google

sábado, 27 de octubre de 2018

TRASCENDER EL ZODIACO MENTAL

7 CHAKRAS RIGEN LA MENTE Y EL FLUJO DE ENERGÍA DEL CUERPO HUMANO

Lo que traemos en nuestro mapa astrológico, es de alguna forma nuestro “karma”, son nuestras tendencias de vida, tanto en los aspectos favorables como en los desfavorables.

 Allí se marca como tema de gran importancia nuestra misión y propósito de vida.


TRASCENDER EL ZODIACO MENTAL


A través de la carta astral podemos conocer mejor nuestras tendencias personales, aprovechar nuestros aspectos positivos y buscar la forma de transmutar los negativos.
Sin embargo, el grado de evolución de una persona va más allá de sus tendencias astrales, aunque es importante trabajar en esos aspectos astrales para conocer la forma de trascenderlos y evolucionar.

LA CIENCIA YOGA


Una de las vías más efectivas de elevar nuestro nivel vibratorio y colocarnos por encima de nuestras propias tendencias astrológicas, es la ciencia Yoga.

La práctica de esta disciplina nos lleva a trascender nuestro zodíaco mental, es decir, aquellos aspectos psíquicos que las configuraciones planetarias han marcado en nuestra conciencia.
Cuando hablamos de la práctica de la Yoga, eso va más allá del ejercicio físico, de las posturas llamadas “asanas” que se practican en la Hatha Yoga.
Las posturas forman parte importante de esta ciencia, pero es mucho más: la práctica de la respiración (pranayama), la meditación, la conexión con la divinidad y el conocimiento de los misterios del universo, forman parte de la gran Ciencia Yoga.
Cuando nos adentramos en esta disciplina, hacemos alquimia espiritual; trabajamos en nuestros puntos energéticos, llamados “chakras” que son regidos por los planetas de la tradición astrológica, y al desarrollar cada uno de estos chakras, subimos un escalón en la vía de nuestra evolución personal.


HAY SIETE CHAKRAS O PUNTOS DE ENERGÍA

Situados en el cuerpo humano: en la base de la espina dorsal, zona lumbar, el plexo solar, corazón, la garganta, la frente y la coronilla de la cabeza.

Cada uno de estos chakras corresponde a un estado de conciencia espiritual.
Estas ruedas místicas (chakras) son niveladas a través de la práctica de la Yoga.
  1. El primer chakra es el llamado Muladhara.
    Es regido por Saturno y su metal es el plomo, y al activarlo, empezamos a trascender los apegos terrenales.
  2. El segundo chakra, regido por Júpiter, es Svadisthana, que nos ayuda a lograr equilibrio en nuestro temperamento, entre la concentración y disciplina, por una parte, y la expansión y la alegría, por la otra. Su metal es el estaño.
  3. El tercer chakra se llama Manipura, y es regido por Marte, que nos conecta con nuestra energía física y nos ayuda a trascender esa fuerza y volverla espiritual.
    Su metal es el hierro.
  4. El cuarto chakra es el denominado Anahata, y es regido por Venus.

    Con su activación trascendemos las pasiones afectivas y las transmutamos en amor universal. Su metal es el cobre.
  5. El quinto chakra, regido por Mercurio, es conocido por Vishuddha.
      

    Con él desarrollamos el poder de la palabra y la energía mágica del pensamiento. Su metal es el mercurio.
  6. El sexto chakra, llamado Agna, es regido por la Luna.

    Con él alcanzamos la iluminación, el despertar psíquico, la apertura del “tercer ojo”. Su metal es la plata.
  7. El séptimo chakra, llamado Sahasrara, es regido por el Sol, y su metal es el oro.

    Con él logramos la integración total con Dios, y esa es la realización de la palabra Yoga, que es la ciencia de la unión con Dios.
Como habrán visto, cada chakra tiene correspondencia con un metal, y cuando los vamos activando, vamos elevando nuestra vibración y así logramos lo que buscaban los alquimistas: transformar el plomo en oro; nuestro plomo interno en nuestro oro interno, eso es la alquimia espiritual y la mejor forma de trascender el zodiaco mental.
Estos poderosos 7 chakras rigen la mente y el flujo de energía del cuerpo humano.

Estas esferas debido a nuestra vida agitada se desequilibran y llenan de impurezas psíquicas, por lo que de vez en cuando es preciso nivelarlos.

La Yoga es el camino más recomendable.
Pedro González Silva