martes, 22 de enero de 2013

La llave del Arte de Bendecir.

bendecir

El Arte de Bendecir permite que la Suprema Energía, que está más allá de la existencia y de la no-existencia, fluya sobre la persona. Proviene de la esfera todopoderosa del Divino Espíritu de Dios Padre.

No existe nada en el Universo igual o superior a ella. Es todopoderosa, ubicua, eterna, y todo, en los tres mundos, está subordinado a ella.


La persona que adquiera esta técnica por completo, comprende que nada existe más allá de Dios Padre. Esta Energía nos conduce a la Unica Realidad Eterna, y nos revela la verdad última acerca de la auténtica manifestación del Espíritu Eterno de Dios.

Aunque puede ser débil al comienzo, este flujo de Energía Divina gradualmente nos ayuda a trascender el Maya, la raíz de todos los placeres y de todos los sufrimientos), y de este modo alcanzar una vida pura, benéfica.

La Suprema Energía Divina nos ayuda a desprendernos de todo lo que nos encadena, nos ayuda a descubrir la sabiduría divina sin ser afectados por el remolino de la vida, conduciéndonos a la liberación final.

Nos enseña que todo ser humano es una manifestación divina, lo que nos lleva a experimentar más a menudo y más intensamente sentimientos de amor, compasión, perdón, no-violencia, y altruismo. Nos impulsa y sostiene para que irrevocablemente podamos liberarnos del ciclo de la reencarnación.

Nos ayuda a descubrir la naturaleza del Atman. Más aún, puede despertar en nosotros un infinito e incondicional amor, asegurándonos una fuerza interior extraordinaria.

Revelaciones fundamentales acerca de la bendición fueron realizadas por Sri Yukteswar, y explicadas a Paramahansa Yogananda, tal como se establece en su libro “Autobiografía de un Yogui”. Aquí entramos en el conocimiento de lo Divino, el mundo trascendente, y los mundos físico, astral y causal que son importantes para comprender las Leyes Divinas que forman la base del “Arte de Bendecir”.

La energía de la Bendición proviene de la Suprema Energía Divina. La Gracia Suprema puede efectivamente descender sobre nosotros. Este Supremo Espíritu Divino existe más allá de los tres mundos (esto es, el físico, el astral y el causal).


¿Qué es el Arte de Bendecir?


El Arte de Bendecir:


- es una práctica que requiere un esfuerzo interior determinado y eficiente;

- mediante nuestros actos altruistas, logramos amar y ayudar a aquellos que son infelices, ya que es a Dios a quien amamos en los demás;

- mediante el amor incondicional a todas las expresiones de Dios, destruimos el ego, la presencia de Dios se volverá cada vez más luminosa en nosotros, y al mismo tiempo las influencias maléficas disminuirán en proporción;

- nos conduce a la maduración espiritual, lo cual crea la oportunidad de encontrarnos con nuestro maestro espiritual. Este encuentro tiene lugar a través del juego divino, por nuestra propia necesidad. Sus enseñanzas se adecuarán a nuestras necesidades, y los seguiremos incondicionalmente;

- surgirán a menudo momentos de sincronicidad;

- es un camino directo y completo, sin decepciones, hace desaparecer todo temor y toda duda;

- nos guiará a través de sí mismo. Nos enseñará el camino a seguir; el cual es brindarnos hacia la humanidad, el desarrollarnos de una manera que es mutualmente benéfico para la humanidad.

Tanto los seres vivos como los muertos, (que viven ahora en otros planos de existencia), que nos son queridos, pueden ser bendecidos. Es exactamente tal como una oración, una ofrenda de luz, un réquiem, u otros servicios que hagamos en bien de los que han partido.

El mundo existe para despertar nuestra fe en Dios. El Arte de Bendecir es el primer paso esencial; despierta nuestra fe en Dios, nos hace confundirnos con Dios. Al comienzo, es suficiente creer en Dios, para que esta semilla se manifieste por sí misma.

Mediante el Arte de Bendecir, esta semilla germinará y se manifestará con poderoso esplendor. No veremos nada más que a Dios, e incluso llegaremos a olvidarnos de nosotros mismos, porque Dios es todo.

El Arte de Bendecir nos conduce a la comprensión de que los momentos de Gracia Divina o de inspiración no ocurren al azar, sino que podemos provocar que ocurran en el momento que lo deseemos, como consecuencia de este Arte.

Las leyes Divinas y la Bendición

La Ley de Analogía

La Ley de Analogía es también conocida como la ley de correspondencia entre el microcosmos del hombre, y el macrocosmos del universo, es decir, entre el espíritu individual Atman, y el Esíritu Universal Paramatman.

Todo lo que existe en Dios Padre, existe también en nosotros. Mediante el Arte de Bendecir tenemos acceso a la Suprema Energía de Dios.


La Ley de Vibración

Nada es inmóvil. Todo lo que existe es meramente vibración que se manifiesta en diferentes escalas. De ahí la diferencia entre manifestaciones de materia, sentimientos, pensamientos, y otros fenómenos, lo que tiene esta sencilla explicación. La escala de la evolución se forma con grados de frecuencias, desde la densa hasta la sutil, alcanzando hasta el Espíritu Inmortal de Dios.

Cuanta más alta la vibración, más elevada la manifestación. En realidad, la materia está compuesta por partículas de energía en constante movimiento, de un determinado ritmo. Pitágoras descubrió que el movimiento es característico de toda o cosa o ser vivo. Aun lo que aparenta estar inerte tiene una determinada frecuencia de vibración.

Todo lo que existe en el Universo ha sido creado por la Divina Energía. Un objeto sujeto a vibración puede aparecer inmóvil, por ejemplo, los ejes de una rueda en movimiento aparecen como un objeto fijo, compacto. No debemos dejarnos engañar por las apariencias. Mas bien, debemos buscar más allá, para estar más cercanos a la realidad, y así ver si un determinado objeto es rústico o refinado. Descubriremos que la luz, el calor, el magnetismo y la electricidad son nada más que fenómenos vibratorios.

Esto es también cierto para los pensamientos, las emociones, los estados de ánimo, y la fuerza de voluntad: son todos estadios vibratorios, emitidos hacia el exterior, y que tienen un impacto mayor o menor sobre el entorno.

La ley de vibración representa la capacidad de intervenir en niveles bajos de manifestación, a fin de producir las transformaciones deseadas.

De acuerdo a la ley de vibración, la Energía Suprema es atraída hacia nuestro ser mediante la técnica del Arte de Bendecir. Proviene de Dios Padre, y es la energía Suprema que se origina en el Espíritu Absoluto de Dios. Al atraerla, damos el primer paso en el camino del Amor Divino. Esta energía es la respuesta que Dios Padre ofrece a cada uno.

“Pide y se te concederá. Golpea a la puerta, y ésta se abrirá” – esta es la promesa fundamental que el Creador realizó a la Creación, y que El siempre ha respetado. Dios Padre adjudica de inmediato la Suprema

Energía Divina de Su Espíritu, como respuesta a nuestras plegarias.

El Arte de Bendecir nos permite recibir los más valiosos dones espirituales. Las energías que el espíritu individual Atman recibe de Dios tienen una frecuencia de vibración muy elevada, hacen que todo sea posible en la totalidad de la manifestación del espíritu.


La Ley de Causa y Efecto


Toda causa genuina que no ha sido eliminada, tiene su propio efecto, y todo efecto que se manifiesta, tiene su propia causa que lo origina. Todo tiene lugar de acuerdo con las leyes universales establecidas por Dios. “Suerte” o “accidente” son solamente nombres que el ignorante da a la ley de necesidad. Nadie puede eludir las Leyes Divinas que Dios ha establecido.

Tenemos la tendencia a encarar la ley de causa y efecto desde su aspecto más pesimista, negativo y fatalista – esta actitud parece casi normal. Nuestra superficialidad y mediocridad nos hacen malinterpretar este principio, que es también llamado la ley del Karma, y que tomemos a las apariencias como la realidad. Nada es fortuito o por azar.

Existe una fuerte conexión entre los acontecimientos y lo que sigue de ellos. Todos los pensamientos provienen de la mente, todas las acciones provienen de nuestros pensamientos, todos son eslabones de una cadena de causa y efecto. Este es el secreto contenido en la divina ley espiritual. Por lo tanto, es necesario entrenar a la mente para el logro de la felicidad, ya que esta es la representación emocional de la evolución espiritual.

Desafortunadamente, la mayor parte de las personas limitan su acceso a la felicidad y se entregan a estados negativos. Se abandonan pasivamente a la voluntad de otros, por ejemplo, con los medios masivos de comunicación. De este modo, se pierde la capacidad de ejercer su propia voluntad, y se permite ser manipulados.

El hombre sabio e iniciado puede emplear la ley divina de un modo inteligente, en oposición a las leyes hechas por la gente. Lo superior prevalece sobre lo inferior. El común sentimiento del temor es un tormento que bloquea el conocimiento y detiene la evolución. Así, si nos sentimos preocupados, deberíamos admitir libremente nuestros errores y proseguir nuestro camino hacia adelante, y de este modo lograr mantenernos en calma.

Nuestros errores impactan solamente sobre nosotros; los errores de los demás nos muestran en qué nivel estamos. Si alguien nos hiere, acumula Karma, y esto no nos afecta. Por lo tanto, no debemos tomar venganza, sino analizar el motivo por el cual atrajimos esa acción sobre nosotros. La ley de “ojo por ojo – diente por diente”, se anula de este modo.

Debemos considerar todas nuestras experiencias como pruebas espirituales para hacer frente a nuestros errores, y aprender de ellos. Si no tenemos éxito en este aprendizaje, simplemente nos situaremos detrás de otros seres más avanzados que podemos encontrar en nuestro entorno.

Por ejemplo, un hombre, un hombre que mata, será matado en la próxima existencia. A través de su acción, él adquiere un deber hacia sí mismo. Si no llegamos a comprender esto, continuaremos matando y siendo matados vida tras vida.

Es por lo tanto importante adquirir consciencia, ser claros y honestos hacia nosotros mismos, aspirar a Dios, y seguir una trayectoria ascendente hacia los divinos frutos celestiales. Todos los acontecimientos ocurren por causas de las que sabemos muy poco, pero una vez que el misterio ha sido resuelto, se vuelven naturales.

La ley de sincronicidad

Todo es Uno, y esto es Dios Padre. Esto incluye todo: yo, tú, ella, las criaturas, los elementos tattvicos, etc., etc. La comprensión total de esto solo puede lograrse a través de una consciencia supra-mental.

Este estado de verdadera armonía es imposible de alcanzar mediante un mero entendimiento mecánico. Aquél que logra este grado de consciencia está por encima de las acciones humanas, más allá del karma. Las personas que cometen actos egoístas, simplemente ponen en evidencia el grado en el que malinterpretan la vida, porque las apariencias son diferentes a la realidad. Para lograr ver a la vida tal como realmente es, es preciso alcanzar el conocimiento divino.

A través del Arte de Bendecir, la Consciencia Divina es despertada en nosotros. La persona se vuelve moral, nunca causará daño a nadie ni a nada. La Consciencia Divina proporciona tal paz mental que no puede ser perturbada por nada; este es el camino más rápido para obtener el Supremo objetivo.

Con respecto a la devoción, el amor de una persona consciente es mayor que el amor de una madre, porque ella se siente separada de su criatura, pero el ser humano que logra la consciencia divina, se siente uno con Dios.

Es necesario practicar con tenacidad el Arte de Bendecir, ya que de esta forma podremos alcanzar la Suprema Realidad Divina. Dios es Aquél que trasciende todo aquello que percibimos.

La Causa, o Karma, puede ser suprimido por el conocimiento, por lo que el conocimiento es esencial. La razón para el volver a nacer, es únicamente nuestra ignorancia. Sin embargo, si logramos aniquilar todo deseo, podremos detener el ciclo del volver a nacer y reencarnar.

La Creación es un espectro infinito de la realidad subyacente de las personas, las cosas y fenómenos, con nosotros como seres conscientes superiores. Pero Aquél que ha creado todo, está más allá de toda categoría. Es trascendental porque está más allá de nuestra capacidad de conocimiento racional.

Mediante el Arte de Bendecir, o a través de cualquier otro modo eficiente por el cual el Ser es revelado al ser relacionado a la consciencia Suprema, El nos permite llegar a su conocimiento. Cuando El se nos hace conocido, elimina todo sufrimiento, de acuerdo a nuestra aspiración. Una gota de la Divina Gracia corrige todos los errores, cura toda desventura.

El estado en el cual nos liberamos de todo deseo nos otorga una perfecta paz, completa la serenidad y reconciliación interiores. A través del Arte de Bendecir, alcanzamos el estado de Comunión con Dios, logramos concebirlo como “Sat – Chit – Ananda” (eternamente existente – eternamente consciente – eternamente renovado en su gloria). Nos otorga claramente el camino directo y los medios para lograr la Suprema realización.

De todos modos, la Gracia de Dios no puede alcanzarse sin ningún esfuerzo. El nos ofrece el Arte de Bendecir como un camino directo para llegar a El, pero El solo puede ser conocido mediante la práctica individual sostenida y constante.

La Ley de Sincronicidad y la Bendición

Ocasionalmente, nos sentimos inspirados, tal como cuando estamos en “sincronicidad”, esto es, en armonía, y experimentamos coincidencias significativas.

En otros momentos, no nos sentimos inspirados, sino más bien experimentamos turbulencia y disarmonía. En los momentos de sincronicidad, todo fluye, personas favorables, acciones y objetos aparecen exactamente en el lugar y momento apropiados.

Esta “coincidencia”, que parece provenir del mundo de más allá, puede sugerir la ocurrencia de “milagros”. Esto es verdadero incluso para los acontecimientos pequeños, por ejemplo: encuentros, “telepatía” – la así llamada cascada de coincidencias, una sucesión de coincidencias (a nivel superior).

Por ejemplo: una persona pasa frente a una cabina telefónica, el teléfono suena, la persona responde, la llamada es realmente para él, y quien llama discó este número por error, en vez del número de su casa.!

Para muchos, estos son solamente casos extraordinarios del azar o el destino, meramente “coincidencias” o “milagros”. En realidad, ellos ilustran la profunda resonancia con las fuerzas misteriosas de Dios. Es solamente nuestro ego el que nos impide estar en un estado de sincronicidad todo el tiempo.

La sincronicidad se vuelve evidente cuando ocurren coincidencias significativas que no están ligadas por alguna causa plausible. Un hecho es sincrónico con otro cuando una experiencia interior (por ejemplo un sueño) nos prepara para un acontecimiento que ocurre mas adelante en el mundo exterior. Deseando algo apasionadamente, creamos lo que deseamos en otro plano (a veces incluso inconscientemente), y podemos lograr efectos extraordinarios.

Por ejemplo, la mente tiene poco que ver con los descubrimientos brillantes, más bien es la intuición la que aparece, y la solución viene sin que sepamos cómo, tal como confesó el mismo Albert Einstein. El término sincronicidad (sin: con – y cronos: tiempo) fue descrito por Jung como la aparición simultánea de conexiones entre elementos, de acontecimientos significativamente relacionados, y que ocurren sin una única causa directa.

La ciencia no comprende por completo estos fenómenos, y la mente racional los niega. Lo que los conecta puede comprenderse al reconocer la esencia de un Universo casual y misterioso, que produce espontáneamente la iluminación.

Las técnicas psíquicas están basadas en la sincronicidad – aparentemente, no hay conexión entre los signos y lo que ellos representan. La adivinación es una forma de sincronicidad. La ley de sincronicidad y la ley de causa y efecto son complementarias. La ley del Karma es la ley de la conexión y la ley de sincronicidad es la ley de los milagros. La comprensión de estas leyes fundamentales conduce hacia saltos espirituales en la evolución.

La sincronicidad conecta el mundo material con el mundo psíquico mediante símbolos que no son siempre comprendidos, y que irrumpen desde el inconsciente colectivo.

Cuando una persona es sabia y elevada espiritualmente, se beneficia del hecho de tener mayores grados de libertad, desde que ya no está limitada a vivir la vida de acuerdo con los patrones comunes. La ley de sincronicidad le ofrece su poder, y gracias a su creatividad, todo es posible (pero no todo está permitido).

Esta “libertad” puede manifestarse de distintas maneras. Por ejemplo, cuando se está en la proximidad de un maestro espiritual, este discípulo avanzado puede verse beneficiado con sincronicidades inexplicables y favorables.

Es posible bendecir casas, lugares, objetos, alimentos, y situaciones. La Energía del Espíritu de Dios puede ser dirigida hacia cualquier objeto, ya que se trata del Espíritu de Dios que existe en lo manifestado, y también fuera de ello. A través del Arte de Bendecir activamos invisibles fuerzas sutiles, y nos conectamos
con el campo de la sincronicidad.


La llave del Arte de Bendecir

El Arte de Bendecir permite que la Suprema Energía, que está más allá de la existencia y de la no-existencia, fluya sobre la persona. Proviene de la esfera todopoderosa del Divino Espíritu de Dios Padre. No existe nada en el Universo igual o superior a ella. Es todopoderosa, ubicua, eterna, y todo, en los tres mundos, está subordinado a ella. La persona que adquiera esta técnica por completo, comprende que nada existe más allá de Dios Padre.

Esta Energía nos conduce a la Unica Realidad Eterna, y nos revela la verdad última acerca de la auténtica manifestación del Espíritu Eterno de Dios. Aunque puede ser débil al comienzo, este flujo de Energía Divina gradualmente nos ayuda a trascender el Maya, la raíz de todos los placeres y de todos los sufrimientos), y de este modo alcanzar una vida pura, benéfica.

La Suprema Energía Divina nos ayuda a desprendernos de todo lo que nos encadena, nos ayuda a descubrir la sabiduría divina sin ser afectados por el remolino de la vida, conduciéndonos a la liberación final. Nos enseña que todo ser humano es una manifestación divina, lo que nos lleva a experimentar más a menudo y más intensamente sentimientos de amor, compasión, perdón, no-violencia, y altruismo.

Nos impulsa y sostiene para que irrevocablemente podamos liberarnos del ciclo de la reencarnación. Nos ayuda a descubrir la naturaleza del Atman. Más aún, puede despertar en nosotros un infinito e incondicional amor, asegurándonos una fuerza interior extraordinaria.

Las principales condiciones para el éxito en el Arte de Bendecir son:

- Una gran fe en Dios;
- El amor a Dios;

- Una clara y profunda comprensión del divino proceso a que se da inicio;
- Un auténtico estado de humildad y abnegación;
- El despertar y la profundización de un estado de ser semejantes a un niño;
- El objetivo de incrementar nuestro altruísmo, y de disminuír nuestro ego;
- La comprensión profunda de la realidad de Dios Padre es un misterio total y abrumador;
- La aceptación del hecho de que Dios Padre está siempre presente en nosotros, a través del Atman;

- La firme creencia de que nosotros, como un niño lleno de humildad, pedimos a Dios algo con la ley divina, Dios habrá de concedernos lo que pedimos;

- La aspiración a superar nuestro ego a través de la humildad y la sincera aspiración hacia Dios Padre, ya que la disminución del ego es directamente proporcional a la capacidad de entrar en comunión con la Suprema Energía, que se derrama desde el Todopoderoso -Espíritu de Dios;

- Cultivar una amabilidad sincera y real, y la capacidad de perdonar;
- Purificarnos internamente para poder transformarnos rápidamente.

La libre voluntad es un regalo divino, pero debemos saber como emplearla. A través de ella somos capaces de hacer lo que queramos, a pesar de que no todo está permitido. Mediante el Arte de Bendecir, el hombre que ruega a Dios es el que propone, y en breve tiempo, Dios es Aquél que dispone.

Cuanto más pequeño el ego, mayor es la energía que recibimos a través de Sahasrara durante la Bendición. La “repuesta” que recibimos es un modo de determinar el grado de egoísmo que nos caracteriza. Es muy importante no mentirnos a nosotros mismos.

Los obstáculos internos son:

- Falta de fe en Dios;
- Vanidad, orgullo y arrogancia;
- Falta de amor, rencor;
- Vicio y fornicación;
- Debilidad, la fascinación con el lujo;
- Codicia y egoísmo;
- Pobreza de espíritu, maldad, sadismo;
- Ira, furia, violencia, crimen;
- Escepticismo despectivo;
- Las pasiones de envidia, celos, murmuración, calumnia;
- Pereza y apatía;

Los efectos de la Bendición

El Arte de Bendecir nos conduce a:

-La manifestación de la Divina Energía a través de nosotros. Esto nos pone en contacto con la eternidad, el todopoderoso, el sagrado, divino éxtasis, libertad espiritual, el Reino del Padre, los misterios del plan divino, amor puro y sobrecogedor, e intuición espiritual de la existencia de Dios;

-La apertura hacia un estado de santidad;
-La creencia en milagros;

-Una comprensión de los definitivos misterios de la existencia, de la esencia de la vida, de la más elevada de las religiones: el Deísmo; nuestra intensa necesidad de Dios le es placentera, y representa nuestro primer paso sin intermediarios hacia una religión verdaderamente completa;

-La apertura hacia una total vida espiritual;
-Sabiduría divina;
-Curaciones milagrosas;
-El despertar del alma;
-La revelación del Ser Inmortal – Atman, una chispa de Dios Padre;
-La amplificación del benéfico campo “psi”;
-La amplificación del estado de éxtasis, y debido a intensas experiencias devocionales, incluso llegar a alcanzar el estado de samadhi;
-Alcanzar el estado de silencio;
-Ser capaces de levitación, premonición, superar la hipotermia, incombustibilidad;
-La introducción de experiencias benéficas sobre personas cercanas a nosotros, y la armonización de energías sobre los objetos que nos rodean;
-La posibilidad de viajar en el espacio y el tiempo, en los mundos astrales superiores;
-La aparición de poderes paranormales benéficos;
-La expansión del horizonte del conocimiento, la posibilidad de emplear capacidades psíquicas a fin de la comprensión de conceptos;
-La transformación de uno mismo en una esfera invulnerable; es decir, que ningún acto de agresión causará una consecuencia traumática;
-La aparición de ciertos estados espirituales elevados;
-La experiencia de ciertos estados de deidificación, en la meditación;
-Relajación, quietud de la mente;
-Receptividad, en el nivel prithivi, mediante la aparición de aromas placenteros (incienso, floral, esencias exóticas) – lo mismo ocurriendo a nivel de otros elementos;
-La aparición de ciertos estados místicos espontáneos;
-Intuición, premonición, éxtasis;
-Curaciones, y mejora del potencial bioenergético.

Para grupos numerosos de personas (más de 50), o si la persona a ser bendecida se encuentra muy lejos, se debe extender el brazo por delante de nosotros.
Si la Bendición es para nosotros mismos, mantener los brazos hacia abajo, cerca del cuerpo, de un modo natural.

Si se tiene una gran vitalidad y nuestra fuerza interior es suficientemente grande, se puede tocar a la persona que se bendice con la mano derecha sobre su frente, los dedos abiertos orientados hacia Sahasrara, y sin cubrir la cúspide de su cabeza.

Es esencial que la mano derecha, y los dedos, se encuentren relajados.
Si se desea bendecir a alguien amado, que se encuentra muy lejos, se debe evocar en la imaginación a esa persona, visualizar su rostro. Si es un grupo, visualizar los rostros de cada miembro del grupo. La distancia entre nosotros y las otras personas, no importa!

Palabras empleadas en la Bendición

Estas palabras deben ser dichas internamente cuando se realiza la Bendición: “Oh Señor Dios Padre Celestial, te imploro humildemente, si la persona cuyo nombre es …. (decir el nombre de bautismo) merece, apiadate de ella, vertiendo a través de mí Tu Gracia suprema. Hagase Tu Voluntad. Amen”

Palabras a ser dichas para bendecir un grupo de personas: “Oh Señor Dios Padre Celestial, te imploro humildemente, si las personas con los nombres … (decir el nombre de bautismo de cada persona), merecen, apiadate de ellos vertiendo a través de mí Tu Gracia suprema. Hagase Tu Voluntad. Amén”.

Palabras a emplear para la auto-bendición: “Oh Señor Dios Padre Celestial, te imploro humildemente, si quien te ruega ahora teniendo el nombre de…(decir nuestro propio nombre de bautismo), merece, apiadate de el, vertiendo sobre mí Tu Gracia suprema. Hagase Tu Voluntad. Amen”.

Palabras de agradecimiento, dichas al final del dia: “Oh Señor Dios Padre Celestial, te agradezco por hacer de mí el vehículo de manifestación de Tu Suprema Gracia. Amen”
Estas palabras deben ser aprendidas de memoria, y luego utilizadas.

Revelaciones divinas acerca de la Bendición


La persona que practica el Arte de Bendecir:

- Gradualmente alcanza un estado de simplicidad y pureza, similar a la de un niño. Esto conlleva la eliminación de todo lo que es inútil, insignificante en la vida, ganando en cambio la riqueza de una vida dedicada a Dios.

- Experimenta de un modo pleno la alegría de vivir, una amplificación de la capacidad de apreciar los placeres simples, tales como ser capaces de disfrutar un estado de relajación, una flor, una sonrisa, y otros deleites.

- Se vuelve lleno de compasión hacia todos los seres, experimenta un estado de cohesión con todo, sin menosprecio, desinterés, u odio. Se vuelve un mensajero de Dios para los demás.

- Está lleno de comprensión y buena voluntad hacia los demás. Comprende que no tenemos el derecho de imponer nada a nadie, ya que cada uno es único. Esto crea una misteriosa conexión con las personas, lo que es percibido a través de le empatía.

- Purifica todas sus intenciones. Se siente intuitivamente que todo objetivo encierra dentro de sí el objetivo real. En un punto se dará cuenta de que este hecho no puede disimularse más, porque solamente logrará deshonrarse a sí mismo, y de este modo podrá lograr cambiar su destino, trascendiendo el karma.

- Se vuelve una persona totalmente optimista que contempla la vida desde un punto de vista totalmente transfigurado. Siempre tiene los medios para apreciar y desarrollar la vida de un modo benéfico, y encontrarse lleno de confianza.

- Se transforma en una fuerza generosa, dedicada a un ideal divino. Está mejor preparado para reconocer la Energía Divina, y a fin de transmitirla hacia los demás, desarrolla sus capacidades de transmisor.

- Se vuelve completamente libre de prejuicios, dogmatismos y concepciones rígidas. Es capaz de dominarse más a sí mismo, y tener un alto grado de consciencia tanto de situaciones como de personas. Es consciente de que todo daño causado a un ser es una ofensa a las leyes de Dios, y no puede permanecer inadvertido.

- Observa, comprende y respecta espontáneamente las leyes de la naturaleza, contemple todo con atención, y obedece esas Divinas Leyes.

- Logra un perfecto sentido de justicia. ¿Cómo puede explicarse el sentido de justicia, sin Dios? Quien practica el Arte de Bendecir adquiere la intuición de la Justicia de Dios.

- Comprende a todos los seres, especialmente al sexo opuesto, de un modo más intuitivo. Por ejemplo, cuando alguien nos perturba, debemos ir más profundamente dentro de nosotros, y recuperar esta sensación desde otro tiempo, ya que “soy humano, y nada de lo humano me es ajeno”. Se comprende que hemos ya experimentado todo.

Aprende gradualmente a distinguir 6 estados espirituales en la sociedad:

- Primer grupo (primario): desea satisfacer placeres sensuales.
- Segundo grupo: cree en la existencia de una misteriosa entidad superior.
- Tercer grupo: descubre que existe una fuerte conexión entre Dios y la consciencia.
- Cuarto grupo: trata de comprender cómo se manifiesta Dios.
- Quinto grupo: ha alcanzado una refinada sensibilidad espiritual.
- Sexto grupo: se convierte en un transmisor entre Dios y la Creación.

Al cumplir el Arte de Bendecir, podemos entender mejor a las personas. Esto aclarará el modo por el cual podemos verdaderamente ayudar a la humanidad.

Observaciones

A través del Arte de Bendecir aprendemos la verdadera opinión que Dios tiene de las personas a quienes bendecimos. Así podremos corregir cosas absurdas que podamos pensar o sentir acerca de ciertas personas. La Energía se dirige siempre específicamente hacia la persona a quien bendecimos, lo que demuestra que Dios siempre nos da lo que necesitamos.

Esta Energía tiene un efecto purificador, tanto en la persona bendecida como sobre aquél por cuyo intermedio se canaliza. El Arte de Bendecir puede ser empleado en todos los mundos (es decir que podemos retenerlo después de que abandonamos el plano físico) y podemos utilizarlo para pedir la asistencia de Dios Padre. A veces cometemos errores en la oración, pero jamás en la Bendición.

La bendición cambia, dependiendo de que la persona a quien se bendice se encuentra todavía en este mundo, o no. Si la persona ha abandonado este mundo, las palabras para la bendición deben ser: …”si esta persona, quien tuvo el nombre de … (debido a que después de dejar este mundo, no mantenemos la misma identidad que en el plano físico).

En el caso de bendiciones repetidas, los efectos son distintos entre una bendición y otra, y de este modo podemos apreciar la transformación producida en ésa persona. No debemos tener prejuicios acerca de la respuesta de Dios, porque es indescriptible e inimaginable.

Debido a la Bendición, la relación entre quien bendice y quien es bendecido adquiere una intensidad más profunda. Quien ejecuta la Bendición, es también bendecido a su vez. Si deseamos la ayuda de Dios, podemos practicar el Arte de Bendecir aún después de nuestra muerte física, con la condición de que no ingresemos a los mundos infernales, debido a que entonces no seremos merecedores de practicarla.

La Bendición en unísono con un grupo

Es recomendable realizar el Arte de Bendecir sobre un grupo, o también la Auto-Bendición, por alrededor de 7-10 minutos al comienzo de las reuniones. Una persona puede ser elegida, mediante un sorteo consagrado, para que se ubique en el centro del grupo. Todos deben dirigir la Suprema Energía Divina hacia esa persona. Esta técnica es similar a un grupo de oración, sólo que más poderosa.

Si existe un problema grande, y se da un grupo de entre 7 y 28 personas, deben orientarse hacia la divinidad y expresar este tema con profunda sinceridad. Movilización de la totalidad del ser, desapego y rendición a la Voluntad Divina son necesarios para la resolución de problemas.

Se debe realizar también un sorteo consagrado para elegir a una persona que será “el oído”, quien recibirá todas las revelaciones que deben seguirse. La meditación es el próximo paso para incrementar la creatividad (es decir, proyecciones hacia el mundo astral superior, tales como Shambala, y el contacto con guías espirituales). Todos deben tomar en cuenta, con atención lo que les ha sido revelado, y debe comunicarse a los demás, o solamente al “oído”.

Cada participante debe comprometerse a alguna acción. Puede ser el practicar el Arte de Bendecir 7 veces a fin de lograr inspiración divina para mejorar su creatividad, para transformarse en una fuerza perfecta. Este compromiso puede ser re-activado cada mañana, de modo de acelerar la resolución del problema.

La manifestación en el plano físico tiene leyes precisas en cuanto a la transformación de la energía desde el plano causal hacia el plano físico, esto es, debe acumularse suficiente energía. Si no se mantiene la re-activación de este compromiso, gradualmente se volverá al nivel anterior, en el que el problema aparecía como insoluble.

Al practicar el Arte de Bendecir en forma diaria, tenemos un diálogo con Dios en lo profundo de nuestro ser, y nos conectamos con la Energía de las Divinas Posibilidades. Por lo tanto, nuestros deseos pueden manifestarse en el plano concreto. Por aplicar el Arte de Bendecir con tanta intensidad como sea posible, logramos la Inspiración Divina y nuestro campo mental se conecta con el punto invisible, a pesar de que pueda no parecer así.

En encuentros sucesivos, se debe transmitir y explicitar todo, y extraer conclusiones. El objetivo es poner en claro que la posición que ocupamos en este entramado, aparezca en una forma clara y divinamente integrada.

Al comenzar a partir de nuestro problema, y practicar el Arte de Bendecir en un grupo, nos abrimos hacia la inspiración y la creatividad, al resolverlo. De este modo, todo se clarifica, y aumentamos nuestra decisión para crear verdaderamente.

El exorcismo definitivo de una persona poseída puede lograrse, inclusive, mediante la práctica del Arte de Bendecir, actuando en forma unísona con un grupo, y observando ayuno total. En el caso de una posesión débil, el exorcismo puede ser llevado a cabo por una sola persona, o por auto-bendición practicada diariamente.

La Bendición es en esencia una fuerza divina misteriosa que se derrama sobre nosotros desde lo alto: este es el signo reconocible. Este flujo de Suprema Energía se manifiesta en el ser humano bajo la forma de un favor divino obtenido en respuesta de una plegaria llevada a cabo con fe y humildad.

Esto evoca la asistencia divina y guía para ese tema en especial, o para otra persona. Aquél que realiza la bendición se beneficia a su vez, porque abre su ser para que la Suprema Energía pase a través de él. En efecto, también está auto-bendiciéndose, y es también ayudado.

Auto-bendición

Al comienzo, cuando el ego es todavía muy fuerte, es posible no tener éxito al llevar a cabo la auto-bendición. Es entonces necesario bendecir a otros con humildad y fe, tan a menudo como sea posible. Solamente cuando aparece el desapego mediante el ofrecimiento de ayuda desinteresada a otros, podemos disminuir el ego y progresar espiritualmente.

Después de que las necesarias transformaciones se hayan producido en nosotros, seremos capaces de llevar a cabo la auto-bendición.

Fuente

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/literatura/articulos/khalil-gibran-pensamientos-meditaciones-728.html

domingo, 13 de enero de 2013

La Misteriosa Luna.

Foto: LA LUNA.

Hubo un tiempo en el que fuerzas de inteligencia extraterrestres trabajaron para activar el proceso femenino. Esto se hizo porque lo femenino tenía la habilidad para dar a luz y sentir la vida. De ahí procede la asociación de lo femenino con la luna. Es una influencia procedente de ella que transmite el programa de energía femenina. La luna es como una enorme computadora y diferentes entidades y formas de inteligencia pueden poseerla o tener la habilidad de programarla. Hubo seres que programaron este astro en el ciclo femenino. Se recuerda esto porque fue una epoca benevola y de amor. Desde entonces la energía lunar ha estado enviando frecuencias electromagnéticas a la Tierra para mantener el ADN de 2 filamentos. La luna solo emite su programa. Establece un programa de crianza dentro de las mujeres. Este ciclo reproductivo crea la posiblidad de crear niños con mucha mas frecuencia de lo que se permite en el ciclo solar.

La luna es un satelite construido y anclado fuera de la atmosfera de la Tierra para mediar y controlar, una supercomputadora u ojo gigante en el cielo. Ejerce un efecto sobre todas las formas de vida en el planeta mucho mas allá de lo que pueden actualmete comprender. En la historia se escuchan referencias a 2 lunas que circundan la Tierra. No se oye mucho sobre este tema, pero hay personas que saben de esto.

Hay una serie de ciclos naturales en la vida de los humano en los cuales sube la Kundalini. Como humanos se alimentan de una corriente electrica que está enroscada en la base de la espina dorsal y se llama energía de la serpiente. Es lo que mas se acerca a la energía del Creador Original. Uds. utilizan la energia de la Kundalini solo para procrear y no tienen idea de que se puede utilizar esta energía para cambiar su visión de la realidad. En el mundo occidental no han llegado a darse cuenta de esto porque hay seres que sustentan el poder y no quieren que cambie el “Status Quo” de la sociedad materialista y de consumo. La mayoria de la veces la Kundalini se mueve de la base de la columna vertebral hasta el segundo chakra -de la identidad y supervivencia hasta la creatividad y expresión sexual- y no se mueve mas.

La Tierra debe ser poseida por aquellos que la habitan; sin embargo, esto no es así. Tienen dioses ajenos, energías creadoras que evitan que Uds. como especie reinen libremente sobre su Kundalini. La influencia de la luna, la computadora satelite mas importante, afecta a todo lo que hay en la Tierra. Los programas de la luna han sido una gran limitante humana durante eones. Los cuentos que relaciona la luna llena con la locura, enfermedad y hemorragías son bastante comunes . La luna crea ciclos repetitivos y Uds. responden a ellos. Uds. saben que la tv. los influye en gran medida, con la luna sucede lo mismo. Lo que pasa es que no han sido capaces de sintonizar con los programas lunares y aprender a apagarlos, por tanto no pueden apagarlos. Otros tienen que apagarlos por Uds. o reprogramarla.

LA LUNA
Hubo un tiempo en el que fuerzas de inteligencia extraterrestres trabajaron para activar el proceso femenino.

Esto se hizo porque lo femenino tenía la habilidad para dar a luz y sentir la vida. De ahí procede la asociación de lo f
emenino con la luna.

Es una influencia procedente de ella que transmite el programa de energía femenina.

La luna es como una enorme computadora y diferentes entidades y formas de inteligencia pueden poseerla o tener la habilidad de programarla.

Hubo seres que programaron este astro en el ciclo femenino. Se recuerda esto porque fue una epoca benevola y de amor.

Desde entonces la energía lunar ha estado enviando frecuencias electromagnéticas a la Tierra para mantener el ADN de 2 filamentos.

La luna solo emite su programa. Establece un programa de crianza dentro de las mujeres. Este ciclo reproductivo crea la posiblidad de crear niños con mucha mas frecuencia de lo que se permite en el ciclo solar.

La luna es un satelite construido y anclado fuera de la atmosfera de la Tierra para mediar y controlar, una supercomputadora u ojo gigante en el cielo.

Ejerce un efecto sobre todas las formas de vida en el planeta mucho mas allá de lo que pueden actualmete comprender.

En la historia se escuchan referencias a 2 lunas que circundan la Tierra. No se oye mucho sobre este tema, pero hay personas que saben de esto.

Hay una serie de ciclos naturales en la vida de los humano en los cuales sube la Kundalini. Como humanos se alimentan de una corriente electrica que está enroscada en la base de la espina dorsal y se llama energía de la serpiente.

Es lo que mas se acerca a la energía del Creador Original.

Uds. utilizan la energia de la Kundalini solo para procrear y no tienen idea de que se puede utilizar esta energía para cambiar su visión de la realidad.

En el mundo occidental no han llegado a darse cuenta de esto porque hay seres que sustentan el poder y no quieren que cambie el “Status Quo” de la sociedad materialista y de consumo.

La mayoria de la veces la Kundalini se mueve de la base de la columna vertebral hasta el segundo chakra -de la identidad y supervivencia hasta la creatividad y expresión sexual- y no se mueve mas.

La Tierra debe ser poseida por aquellos que la habitan; sin embargo, esto no es así. Tienen dioses ajenos, energías creadoras que evitan que Uds. como especie reinen libremente sobre su Kundalini.

La influencia de la luna, la computadora satelite mas importante, afecta a todo lo que hay en la Tierra. Los programas de la luna han sido una gran limitante humana durante eones.

Los cuentos que relaciona la luna llena con la locura, enfermedad y hemorragías son bastante comunes .

La luna crea ciclos repetitivos y Uds. responden a ellos.

Uds. saben que la tv. los influye en gran medida, con la luna sucede lo mismo. Lo que pasa es que no han sido capaces de sintonizar con los programas lunares y aprender a apagarlos, por tanto no pueden apagarlos. Otros tienen que apagarlos por Uds. o reprogramarla.


MAS INFO:

http://buenasiembra.com.ar/esoterismo/articulos/las-plantas-el-cosmos-56.html


http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/adelgazar-con-la-luna-1388.html

viernes, 11 de enero de 2013

La Crisis de la Transicion de Índigo a Cristal.



LA CRISIS DE LA TRANSICIÓN DE ÍNDIGO A CRISTAL.

El Arcángel Miguel me ha pedido escribir este artículo en orden de ayudar a mucha gente que está transitando por la experiencia de un rápido cambio de conciencia multidimensional. (O cambio de estado de conciencia de Índigo a Cristal).

Hay gente que hace la transición en una manera relativamente gentil, pero hay mucha gente que experimenta una crisis cuando eso sucede.

Esas personas son usualmente quienes han escogido abrirse a las altas dimensiones. Esa decisión lógicamente no es hecha por la mente racional, sino que se trata de una decisión del alma en respuesta a las energías de transición disponibles en la propia Tierra.

De esta forma, algunas veces una persona es empujada a cambios psicológicos, emocionales y corporales para los cuales ellos no encuentran una explicación lógica. Eso puede causar una crisis.

Mi experiencia ha sido que los médicos y psicólogos ortodoxos son de muy poca ayuda ya que no tienen idea de lo que la persona está experimentando. Cuando las pruebas resultan negativas, la persona es con frecuencia considerada estar histérica o hasta esquizofrénica.

Esta transición con frecuencia sucede a la gente que ha estado en el sendero espiritual y están mejor equipadas para manejar estos cambios.

Pero, mi experiencia es que también los Hijos Índigo, sin importar su estado de conciencia espiritual, son particularmente vulnerables a la experiencia espontánea de la transición (abrirse paso a la conciencia de las dimensiones superiores).

Yo también debo de agregar que el uso de cualquier tipo de droga, bastante común entre los adolescentes Índigo, muy frecuentemente precipita esta crisis de transición antes de que la persona realmente esté lista para tratar con los efectos.

A continuación está una lista con los síntomas que se experimentan en el proceso de crisis o abrirse paso:

• Repentina sensibilidad a la gente y al medio ambiente. Una persona que ha sido anteriormente sociable y activa de pronto se da cuenta que no puede soportar estar en centros comerciales o en ambientes muy llenos de gente tales como restaurantes.

• Incremento de las habilidades psíquicas y de percepción. Eso muy frecuentemente se manifiesta en la habilidad de casi “oír” los pensamientos y sentimientos de otros.

Eso puede ser desconcertante si la persona imagina que todos los demás también pueden leer sus pensamientos y sentimientos.

Además también se desarrolla una extrema sensibilidad a las energías negativas en ciertos ambientes o personas, incluyendo la incapacidad de tolerar a cierta gente que antes había estado cerca.

• Esta sensibilidad puede llevar a ataques de pánico o a ataques de ansiedad. Esto puede suceder en cualquier momento, incluso cuando la persona se despierta en la noche.

Con frecuencia no hay una razón válida para sentir el ataque, pero la persona repetidas veces intentará encontrar una causa.

• La persona pudiera también sentirse ella misma “dispersa” por largos períodos de tiempo, tan sólo querrá estar sentada y haciendo nada. Eso puede ser muy molesto para alguien que previamente había sido muy dinámico y activo.

Eso es tan sólo debido a que la conciencia pasa más tiempo en las dimensiones superiores y menos tiempo en la 3ª y 4ª dimensiones.

Relacionado con esto está la necesidad de descansar y dormir por períodos de tiempo más largos comparados con los anteriores, y también un aletargamiento general.

• Ansiedades obsesivas con relación a ser destruido (por la contaminación, carencia de recursos, etc, tecnología, etc.).

Eso es motivado porque la conciencia multidimensional puede acceder todos los niveles de la mente grupal, incluyendo la parte que contiene los temores y ansiedades en relación con la supervivencia de la especie.

Dado que la persona está con frecuencia preocupada por su propia supervivencia, ellos tienden a resonar con esta parte de la mente grupal (o campo Morfogenético)

• Una obsesiva necesidad de entender lo que está sucediendo, lo que conduce a que la mente se vuelva hiperactiva y la persona teme haberse perdido o sufren de “agotamiento mental”.

Además el temor de estarse volviendo demente y de ser incapaz de hacer frente a la vida cotidiana en el futuro. Nuevamente, los médicos y psicólogos parecen ser capaces de ofrecer muy poca ayuda.

• Depresión sin razón, o relacionada con el estado de crisis. Con frecuencia eso se debe a la limpieza de la conciencia de viejas capas de energía que requieren ser liberadas.

Esto no es necesariamente “procesar” o vivir nuevamente la experiencia, tan sólo dejar que el cuerpo libere la energía. Sean pacientes con el proceso y sepan que pasará.

• Patrones de sueño descompaginados, 3 o más veces interrupciones en una noche, o alrededor de las 3 am. Nuevamente eso se debe tan sólo a la adaptación de la conciencia a los nuevos ciclos de actividad.

Con frecuencia la conciencia superior está más activa en la noche dado que las dimensiones inferiores están calmadas en ese tiempo.

• Sensaciones de extrañas ondas de energía eléctricas a través del cuerpo. El cuerpo de Cristal es increíblemente sensible, y siente las ondas solares, las ondas lunares, las ondas cósmicas, y las energías del centro de la galaxia.

Muchas veces estas energías están asistiendo el proceso de “reconexión” del cuerpo para que sea capaz de portar energías superiores.

Hablando de experiencia propia, yo sé que puede ser muy incómodo. Pero eventualmente el cuerpo se aclimata a tratar con estas ondas energéticas. Ustedes se darán cuenta que son intensas en los días alrededor de la Luna Llena.

La mejor manera que yo he encontrado para tratar con este fenómeno es salir y pararse descalzo en el suelo e imaginar que la energía corre a través del cuerpo y hacia la tierra.

• Una amplia variedad de sensaciones y vivencias, usualmente relacionadas con la desintoxicación. El cuerpo de Cristal no retiene toxinas, pero permite que todo pase a través de él.

De hecho el eventual truco para ser Cristal es tan sólo permitir que todo pase a través y no sujetar nada. El estado final de desapego.

Pero en este estado el cuerpo necesita liberarse de años de desperdicio “tóxico”, tanto físico, emocional o mental. Esta liberación es siempre a través del cuerpo físico, el cual presenta síntomas tales como fatiga intensa, dolores musculares y de articulaciones especialmente en las caderas, rodillas, dolor de cabeza, especialmente en la base del cráneo, y dolores del cuello y hombro.

• Desorientación y sentirse “fuera de lugar”. Eso es debido a que ustedes están en estados “superiores” de conciencia.

Ustedes necesitan acostumbrarse a estos niveles y permanecer conectado a la Tierra al mismo tiempo. Estas sensaciones tienden a incrementarse con las llamaradas solares y también con las lunas llenas.

• Incremento del apetito y aumento de peso. Eso es porque el cuerpo necesita grandes cantidades de energía para suministrarle fuerza al proceso.

• Habilidad para ver más allá del velo. Esto es, darse cuenta de la existencia de los espíritus, devas, etc., y ángeles como una realidad y comunicarse con ellos. Eso puede ser muy terrorífico si la persona no está acostumbrada a este tipo de conciencia de las otras dimensiones.

Maestría para Hacer Frente a la Transición

El mejor consejo que yo puedo darles es tener disposición para aceptar el proceso y no resistirse. Mi propia transición ha estado desarrollándose por casi 18 meses.

Yo me di cuenta que la clave es la aceptación. Seguía esperando que un día me despertaría y que me sentiría nuevamente “normal”.

Fue únicamente hasta que acepté que yo nunca volvería a sentirme “normal” como antes lo conocía, que yo pude ser capaz de sentirme mejor en mi nuevo espacio y le hice frente de la mejor manera. Hasta entonces ustedes podrán empezar a explorar la aventura o ese lado positivo de este nuevo estado.

A continuación están algunos consejos para enfrentar la crisis de la transición:

• Acepten con paz lo que le está sucediendo a su ser. Ustedes se están volviendo un ser de Cristal. Otro término para esto es un “ser Crístico”, lo cual se refiere a un ser multidimensional con acceso pleno a las 9 dimensiones, y quizá puedan ser hasta 13. Mi experiencia hasta este punto es que alguna gente sólo llega a la 5D, y otros pasan hasta la 6D.

Si logran pasar hasta la 6D entonces probablemente ustedes adquieran conciencia de 9ª D en este periodo-de-vida, y sino en el muy cercano futuro. ¡Lo cual es un privilegio y una bendición!!

• Sean gentiles con ustedes mismos y cuiden su bienestar. Recuerden, como un ser de Cristal ustedes portan energías igualmente balanceadas de la “madre” y el “padre”.

La madre dice, cuídense a sí mismos como si fueran un bebé recién nacido, porque de hecho eso es lo que son. Ustedes necesitarán tiempo para crecer en fortaleza y aprender las habilidades de su nuevo ambiente.

La confianza en este punto es muy importante aquí. Yo hice la transición como una persona soltera auto-suficiente en mi propio negocio con muy pocos recursos.

Estaba aterrorizada de que mi estado físico pudiera evitar que ganara lo suficiente para sobrevivir.

Pero fui sostenido durante el proceso, yo aún tengo mi casa y siempre he tenido lo suficiente a pesar de que ha habido algunos reclamos cercanos.

• No tomen drogas de ningún tipo si pueden evitarlo, evítenlo. Obviamente si ustedes están bajo tratamiento médico por su salud entonces ustedes tendrán que seguirlo.

Pero no tomen drogas para permitirse placer, eso agravará el proceso y pueden perderse “por allá” en las dimensiones superiores. Además también traten de hacerle frente sin ningún anti-depresivo o tranquilizante, aunque otra vez si están ustedes en esto requerirán consejo médico y no sólo dejar de usarlas.

El mejor sendero que pueden tomar es usar homeopatía o medicina naturista, y yo me he dado cuenta que las esencias de Flores son muy útiles también.

• Eviten los tumultos y los lugares llenos de gente. Yo he perfeccionado el arte de hacer todas las compras de la semana en una “rápida” hora en orden de cuidar mis necesidades y no pasar mucho tiempo en ambientes agotadores y tóxicos.

Gradualmente serán capaces de poder exponerse más y más a esos ambientes. La clave aquí, desde luego, es sostener su paz y armonía propia muy fuertemente para no ser afectado por el ambiente, de hecho ustedes afectan al ambiente de maneras positivas.

Las personas de cristal sostienen y portan energía positiva, pero ustedes aprenderán a usarla de maneras increíblemente poderosas una vez que ustedes hayan logrado su balance y sean capaces de moverse nuevamente entre la gente con facilidad.

• Permanezcan conectados a la tierra y centrados. Eso puede ser muy desafiante para quienes se están aclimatando a la conciencia dimensional superior. Ustedes con frecuencia sentirán mareos y en varios espacios.

Pero traten de poner atención completa a los aspectos cimentados y físicos de la vida. La clave aquí es pasar tiempo en el ejercicio, caminando, y en ocupaciones de comida y artísticas.

No pasen horas frente a la TV o perdidos en juegos de computadora. Esos tan sólo servirá para aumentar su volatilidad.

• Pasen tanto tiempo como puedan en la Naturaleza. Ustedes se darán cuenta que pasando tiempo en aire fresco y bajo la luz solar los asistirán para el fortalecimiento de sus nuevos cuerpos. Adicionalmente los devas están ahí para apoyar su proceso.

• Coman de manera sencilla y coman cuantos vegetales y frutas como sea posible. Mis guías me han dicho que la mejor comida para este nuevo cuerpo son los vegetales y el arroz integral (o arroz café).

Sin embargo, sean indulgentes con sus antojos, los míos van desde el calamar al pastel de chocolate. Este no es un tiempo para hacer dieta. Sus cuerpos necesitan una enorme cantidad de nutrientes para darle fuerza al proceso por el que están pasando. Ustedes puede ser que suban de peso, pero necesitan aceptar eso como parte de la transición.

• Finalmente –Celebren su transición. Ustedes se están volviendo Humanos Galácticos, el próximo paso en la evolución humana. Ustedes están entrando a sus derechos de nacimiento.

BIENVENIDO AL HOGAR, ÁNGEL HUMANO

Por Celia Fenn.
Edición: Daniel Cipolat - Programa de difusión de información del Proyecto de Oruga a Mariposa.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/meditacion/ninos-de-la-nueva-tierra-446.html

jueves, 10 de enero de 2013

Signos en el Cielo de Enero 2013/ El ritmo natural.





 

Signos en el Cielo de Enero 2013/ 
El ritmo natural 

por la abuela Aya


Existe un ritmo natural de las cosas que se puede observar en la naturaleza. En ese ritmo hay una sabiduría implícita, que si la observan es una fuente de gran conocimiento.


El ritmo es la armonía de lo que se repite, solo tienen que escuchar el palpitar del corazón para entenderlo.

En realidad todo palpita en el universo, ese palpitar es el que le da el brillo a las estrellas, es el que permite que los astros se desplacen, que las plantas crezcan, que el sol alumbre, es el latido de la galaxia.


Este ritmo es un programa que se repite, a todas las escalas, en todo el universo, para que exista armonía, unidad en la diversidad, latiendo sin parar. Es contracción y expansión, sonido y silencio, quietud y movimiento.


Al sucederse también marca un tiempo natural, marca las estaciones, la salida del sol, la llegada de la noche, la maduración de una fruta, el nacimiento de un bebé, el crecimiento de una planta. 

 
Gaia es la guardiana del ritmo de las cosas sobre el planeta, es la directora de la orquesta del latir, cuando este paraíso fue creado los seres le infundieron ese ritmo como un soplo divino, desde ese momento de infusión el ritmo natural comenzó  y sigue hasta ahora.

 
Esto no quiere decir que ese ritmo no se haya interrumpido en varias ocasiones, que por diversas razones haya parado, para comenzar de nuevo, a otro nivel, reseteado.

 En una de esas ocasiones en las cuales se detuvo se creo la luna para que el cielo marcara la armonía de lo natural. 

 
Lo femenino está ligado a ese pulsar, que se transfigura en fases, la luna es la manifestación en el cielo de ese ritmo que en su desarrollo es un proceso.


Ese latir es reconocido por el corazón de todos los seres vivos, es la conexión con el corazón del planeta, es la forma de sentir a seres tan antiguos como yo, la abuela.


Tierra y luna están hermanadas con el sol en la danza particular que las desplaza por el universo, en los tiempos ancestrales, los antiguos se regían por las fases de la luna para contar los días, ese era el calendario, el ritmo natural de las cosas, los ritmos lunares y solares, los solsticios y los equinoccios. Los giros en danza de tres desplazándose en el universo.


Durante la Lemuria se contaba en trece períodos, se contaba en fases de 28 días, ellos conservaban la memoria de la historia del planeta, también así mantenían el balance de lo masculino y lo femenino, reconocían los ciclos de la hermana luna.


Observar las fases de la luna da otra visión del tiempo, los invitamos a regresar al conocimiento de lo lunar, a sentir el ritmo permanente de expansión y contracción, del ir y venir de las olas del mar, comprender lo cambiante de lo femenino, entender la ilusión, la proyección de las emociones.


La  hermana luna es un proyector de información inicialmente ligado a la reproducción, a la atracción entre contrarios para procrear,  a la perpetuación de las especies en la tierra, esa fue su misión primordial al ser colocada por los creadores de Gaia.


En su mismo proceso de ascensión,  la hermana luna vivió una metamorfosis, ahora es un agente de evolución, de transformación de las emociones para ayudar a trascenderlas,  a alcanzar el balance interno.


Ella enseña a sanar las emociones distorsionadas al proyectar en su apogeo el reflejo del pasado de todo lo que a sucedido y a dejado marca en la tierra.  Ella existe para que se evidencien las distorsiones a trascender.


Por eso vuelvo a invitarlos a reconocer sus fases, a vivir al ritmo de sus fases.   


Los animales conservan en su diseño la conexión con el ciclo lunar que se asocia con la fertilidad, con la vida, con los cantos de los pájaros, con el florecer, con apogeo de las mariposas


Las mujeres también tienen en su programa biológico un vinculo  con las fases lunares, por eso sus emociones se mueven a ese ritmo, por eso lo femenino acepta los sentimientos.

 Cada fase lunar con sus matices sirve a un propósito:


La ventana de tres noches de Novilunio se celebra el silencio, se amplifica la percepción de la luz interior, la voz interna es mas clara, los sueños son premonitorios, se reciben las enseñanzas.

Las emociones están mas tranquilas, la visión se sostiene fluidamente, se atestigua lo externo, se discrimina la ilusión.

Las grandes ideas se gestan en la oscuridad y el silencio de la luna nueva. Se prepara la tierra, se ara el terreno.

 
Luego aparece en la noche, esa primera línea, un dibujo en el cielo, una luna romántica, que se asoma en la tarde, que brilla en sonrisa.
 

Esta fase es cuando surge la intención, es acto de creación, comienza algo muy pequeñito, una semilla que se siembra, una idea que se aclara, una célula se divide, un primer movimiento, todo esta en gestación.


Después de esa noche la orden es crecer,  la hermana luna crece en ritmo de fases para llegar al centro, al equilibrio, a un estado de dejarse llevar, de que la naturaleza siga su curso, concrete lo que solo es una posibilidad.

Para que en esta acción acumulativa se de el aumento, la nutrición,  mientras la luz sigue creciendo hasta llegar a su balance con la oscuridad. La  fase creciente a llegado a mitad de la gestación, esta primera etapa de la luna en Cuarto creciente se ha completado.


El crecimiento sigue en matemáticamente, la energía se va forjando, aumentando cada vez hay más luz,  la hermana luna se completa poco a poco en el cielo, se convierte en copa, de allí beben los poetas, los magos, los que no encajan, los buscadores, los vientres sabios.

La energía sube,
  el pensamiento se activa, la acción empieza, la decisiones se aclaran, los caminos a seguir se abren.


Llega a su aumento máximo, el Plenilunio, una ventana de tres noches con la hermana luna reflejando a su máximo nivel, con su luz  que viene  del reflejo, de la interacción con el sol y la tierra.


En este punto se pueden sentir un  sin numero de emociones, todo es más intenso, algunas veces con  una sensación  caótica, un impulso fuera de control. Aquí surge la gran oportunidad de verse en el reflejo.


La estancia de los tres días y noches de Plenilunio es la entrada al  llamado el Salón de los Espejos.  En esa estancia surge todo aquello que se necesita ver, reconocer y sanar. Los invitamos a observarse, a sentirse dentro de esta estancia.


La luna llena se ha celebrado
 siempre y se sigue se celebrando sobre la tierra , con ceremonias, rituales, magia, el ciclo de las cosechas, estas noches se tiende a la expansión, al atreverse a hacer cosas, a decir lo que se siente, impulsan a completar lo que se había comenzado.   


Hablamos de la oportunidad de verse, de observar las emociones en estos días, en esta ventana,  de entregarse a la experiencia, de descubrir si es el pasado quien repite alguna herida, si viene de la infancia,  si  es el niñ@ interno que necesita contención, si viene de otra vida, de otra persona, de alguna entidad.


Al convertirse en testigo se toma responsabilidad, se aclara el pasado, se abre la puerta de las dimensiones, se llega el corazón.


De nuevo la hermana luna comienza a menguar,  durante este período  vuelve al centro, oscuridad y luz en balance mientras decrece. La mengua le esta dando espacio al crecimiento, se recoge la cosecha, se evalúa lo hecho, se corrige lo que no funcionó, se regresa a la introspección.


A nivel emocional se mengua la intensidad hasta regresar al centro, gran oportunidad de calibrar, dejar atrás lo conocido, lo que no sirve, de menguar lo que no se quiere y aumentar lo que se quiere y ascender a un nivel mas alto.


Cada vez se va a sentir mas la influencia de la luna sobre Gaia, sobre todos, habrá turbulencia mientras que se restablece el ciclo a una nueva frecuencia mas elevada.


Así me despido mi niet@s, esperando que mi invitación sea escuchada y activada.

 La abuela Aya


Lunas /día a día  de enero 2013


Menguante. 1 de enero. El 2013 trae en su frecuencia la reflexión sobre el poder, el control y el patriarcado, comienza por observarlos en ti.


Menguante. 2 de enero. Si te enfocas en lo negativo traes a tu cuerpo físico emociones que se alimentan de tu energía, que te bajan la vibración. 


Menguante 3 de enero. Conseguir la voz creativa, divina, se da en la intimidad, se facilita si escribes, si cantas, si meditas.


Menguante 4 de enero. Enfócate en lo que quieres para tu vida una y muchas veces, en disfrute, así puedes obtenerlo fluyendo, sin empujar


Cuarto menguante 5 de enero. Poner en la balanza, sopesar lo dicho, lo hecho, hacer un alto para regresar a tu centro.


Menguante 6 de enero. Ir hacia adentro es la mejor manera de poner en orden las contradicciones que observas afuera.


Menguante 7 de enero. Aceptar lo que tenemos es una de las tareas mas importantes de la sanación emocional, si nos resistimos a lo que la existencia nos está dando sufrimos.


Menguante 8 de enero. Mantener siempre alta tu vibración es observar tus emociones sin engancharte, si te enganchas  soltar rápido la culpa, el autocastigo y regresar al centro.


Menguante 9 de enero. Todo tiene su tiempo, su ritmo, es inútil tratar de acelerar algo que todavía no ha madurado, la constante es el cambio, la lección esperarlo con paciencia.


Menguante 10 de enero.
Deja la visión fatalista de la vida, el fatalismo es una entidad oscura, deprimente, agradece lo aprendido y sigue adelante con esperanza.


Novilunio11 de enero. De la oscuridad, del silencio, nace la creación, la luz, es del permitir con vulnerabilidad que nace la vida.


Novilunio12 de enero. Cuando hay caos en tu entorno puedes quedarte en el ojo del huracán para permanecer en el centro.


Novilunio 13 de enero. La separación física de alguien amado abre la herida ancestral del abandono y la oportunidad de sanarla se amplifica.


Creciente 14 de enero. Moverse oportunamente significa seguir la secuencia de sincronicidades que te guían.


Creciente 15 de enero. Al  cambiar de creencias muchas personas que eran cercanas salen de tu vida, dejarlas ir amorosamente es lo deseable.


Creciente 16 de enero.  Mientras se definen las cosas que ya no te corresponden observa pacientemente hasta que lleguen las nuevas.


Creciente 17 de enero. La voz intuitiva siempre esta presente, esta nunca te aturde, sino  siempre te susurra que escojas lo que te da paz.


Creciente 18 de enero. El viejo paradigma de la defensa, de la resistencia perpetua la lucha adentro y afuera, llego la hora de dejarlo ir.


Cuarto creciente19 de enero. Lo externo puede ser confuso, mientras lo interno nunca miente, siempre muestra la verdad.


Creciente 20 de enero. El nacimiento es la gloria de la continuación de la vida en el universo.


Creciente 21 de enero. Respeta  y honra tu pasado,  a tus ancestros,  así los sanas, sin juicio agradece todo lo vivido, llévalo a tu corazón y deja que la emoción salga, reconócela, déjate llevar compasivamente.


Creciente 22 de enero. Habla desde el corazón diciendo tu verdad, sigue la primera intuición, respíralo, exprésalo compasivamente.


Creciente 23 de enero. Purifica tus palabras, tu pensamiento, no le des cabida a los miedos, deja que tu garganta se exprese con el canto, con los mantras, con la poesía.


Creciente 24 de enero. A tus enemigos hazle Hoponopono y transfórmalos en tus maestros, tus amigos.


Creciente 25 de enero. Tu corazón está ligado al corazón de tu país, de tu territorio, recuerda enviarle lo mejor de ti cuando lo pienses,
  cuando lo sientas, cuando lo hables.


Plenilunio 26 de enero. Observa de donde salen las emociones,
 exprésalas creativamente, déjalas salir convertidas en rosas, en perfume, en poemas.


Plenilunio 27 de enero. Escoge la coherencia en tu vida, si sientes o piensas algo con lo cual te identificas, vívelo, camínalo, mas allá de lo correcto, de lo aprendido.


Plenilunio 28 de enero. Si tienes una relación toxica con alguien, date un respiro, retírate hasta sanar la herida que la produce.


Menguante 29 de enero. Cuando tomas una posición a favor o en contra de
  algo o de alguien, estás dándole fuerza a aquello que o te gusta.


Menguante 30 de enero. Purificarse también puede ser menguar progresivamente lo que comes, las emociones tóxicas, las situaciones que te quitan la paz.


Menguante 31 de enero. Un nuevo ciclo comienza, una vuelta mas a la espiral, agradece el escalón ascendido.

Abjini Arráiz

www.portalterraluz.com


MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/adelgazar-con-la-luna-1388.html

Dependencia de nuestras emociones.

 
 Dependencia de nuestras emociones,

Si pensamos demasiado en tristezas, iniciamos un proceso que tendrá por resultado que ciertas células de nuestro cuerpo se verán corroídas. Un exceso de tristezas, de miseria, puede ocasionar perturbaciones del hígado o de la vesícula biliar. Consideremos el caso siguiente: un hombre y una mujer, casados de mucho tiempo y muy unidos entre sí. El hombre, súbitamente, fallece, y la mujer, que ahora es una viuda, está desolada por la pérdida. Se siente postrada por el dolor; se vuelve pálida y puede desmejorarse mucho. A menudo puede sobrevenirle alguna seria enfermedad. Aun peor, un quebranto mental. La causa está en que bajo el violento estímulo de tan grande pérdida, el cerebro genera una alta corriente eléctrica que inunda todo el organismo, penetrando todos los órganos y glándulas, y creando una considerable presión de rechazo. Esto inhibe las actividades normales del cuerpo. 
El que sufre queda como anonadado, apenas capaz de pensar y de moverse. Con mucha frecuencia, el exceso de estímulos de las glándulas lacrimales puede originar torrentes de lágrimas, ya que estas glándulas actúan en nuestro organismo cual válvulas de seguridad. 
Las cosas pasan como en los casos en que se aplica a una lámpara eléctrica un voltaje superior al suyo. Una actividad excesiva, un brillo extraordinario de momento, y la bombilla se apaga. El cuerpo humano puede también «estallar»; pero en tal caso, estallará en desvanecimiento, o en coma, o puede que también en demencia. 
Sin duda, todos nosotros hemos visto algún animal muy asustado. Puede ser que se vea perseguido por algún animal feroz más fuerte. El fugitivo es incapaz de comer bajo el susto; y si nos es posible obligarle a comer, no puede digerir la comida. Todas las secreciones gástricas cesan cuando el animal se halla asustado. Las secreciones se cortan. Por eso, toda ingestión de comida es absoluta y completamente contraria a la naturaleza de aquel animal. 
Las personas, cuando están muy excitadas, o deprimidas, tampoco pueden decidirse a comer, ni forzadas a ello, debido a que pese a que la persuasión sea hecha con buena voluntad, no interesa al que sufre aquellas pasiones. La tristeza, o cualquier emoción profunda, provocan un cambio completo en los procesos químicos del cuerpo. La incertidumbre o la pena cambian el color de la tez humana, hace a las personas intratables, «imposibles de aguantar». Cuando hablamos del color de una persona, nos referimos concretamente a esto; porque nuestras secreciones químicas alteran verdaderamente nuestros colores. Todos sabemos que los enamorados ven el mundo a través de unos lentes de color de rosa, mientras que los deprimidos y apesadumbrados ven el mundo como teñido de gris. 
Si queremos hacer progresos, nos es preciso cultivar la ecuanimidad de nuestro carácter; nos importa alcanzar un equilibrio de nuestras emociones para que no sean éstas ni desorbitadamente exaltadas ni indebidamente deprimidas. Debemos asegurarnos que las ondas cerebrales de que hemos tratado no presenten picos abruptos ni valles profundos. El cuerpo humano está calculado para funcionar de unas maneras determinadas. Todas las excitaciones a las que está sujeto dentro de lo que llamamos civilización nos hacen un daño absoluto. 
Buena prueba son la cantidad de úlceras del estómago y ataques del corazón, o los cambios bruscos de estados de ánimo que sufren los actuales hombres de negocios. Todo esto es el resultado de las altas fluctuaciones de nuestra electricidad, que nos proporcionan choques de rechazo, de los que ya hemos hablado anteriormente. Estos choques inundan varios de nuestros órganos y alteran su normal funcionamiento de una manera definitiva. Por ejemplo: una persona afligida por las úlceras del aparato digestivo no puede alimentarse; y esto, a su vez, origina que los jugos gástricos e intestinales cada vez sean más corrosivos, hasta que provoquen un agujero en el estómago o en los intestinos. Literalmente hablando. De ello se sigue, pues, que todos aquellos que sienten necesidad de progresar y practicar telepatía, clarividencia, psicometría y el resto de actividades parejas, deben estar, ante todo, seguros de la igualdad de su temperamento. Hay que cultivarla, ¡por encima de todas las contingencias!
Es muy frecuente que una persona se vaya volviendo cada vez peor humorada, deprimida, vacilante. No es fácil convivir con ella. Cosas que otros se las tomarían con toda tranquilidad o ni se darían cuenta de ellas y, a lo sumo, se las tomarían a risa, irritan a esas personas nerviosas y malhumoradas hasta extremos insospechados, e incluso las llevan a caer en ataques de histeria o simulaciones de suicidio. Son cosas que vemos todos los días. 
¿Sabe el lector en qué consiste la histeria? Se trata de una cosa activamente relacionada con el desarrollo sexual de una persona. La histeria se conecta con uno de los más importantes órganos y funciones de la mujer, y muy a menudo una persona que ha sido objeto de una histerotomía se siente gravemente afectada por el cambio general de las funciones de su cuerpo.
Algunos años atrás, era una creencia general el que sólo las mujeres podían padecer de histerismo; pero ahora, las cosas se conocen más, debido a que todo varón tiene su más o menos de varón, y viceversa. El histerismo, pues, es una dolencia tanto masculina como femenina; el histerismo nos inhibe en gran manera de muchas cosas que tienen relación con el ocultismo. Si el sujeto da paso franco a humores sufre amplias fluctuaciones en el funcionamiento eléctrico del cerebro, dicha persona logra paralizar sus facultades de viajar por el astral, de telepatía, de clarividencia y de los demás fenómenos metafísicos. Nos es indispensable la igualdad temperamental; precisa ser equilibrado antes de abordar las ciencias ocultas. Es curioso que mucha gente considere a los dotados para la clarividencia o la telepatía como personas neuróticas o imaginativas, o algo por el estilo. Miran al telepático y al vidente como algo de esta naturaleza desequilibrada. 
Nada más lejos de la verdad. Solamente el clarividente fingido o el telépata neurótico o desequilibrado — puesto que hay ficción y fraude por todas partes — pueden hallarse en casos semejantes. Pero nosotros afirmamos que sólo pueden ser telépatas o clarividentes aquellos cuya mente funciona con toda normalidad y las ondas cerebrales presentan un buen aspecto sin alteraciones. Las ondas del cerebro tienen que ser «lisas», es decir, no tienen que presentar altos picos y hondas depresiones que impedirían toda capacidad de recepción. Los que practican la telepatía tienen que recibir mensajes, lo que supone que deben conservar sus mentes abiertas. 
Si se hallan continuamente alteradas, no serán receptivos ni para la telepatía, ni para la clarividencia. Digámoslo bien alto: ningún clarividente genuino puede ser un neurasténico. Psicópata y telepático son dos conceptos que se excluyen mutuamente. 
Mantened vuestra mente libre de trastornos. Cuando os sintáis irritados, o cuando os sintáis deprimidos por el peso de este mundo, practicad una inspiración y respiración profundas; y otra y otra. Pensad: « ¿Acaso todas estas cosas me perturbarán dentro de cien años?» ¿O preocuparán, dentro del mismo plazo, a otras personas? Si no me importarán dentro de cien años, ¿por qué me han de afligir ahora? 
El asunto de conservar la propia calma, es muy importante para nuestra salud, tanto física como mental; por esto aconsejamos que todas las veces que nos entre un mal humor nos detengamos y nos preguntemos a nosotros mismos por qué estamos enfadados; cuál es la razón para que perturbemos las vidas de todos aquellos que nos rodean. Recordemos, luego, que toda la escala de emociones negativas a quien daña es, simplemente, a nosotros mismos; a nadie más. Los demás pueden estar más o menos hartos de nuestras cóleras; pero uno se perjudica a sí mismo, tan cierto como si tomase arsénico, o matarratas, o cianuro de potasio. Muchos deben sufrir mayores contrariedades que nosotros; pero no sucumben a los efectos del mal humor. Si «uno» manifiesta los efectos de su mal humor, esto quiere decir que no ve las cosas de un modo claro y que, tal vez — si bien no, seguramente —, no goza del nivel mental y espiritual de otras personas. 
Estamos en este mundo para aprender, y ningún ser humano normal es lo suficientemente dotado para captar todas las cosas de una sola vez. Podemos tener el sentimiento de que somos perseguidos y víctimas; que somos víctimas de una mala suerte. Más, si lo pensamos bien, veremos que no somos desgraciados más allá de toda medida. Pensemos, simplemente, que existimos.
Volvamos la vista a nuestra infancia. Un muchacho puede verse obligado a realizar un determinado trabajo escolar en casa. Puede ser que encuentre excesiva dicha labor, sobre todo si tiene que ir a jugar o a pescar, o correr detrás de una compañía del otro sexo. Estos pensamientos le ocupan tanto su mente, que sólo una décima parte de ella se aplica al trabajo que está haciendo y, de esta forma, éste le parece más duro. Por la misma razón de que no realiza ningún esfuerzo real para terminar su trabajo, se encuentra con que éste le resulta más laborioso de lo que sería para todo ser pensante. Se cansa de su tarea; no dedica ni la vigésima parte de su atención consciente a su labor, y cada vez se nota más frustrada. Puede ser que se queje a los suyos de que tiene demasiado trabajo en casa, y que todas esas tareas le ponen enfermo. Los padres se quejan al maestro de que el chico tiene demasiado trabajo en casa, y que sus esfuerzos le perjudican la salud. Nadie se preocupa de inculcar cierto sentido común al chaval quien, en realidad, es quien debe ser instruido.
Lo que pasa al chico en cuestión os puede pasar a vosotros. ¿Necesitáis hacer progresos? Entonces necesitáis obedecer algunas reglas, conservar vuestra serenidad, marchar por el camino de en medio. Si trabajáis con una dureza excesiva, os preocupará tanto el trabajo que os aguarda que no os quedará tiempo para fijaros en los resultados que pensáis obtener. De este modo, el camino de en medio es la guía más simple para mostraros cómo no debéis trabajar con tal exceso que «los árboles no os dejen ver la selva». No tenéis que holgazanear hasta el punto de no hacer nada; caminad entre ambos extremos y veréis como vuestros progresos son notables. Demasiada gente se esclaviza hasta el punto de que en la esperanza de que, poniendo en las cosas todas sus energías, éstas se inviertan totalmente en «intentar», sin que les quede nada en el de «conseguir». Si trabajáis con exceso de dureza, haréis como un coche corriendo a una marcha lenta, con toda confusión y lentos progresos.

L.Rampa

Si pensamos demasiado en tristezas, iniciamos un proceso que tendrá por resultado que ciertas células de nuestro cuerpo se verán corroídas.

Un exceso de tristezas, de miseria, puede ocasionar perturbaciones del hígado o de la vesícula biliar.

Consideremos el caso siguiente: un hombre y una mujer, casados de mucho tiempo y muy unidos entre sí.


El hombre, súbitamente, fallece, y la mujer, que ahora es una viuda, está desolada por la pérdida.

Se siente postrada por el dolor; se vuelve pálida y puede desmejorarse mucho
.

A menudo puede sobrevenirle alguna seria enfermedad. Aun peor, un quebranto mental. La causa está en que bajo el violento estímulo de tan grande pérdida, el cerebro genera una alta corriente eléctrica que inunda todo el organismo, penetrando todos los órganos y glándulas, y creando una considerable presión de rechazo
. Esto inhibe las actividades normales del cuerpo.

El que sufre queda como anonadado, apenas capaz de pensar y de moverse. Con mucha frecuencia, el exceso de estímulos de las glándulas lacrimales puede originar torrentes de lágrimas, ya que estas glándulas actúan en nuestro organismo cual válvulas de seguridad.

Las cosas pasan como en los casos en que se aplica a una lámpara eléctrica un voltaje superior al suyo. Una actividad excesiva, un brillo extraordinario de momento, y la bombilla se apaga.

El cuerpo humano puede también «estallar»; pero en tal caso, estallará en desvanecimiento, o en coma, o puede que también en demencia.

Sin duda, todos nosotros hemos visto algún animal muy asustado. Puede ser que se vea perseguido por algún animal feroz más fuerte.

El fugitivo es incapaz de comer bajo el susto; y si nos es posible obligarle a comer, no puede digerir la comida. Todas las secreciones gástricas cesan cuando el animal se halla asustado. Las secreciones se cortan. Por eso, toda ingestión de comida es absoluta y completamente contraria a la naturaleza de aquel animal.
Las personas, cuando están muy excitadas, o deprimidas, tampoco pueden decidirse a comer, ni forzadas a ello, debido a que pese a que la persuasión sea hecha con buena voluntad, no interesa al que sufre aquellas pasiones.

La tristeza, o cualquier emoción profunda, provocan un cambio completo en los procesos químicos del cuerpo. La incertidumbre o la pena cambian el color de la tez humana, hace a las personas intratables, «imposibles de aguantar».

Cuando hablamos del color de una persona, nos referimos concretamente a esto; porque nuestras secreciones químicas alteran verdaderamente nuestros colores.


Todos sabemos que los enamorados ven el mundo a través de unos lentes de color de rosa, mientras que los deprimidos y apesadumbrados ven el mundo como teñido de gris.

Si queremos hacer progresos, nos es preciso cultivar la ecuanimidad de nuestro carácter; nos importa alcanzar un equilibrio de nuestras emociones para que no sean éstas ni desorbitadamente exaltadas ni indebidamente deprimidas.

Debemos asegurarnos que las ondas cerebrales de que hemos tratado no presenten picos abruptos ni valles profundos.

El cuerpo humano está calculado para funcionar de unas maneras determinadas. Todas las excitaciones a las que está sujeto dentro de lo que llamamos civilización nos hacen un daño absoluto.

Buena prueba son la cantidad de úlceras del estómago y ataques del corazón, o los cambios bruscos de estados de ánimo que sufren los actuales hombres de negocios.

Todo esto es el resultado de las altas fluctuaciones de nuestra electricidad, que nos proporcionan choques de rechazo, de los que ya hemos hablado anteriormente. Estos choques inundan varios de nuestros órganos y alteran su normal funcionamiento de una manera definitiva.

Por ejemplo: una persona afligida por las úlceras del aparato digestivo no puede alimentarse; y esto, a su vez, origina que los jugos gástricos e intestinales cada vez sean más corrosivos, hasta que provoquen un agujero en el estómago o en los intestinos.

Literalmente hablando. De ello se sigue, pues, que todos aquellos que sienten necesidad de progresar y practicar telepatía, clarividencia, psicometría y el resto de actividades parejas, deben estar, ante todo, seguros de la igualdad de su temperamento. Hay que cultivarla, ¡por encima de todas las contingencias!


Es muy frecuente que una persona se vaya volviendo cada vez peor humorada, deprimida, vacilante. No es fácil convivir con ella.

Cosas que otros se las tomarían con toda tranquilidad o ni se darían cuenta de ellas y, a lo sumo, se las tomarían a risa, irritan a esas personas nerviosas y malhumoradas hasta extremos insospechados, e incluso las llevan a caer en ataques de histeria o simulaciones de suicidio. Son cosas que vemos todos los días.

¿Sabe el lector en qué consiste la histeria?

Se trata de una cosa activamente relacionada con el desarrollo sexual de una persona. La histeria se conecta con uno de los más importantes órganos y funciones de la mujer, y muy a menudo una persona que ha sido objeto de una histerotomía se siente gravemente afectada por el cambio general de las funciones de su cuerpo.

Algunos años atrás, era una creencia general el que sólo las mujeres podían padecer de histerismo; pero ahora, las cosas se conocen más, debido a que todo varón tiene su más o menos de varón, y viceversa.

El histerismo, pues, es una dolencia tanto masculina como femenina; el histerismo nos inhibe en gran manera de muchas cosas que tienen relación con el ocultismo.

Si el sujeto da paso franco a humores sufre amplias fluctuaciones en el funcionamiento eléctrico del cerebro, dicha persona logra paralizar sus facultades de viajar por el astral, de telepatía, de clarividencia y de los demás fenómenos metafísicos
.

Nos es indispensable la igualdad temperamental; precisa ser equilibrado antes de abordar las ciencias ocultas
.

Es curioso que mucha gente considere a los dotados para la clarividencia o la telepatía como personas neuróticas o imaginativas, o algo por el estilo. Miran al telepático y al vidente como algo de esta naturaleza desequilibrada.

Nada más lejos de la verdad. Solamente el clarividente fingido o el telépata neurótico o desequilibrado — puesto que hay ficción y fraude por todas partes — pueden hallarse en casos semejantes
.

Pero nosotros afirmamos que sólo pueden ser telépatas o clarividentes aquellos cuya mente funciona con toda normalidad y las ondas cerebrales presentan un buen aspecto sin alteraciones
.

Las ondas del cerebro tienen que ser «lisas», es decir, no tienen que presentar altos picos y hondas depresiones que impedirían toda capacidad de recepción. Los que practican la telepatía tienen que recibir mensajes, lo que supone que deben conservar sus mentes abiertas
.

Si se hallan continuamente alteradas, no serán receptivos ni para la telepatía, ni para la clarividencia. Digámoslo bien alto: ningún clarividente genuino puede ser un neurasténico. Psicópata y telepático son dos conceptos que se excluyen mutuamente
.

Mantened vuestra mente libre de trastornos
. Cuando os sintáis irritados, o cuando os sintáis deprimidos por el peso de este mundo, practicad una inspiración y respiración profundas; y otra y otra.

Pensad
: « ¿Acaso todas estas cosas me perturbarán dentro de cien años?» ¿O preocuparán, dentro del mismo plazo, a otras personas? Si no me importarán dentro de cien años, ¿por qué me han de afligir ahora?

El asunto de conservar la propia calma, es muy importante para nuestra salud, tanto física como mental; por esto aconsejamos que todas las veces que nos entre un mal humor nos detengamos y nos preguntemos a nosotros mismos por qué estamos enfadados; cuál es la razón para que perturbemos las vidas de todos aquellos que nos rodean
.

Recordemos, luego, que toda la escala de emociones negativas a quien daña es, simplemente, a nosotros mismos; a nadie más
.

Los demás pueden estar más o menos hartos de nuestras cóleras; pero uno se perjudica a sí mismo, tan cierto como si tomase arsénico, o matarratas, o cianuro de potasio
.

Muchos deben sufrir mayores contrariedades que nosotros; pero no sucumben a los efectos del mal humor
.

Si «uno» manifiesta los efectos de su mal humor, esto quiere decir que no ve las cosas de un modo claro y que, tal vez — si bien no, seguramente —, no goza del nivel mental y espiritual de otras personas
.

Estamos en este mundo para aprender, y ningún ser humano normal es lo suficientemente dotado para captar todas las cosas de una sola vez
.

Podemos tener el sentimiento de que somos perseguidos y víctimas; que somos víctimas de una mala suerte
.

Más, si lo pensamos bien, veremos que no somos desgraciados más allá de toda medida
. Pensemos, simplemente, que existimos.
Volvamos la vista a nuestra infancia.

Un muchacho puede verse obligado a realizar un determinado trabajo escolar en casa
. Puede ser que encuentre excesiva dicha labor, sobre todo si tiene que ir a jugar o a pescar, o correr detrás de una compañía del otro sexo.

Estos pensamientos le ocupan tanto su mente, que sólo una décima parte de ella se aplica al trabajo que está haciendo y, de esta forma, éste le parece más duro.


Por la
misma razón de que no realiza ningún esfuerzo real para terminar su trabajo, se encuentra con que éste le resulta más laborioso de lo que sería para todo ser pensante.

Se cansa de su tarea; no dedica ni la vigésima parte de su atención consciente a su labor, y cada vez se nota más frustrada
.

Puede ser que se queje a los suyos de que tiene demasiado trabajo en casa, y que todas esas tareas le ponen enfermo. Los padres se quejan al maestro de que el chico tiene demasiado trabajo en casa, y que sus esfuerzos le perjudican la salud. Nadie se preocupa de inculcar cierto sentido común al chaval quien, en realidad, es quien debe ser instruido
.

Lo que pasa al chico en cuestión os puede pasar a vosotros.

¿Necesitáis hacer progresos?

Entonces necesitáis obedecer algunas reglas, conservar vuestra serenidad, marchar por el camino de en medio. Si trabajáis con una dureza excesiva, os preocupará tanto el trabajo que os aguarda que no os quedará tiempo para fijaros en los resultados que pensáis obtener.

De
este modo, el camino de en medio es la guía más simple para mostraros cómo no debéis trabajar con tal exceso que «los árboles no os dejen ver la selva». No tenéis que holgazanear hasta el punto de no hacer nada; caminad entre ambos extremos y veréis como vuestros progresos son notables.

Demasiada gente se esclaviza hasta el punto de que en la esperanza de que, poniendo en las cosas todas sus energías, éstas se inviertan totalmente en «intentar», sin que les quede nada en el de «conseguir».

Si trabajáis con exceso de dureza, haréis como un coche corriendo a una marcha lenta, con toda confusión y lentos progresos
.
L.Rampa