moribundo, que ha usurpado su soberanía, condenándole a la miseria, la opresión y la desdicha.  


Vale decir que este dragón moribundo se mostrará cada vez más cruel en un intento de preservar su poder, pero está cansado, pues sabe que le llegó su hora y se siente acorralado. 


Así que todo dependerá de ser capaces de tener una resistencia lo suficientemente fuerte y constante, disciplinada y organizada, pues esta batalla es precisamente de eso, de resistencia,
y el pueblo podrá conquistar la victoria en la medida que sepa levantarse como un ave fénix de sus cenizas para ejercer la autoridad que le corresponde, a la par que lucha con toda la fuerza de su alma.


A un nivel más personal es hora de, precisamente, asumir esa autoridad que hemos ido delegando en otros y tomar la iniciativa de mostrar nuestro lado más sensible e intuitivo y conducirlo sabia y estratégicamente a ese empoderamiento que reclama, no olvidemos que la Luna es dispositora, por su regencia sobre el signo de Cáncer, de Marte y del Sol, presentes en ese signo, lo cual ayudará a encontrar la armonía a través del conflicto que propone la oposición si sabemos aplicar la disciplina necesaria para ello.

Con esta conjunción sólo aquello que nos es muy íntimo, familiar o que nos resuena a un nivel emocional, hará que aflore nuestro guerrero interior, representado por Marte en Aries, y se ponga a disposición de esa luz que desea mostrarnos el brillo y poderío de la sensibilidad, de la intuición, lo emocional, lo femenino, como es propio del Sol en Cáncer, porque es así como brilla un Sol en Cáncer, signo que también, al igual que la Luna, representa a los pueblos, las familias, las madres, la infancia, el hogar, las naciones.

Tal vez nos toque defender a nuestra familia u hogar de alguna situación amenazante o emprender algo importante en el ámbito de lo familiar que transformará la estructura del hogar o la familia, tal como podría ser la inversión en un inmueble o la llegada de un hijo o quizá algún negocio que nos permita empoderarnos y resurgir económicamente.

También será importante actuar con cautela, cosa que a Marte y al Sol en Cáncer les cuesta pues están dominados allí por factores emocionales que no pertenecen a su elemento habitual y pueden hacerles fluctuar en su propósito, no obstante, como he dicho, la presencia de la Luna en Capricornio, siendo su dispositora y estando en conjunción a Plutón puede llevar a estabilizar estos impulsos y darles un sentido más firme, estratégico, poderoso y transformador. 

No obstante, también podrían ser utilizados o manipulados por fuerzas contrarias a su favor, por tanto, la sabiduría con la que gestionemos nuestra voluntad será clave para determinar los resultados de este intenso proceso, tanto a nivel individual como colectivo.

Para completar el cuadro de estas pugnas, tensiones y desafíos, el planeta Júpiter se encontrará formando, desde el signo de Libra el ápice de una T cuadrada con esta poderosa oposición, por lo cual será importante prestar atención a los factores jupiterianos que puedan hacer pendular la balanza hacia un lado un otro. 

Júpiter tiene que ver, entre otras cosas, con los asuntos políticos, filosóficos, religiosos y aquellos vinculados a la educación superior, así como también a factores culturales e internacionales.  

Júpiter en Libra busca expandirse a través de la diplomacia, de esa búsqueda de armonía través del conflicto de la que he hablado antes, sin embargo, con la tensión representada por la cuadratura con Plutón en Capricornio, habrán muchos intereses oscuros implicados, tal como pueden ser asuntos relacionados con la explotación del subsuelo, mafias, terrorismo de estado, etc.

Así mismo hace referencia a temas legales, al derecho y búsqueda de la justicia, esta también puede verse contrariada, limitada y manipulada por esos intereses oscuros que quieren hacer cosas que contravienen las leyes y los derechos de los ciudadanos con el fin de lograr sus objetivos.

Esta cuadratura en T, nos puede también hablar de actos bélicos y terroristas vinculados a temas políticos y religiosos, que en realidad encubren intereses territoriales, en los que las élites de poder llevan a cabo una especie de tenebroso juego de ajedrez en función del cumplimiento de sus oscuros propósitos.

Igualmente es posible con esta configuración astrológica acontecimientos naturales donde la fuerza de la tierra y el agua estén implicadas, pudiendo propiciar inundaciones, derrumbes y aludes, por lo que es conveniente evitar las laderas de ríos o excursiones a la montaña en caso de presentarse o pronosticarse mal tiempo, sin embargo, si el tiempo y las condiciones lo permiten puede ser un momento fantástico para realizar una poderosa meditación en la montaña.
Por otra parte, existe mayor probabilidad de presentarse filtraciones de agua o problemas con cañerías. 

No olvidemos además que Marte, emplazado en Cáncer, sigue siendo dispositor de Urano, pues este aún se encuentra transitando por el signo de Aries y, de paso, se encontrarán en cuadratura, así que los desastres o asuntos inesperados relacionados con el agua pueden activarse en torno a la Luna llena, que se ve implicada e esta tensa configuración o, incluso, durante algún otro momento en el transcurso de este ciclo lunar.
Cabría señalar, de igual manera, que Luna en conjunción a Plutón en este plenilunio capricorniano también podría activar algunas fallas y volcanes.

Dicha conjunción está vinculada también a asuntos relacionados con sitios oscuros y/o subterráneos como sótanos, cuevas, minas u otro tipo lugares misteriosos y confinados, así como a aquellos donde se mueven energías densas, oscuras, o bien, poderosas y transformadoras, tales como cementerios, rincones esotéricos, lugares de poder, escuelas de Yoga, Centros de Terapias, etc.

A un nivel más personal, convendría durante esta Luna ser más cuidados con la alimentación, evitar alimentos chatarra, muy picantes o que puedan resultar difíciles de digerir, pues podrían generarnos algún malestar, ya que el sistema digestivo estará más delicado y susceptible a padecer trastornos e, incluso, intoxicaciones.

No es mi intención ni mucho menos ser profeta del desastre, sólo advertir sobre la naturaleza de los acontecimientos que podrían presentarse durante esta lunación.  


Lamentablemente, la oposición Marte/Plutón tiende a sucesos violentos, incómodos, transformadores y destructivos. 
Son energías intensas que estarán pugnando entre sí y esto verá su manifestación de alguna manera, esperemos con el menor daño o molestia posible. 

Es otro orden de ideas,
es un momento ideal para trabajar el empoderamiento femenino, hacer terapia, practicar Yoga, o bien, para experimentar nuestra sexualidad, toda vez que estemos dispuestos a rendirnos al placer y transmutar esos bloqueos o resistencias que a veces pueden aparecer en este terreno.


Sea como sea, se vivirán situaciones intensas y transformadoras donde se pondrá a prueba nuestra fortaleza interior y nuestra capacidad de respuesta, serán hechos que nos pedirán madurez, responsabilidad, paciencia y cautela, combinados con sensibilidad, intuición e impulso protector. 

Es posible que se trate de alguna situación donde tengamos que templar las emociones y modular los impulsos interiores para canalizarlos de forma constructiva, racional y estratégica.
Quizá el tótem de la serpiente, del águila o del ave fénix puedan servirnos de referente sobre como actuar en estos momentos.
 

Debe imponerse, sobre todo, la sabiduría, el empoderamiento, una actitud prudente y planificadora, que exprese sólo lo justo en el momento justo, gestionando sabiamente los instintos y actuando sólo en el momento oportuno, cuando sea conveniente, sin dispersar fuerzas, todo ello aunado a una visión elevada que nos permita tomar perspectiva atenta y superior sobre los acontecimientos y a una fortaleza de espíritu, una voluntad inquebrantable que nos sostenga.

Es fundamental activar la resiliencia y la capacidad de transmutación interior que nos permitan remontar las dificultades y reestructurarnos interiormente a través de ese proceso alquímico que nuestra evolución demanda en estos momentos.

Así que no nos dejemos intimidar por el lado oscuro de la fuerza, más bien hagamos un esfuerzo por integrar ese poder que habita en nuestra sombra para dejar de proyectarlo, eso forma parte de la necesaria maduración a la que esta Luna nos invita. 


Empoderémosnos en el factor tiempo, pues este será fundamental y puede jugar a favor o en contra, según nuestra disposición y nuestra capacidad de mayor o menor organización.

Ganémosle al miedo conquistando los fantasmas con los que han querido aterrorizarnos o con los que nosotros mismos nos hemos subyugado y limitado.  Venzamos nuestras resistencias internas para que podamos mudar la piel y renacer más fuertes, luminosos y sabios.


Recordemos que aquello que no nos mata nos fortalece, así que
la fuerza nos acompañará indefectiblemente porque no es algo externo, es algo muy poderoso que habita en nuestro interior y tal vez sea a eso a lo que tenemos más miedo, a descubrir cuan poderosos somos, porque el poder implica una gran responsabilidad, asumámosla y no la deleguemos más a oscuros intereses, es el momento de que la luz oculta en la sombra brote como lo hace una semilla.

Meditemos en ello y obremos en consecuencia…  Lo que no evoluciona, se estanca, así que propiciemos la transformación de lo caduco para que pueda la vida seguir fluyendo y trascendiendo a la muerte.
Consultora de Astrología y Tarot

No hay comentarios: