viernes, 6 de agosto de 2010

GEOMETRIA SAGRADA






 
LA GEOMETRIA SAGRADA

La Geometría Sustentable es el estudio de la matematica de la vida. Esta ciencia, antiguamente llamada Geometría Sagrada, nos devuelve la capacidad para crear vida espiritual y material.

En base a ciertas proporciones, patrones y arreglos de onda podemos ser capaces de recrear las condiciones necesarias para nuestro desarrollo de conciencia, elevando nuestra calidad de vida y nuestra capacidad de amar.

En la ciencia, somos testigos de un cambio de concepción en la manera en la que se percibía la Naturaleza fundamental o también llamada materia.

La materia era considerada desde un punto de vista de sustancia (partículas), pero, en la actualidad, sabemos que la Naturaleza fundamental del mundo material sólo es posible conocerla por los patrones que subyacen detrás de la materia y que existen como formas o estructuras geométricas de onda.

Tanto nuestros órganos de percepción como el mundo de fenómenos que percibimos parecen entenderse mejor como sistemas de patrones puros, o como estructuras geométricas de forma y proporción.

Por lo tanto, a lo largo de la historia de la humanidad, tanto nuestros científicos como muchas culturas antiguas han escogido examinar la realidad a través de las metáforas de la geometría y la música.

La música es el estudio de las leyes proporcionales de las frecuencias del sonido. La ciencia de la armonía musical es idéntica a la ciencia de la simetría de los cristales.

Esta se aplica cuando comprendemos a la materia como una retícula de ondas espaciadas a intervalos determinados.

En la Biología, el papel fundamental de la Geometría y la proporción se vuelve más evidente cada día.

Debemos revisar nuestras ideas acerca de la codificación genética como un vehículo de replicación y continuidad, ya que esta codificación no descansa sólo en átomos particulares como carbono, hidrógeno, oxígeno o nitrógeno, que son las sustancias de la que está hecho un gen.

El ADN tiene la función de preservar la vida, pero no es sólo la composición molecular del ADN lo que permite esta extraordinaria labor, sino que es su forma helicoidal, basada en una larga espiral de dodecaedros desdoblados.

Así, podemos asumir que la existencia de patrones geométricos y proporciones exactas es anterior a la sustancia misma. La vida comenzó sin la necesidad de una contraparte material.

En otras palabras, la molécula del ADN que es portadora de vida, a diferencia de cualquier otra molécula, se caracteriza fundamentalmente por su estructura geométrica que es capaz de organizar las ondas-partículas y permitir implotar y distribuir la frecuencia y el voltaje de las ondas, de tal manera que cree un vértice de succión y evite la destrucción de otras ondas y la suya propia.

Por ejemplo, la Biología, entre muchas otras cosas, estudia el proceso fotosintético de las plantas (el proceso biológico que tienen las plantas para sintetizar los rayos del sol) y nos muestra que este proceso sólo puede llevarse a cabo porque el carbono, el hidrógeno, el nitrógeno y el magnesio de la molécula de clorofila está arreglado en un complejo patrón simétrico de doce pliegues.

La conciencia espacial, en un nivel celular, debe pensarse como la geometría innata de la vida.

Los diferentes grados de percepción de la realidad deben pensarse no como diferencias de sustancia, sino como diferencias de longitud de onda, de proporción.

Por ejemplo, cuando olemos una rosa, no estamos respondiendo a las sustancias químicas de su perfume, sino a la geometría de su construcción molecular. Es decir, la geometría determina la condición de la sustancia.

De la misma forma, nosotros no escuchamos simples diferencias cuantitativas en la frecuencia de onda del sonido, sino diferencias logarítmicas, proporcionales, entre las frecuencias y la expansión logarítmica, que constituyen la base de las espirales geométricas.

En la teoría de Campo Unificado, nuestros científicos dicen que todo el universo está formado por una sola sustancia. Llamémosle Dios, Absoluto, Éter o como queramos, la comprensión última de la realidad nos dice que todo es Uno.

Nuestro rango de percepción sensorial determina el universo en el que vivimos, de tal forma que nuestros sentidos captan un rango de las ondas del espectro electromagnético.

Nuestros ojos, por ejemplo, captan cierto rango de frecuencias que nos permiten distinguir los colores; nuestros oídos captan, en el mismo espectro electromagnético, otro rango de ondas. Lo mismo sucede con el tacto o con el olfato.

De esta manera, podemos comprender que nuestros órganos de percepción captan relaciones proporcionales como una fuente de percepción geométrica.

Si nos referimos a la distribución de nuestro cuerpo, cabe destacar que esta se realiza en múltiplos de cinco, lo cual está en íntima relación con nuestra capacidad para distribuir la vida.

En la medida en que vamos ampliando nuestra capacidad de percepción, tendemos a organizar nuestro mundo de espacio visual, espacio audible y espacio visible en manifestaciones geométricas de frecuencias de orden, esto sucede porque nos restituye la capacidad para crearnos internamente.

De ahí la necesidad de muchas culturas por crear manifestaciones artísticas usando la Geometría Sagrada.

La conciencia humana es la única habilidad para percibir la transparencia entre las relaciones absolutas y permanentes, contenidas en las formas insustanciales del orden geométrico, y las formas transitorias de nuestro mundo actual.

El contenido de nuestra experiencia resulta de la arquitectura inmaterial, abstracta, geométrica, que está compuesta de ondas armónicas de energía, nodos de relación, formas melódicas que manan de la eterna fuente de la proporción geométrica.

Si nos referimos a la historia de la práctica de la Geometría, nos debemos remontar al antiguo Egipto, de donde los griegos heredaron sus estudios.

La Geometría es el estudio del orden espacial por medio de la medición de la relación de las formas.

Geometría y Aritmética, junto con la Astronomía -la ciencia del orden temporal por medio de la observación de los movimientos cíclicos- constituían las mayores disciplinas intelectuales de la educación clásica.

El cuarto elemento en este estudio, el Quadrivium, era el estudio de la armonía y de la música.

Platón, por ejemplo, consideraba a la geometría y a los números como la esencia más reducida, y por tanto ideal, del lenguaje filosófico y en las culturas de la India, el Tíbet, el Islam y la Europa medieval se han producido, en abundancia, mandalas o diagramas sagrados.

Las culturas tribales los utilizan tanto en forma de pintura como en construcciones o danzas.

Los mandalas representan el símbolo de la estructura esencial del Universo.

La esencia del Cosmos subyace en su sacralidad, y sólo es posible acceder a la Geometría Sagrada por medio de la meditación en la Unidad, seguida por el intento de visualizar simbólicamente el orden formal y contemplarlo, puro, brotando de la Unicidad incomprensible.

Recordemos que la Geometría antigua comienza con el Uno, mientras que las matemáticas modernas comienzan con el Cero.

El desdoblamiento de esta Unidad en divisiones es el acto primero de la Creación.

Así, la Unidad para desdoblarse y crear la vida no pierde su unicidad ni su sacralidad cuando se divide en base a la proporción áurea o proporción dorada (llamada así por los griegos). Hacer un corte que divida una línea recta en proporción dorada implica que se corte la unidad a razón de phi (0.618033...).

Euclídes fue quien resolvió, para la cultura antigua, el problema de encontrar la proporción dorada de una línea recta.

Cualquier línea puede dividirse de múltiple maneras, pero existe sólo una forma en la que esta línea puede dividirse infinitamente hacia dentro y hacia fuera.

Podemos ver, en la figura, que la Unidad (la línea recta tomada con el valor de uno), al ser cortada en esta proporción, nos permite hacer que el segmento menor sea al segmento mayor como éste a la totalidad.

Así comienza la expansión y contracción de la vida, y este proceso es sagrado en la medida en la que, aunque cambiemos de tamaño la línea (la Unicidad), la proporción con la que cortamos esta línea es la misma. Dan Winter nos dice que “las escalas son profanas, pero las proporciones sagradas”.

La proporción dorada la podemos reproducir infinitamente hacia fuera e infinitamente hacia adentro. Siempre obtendremos la misma proporción. La vida se desdobla naturalmente de esta forma y busca ajustarse a ella.

 



Energía y materia

 

Ahora bien, imaginemos esta sustancia llamada Éter o Campo Unificado como una gelatina.

El primer movimiento de organización es el de una espiral que gira sobre su propio eje y es autorrecurrente. Haciendo este primer movimiento, se consume el trazado de un tubo toroide.

Esta imagen nos permite comprender que el Universo en el que vivimos está hecho de ondas autorrecurrentes.

Estas ondas, organizadas en el Tubo Toro, son la base de la Creación. Con el paso del tiempo, se anidan varios tubos toro fractalmente. El termino fractal se refiere a la característica de un objeto para que la totalidad de sus partes esté contenida en cada una de sus partes.

 

Terapia y Cuerpos Sutiles en el Ser Humano

"El ser humano, además de su cuerpo celular, tiene otros cuerpos más sutiles.

El cuerpo electromagnético, cuerpo áurico o etérico es aquel estudiado por las filosofías de Oriente desde hace milenios y desde hace algunas décadas por la ciencia occidental.

Si uno se frota las manos por unos segundos, se puede percibir un colchón de energía (un calor o frío en las manos) que si uno recorre su propio cuerpo sin tocar la piel, la fuerza de ese campo se incrementa.

Es el cuerpo sutil que tiende al caos y tiene su base fi siológica en las siete glándulas del sistema endocrino representadas por la energía electromagnética de los 7 chakras del sistema hindú, los canales de acupuntura y los Nadis.

Crea en su complejidad un halo de colores que rodea el cuerpo celular formando una especie de huevo, un óvalo.

Cuando se trabaja con este cuerpo, la energía que se percibe es ligeramente caliente, como si tuviéramos un tipo de pegamento mas allá de la piel.

Otro cuerpo más sutil que el electromagnético es el cuerpo gravitacional o también llamado cuerpo astral. Tiene la forma de toroide, cruza y envuelve la totalidad del cuerpo celular.

Tenemos un gran toroide vertical en el cuerpo cuyo vacío atraviesa la médula espinal y la parte más externa circunda el cuerpo hasta la distancia que tenemos con los brazos abiertos.

Además hay 13 toroides horizontales en el cuerpo que corresponden a los 13 “chakras” del sistema egipcio. Chakra quiere decir, en sánscrito, ‘rueda’ y se conciben como vórtices energéticos situados en los cuerpos sutiles del ser humano.

Su tarea es la recepción, acumulación, transformación y distribución del biocampo, también llamado prana o energía sutil.

El biocampo comprende la totalidad de los cuerpos sutiles que animan al cuerpo celular.

Un cuerpo aún más sutil es el cuerpo fractal.

A éste cuerpo se le nombra de muchas maneras: maestro interno, ser interior, guía esencial, etc., pero no quiere decir que esté dentro de algo, sino que atraviesa todas las dimensiones humanas posibles, es un cuerpo hipostasiado o imbricado en todos los demás.

Es un cuerpo de conciencia pura. El alma, parafraseando a Gurdjieff, místico y fi lósofo ruso, no existe: hay que crearla.

Y se crea de los tejidos de la voluntad y la conciencia, por patrones y formas de Geometría Sustentable.

Se desarrolla elevando el nivel de inclusividad armónica de diferentes campos de carga electromagnética, cuántica y gravitacional que coexiste en el ADN.

Todas las religiones y fi losofías nos hablan de un desarrollo de las capacidades ulteriores del ser humano. Para ello es indispensable concebir al ser humano como un ser en constante transformación.

La transformación implica la recomposición de formas geométricas que necesariamente nos llevan a pensar en un universo relacionado mediante enlaces toroidales."






Fractal


"Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica se repite en diferentes escalas y, en muchos casos, los fractales pueden ser generados por un proceso recursivo o iterativo, capaz de producir estructuras autosimilares independientes de la escala específica."

"Los fractales son estructuras geométricas que combinan irregularidad y repetición de estructura.

Aunque muchas formas naturales tienen estructuras de tipo fractal, un fractal matemático es un objeto que tiene, por lo menos, una de las siguientes características: tiene detalles en escalas arbitrariamente pequeñas, es demasiado irregular para ser descrito en términos geométricos tradicionales, tiene autosimilaridad exacta o estadística y puede ser defi nido de forma recursiva.

Recordemos que la misma estructura dodecaédrica que forma el ADN es la estructura de la retícula planetaria y es la misma estructura dodecaédrica del Zodíaco. "

Esto permite que la energía de la vida se transmita entre modelos de tamaño diferente, pero de proporción idéntica. La interconexión de nuestra vida es íntima con todo el mundo de la Naturaleza.

La Geometría Sagrada nos permite entablar un mismo lenguaje y comunicarnos armónicamente entre seres de distintas especies.

"Algunas de las fórmulas matemáticas para la creación de fractales son: Mandelbrot, Julia, Lindenmayer, Halley, Quaternion y Biomorph. En 1993, el investigador estadounidense M. Theroux incorporó el valor de phi en la creación de fractales, con ayuda del software Fractint 17.2, y esto le permitió reproducir en realidad virtual, algunos procesos biológicos.

En este proceso logró incorporar la creación de autosimilaridades (proceso que, al mismo tiempo que conserva la forma original de la especie, le permite evolucionar para que pueda interactuar con su medio ambiente)."

En la imagen siguiente vemos un fractal del dodecaedro anidado.

La molécula del ADN tiene la simetría del dodecaedro pues al tener 12 pentagonos incorpora naturalmente la proporción áurea y esto permite tragar o comprimir ondas desde el exterior hacia el interior.

La simetría del dodecaedro cuando está superpuesta en una retícula o red en el planeta se conjuga con el dodecaedro representado por las 12 casas del Zodiaco.

Un fractal que permite la conjunción heterodinamica de ondas, es decir, la resonancia de formas para la comunicación en diferentes niveles de realidad.



La siguiente imágen es la de un fractal en el icosaedro... esto nos remite al elemento agua pues la molecula de agua a diferencia de lo que se ve en plano (como un hexaedro) !es un icosaedro¡ Este patrón es ideal para la armonia y la sanación a nivel del cuerpo emocional.



El fractal pentagonal en una rosa es evidente.

La naturaleza invierte mucho esfuerzo en crear estas formas no sólo para ser estético y funcional sino para crear gravedad.

Literalmente, cuando la energía electromagnética que es caótica se ordena en patrones de Geometría Sagrada ésta se succiona en un vórtice y crea un toroide.

Este Toroide es lo que organiza y ordena la energía y genera un punto cero, un punto de vida. Un espacio donde la vida puede prosperar y reproducirse.

Esto lo podemos encontrar ejemplificado en la Naturaleza ampliamente, en la ramificación del corazón y de todo lo viviente.





¿o te haz preguntado por qué en el centro de quietud de un huracán vemos una estrella pentagonal? ¿qué busca crear la naturaleza con esa geometría? busca, entre otras cosas, distribuir y compartir energía en diversos niveles. Y el pentágono al tener inscrita la relación áurea (1 razón de 1.618 veces) se ocupa de ello.


Pentaflor y Flor de la Vida

Es por ello que en el proceso de creación primero encontramos la energía caótica electromagnetica que se ordena en patrones recurrentes en torno a un punto cero para comenzar a girar en torno a éste punto cero y creando un toroide almacenar incercia de giro.

La succión más allá de la velocidad de la luz que se logra por el acomodo no destructivo de ondas en este toroide crea la gravedad.

La gravedad, explicada científicamente, es la aceleración no destructiva de ondas del voltaje, de la fuerza electromagnética.

Es decir, geometrícamente, primero se crea la succión de espirales, el tubo toro o toroide, representado por la Pentaflor (que es un todoide visto desde arriba) y despues se crea el patrón de la Flor de la Vida.




Primero se crea el vacío que succión la energía de dentro hacia afuera. Luego las espirales áureas que ordenan y distribuyen la información y la energía, y una vez almacenado esto en un toroide almacenan fuerza centripeta e irradian fuerza gravitacional.

Matematicamente primero atravezamos la secuencia numerica Fibonacci (0, 1, 1, 2, 3, 5, 8 , 13, 21, 34, etc) y una vez compleatado el ciclo todoidal se reproduce esta meta-unidad en el patrón de la secuencia numerica binomal.

La Pentaflor es la imagen de la mólecula del ADN, la vida misma, y está creada por 10 espirales áureas contrarotatorias, cinco en un sentido y cinco en el otro esentido.

Es la vista en 2D de un toroide. Sirve para crea un punto cero, un movimiento de implosión y explosión de la energía para crear la materia. Es una imagen extraordinaria para armonizar y reestablecer un orden de vida.

De la Pentaflor a la Flor de la Vida como bien lo expresa el camino que recorre el espermatozoide (energía libre, caótica) buscando el punto cero en el óvulo que por una diferencia de potencial eléctrica gigantesca el óvulo succiona, implota el espermatozoide, llevandolo por una esprial hacia el centro, hacia el núcleo y creando un toroide.

Una vez completado el toroide, pasando desde el circulo cerrado en sí mismo hacia el toroide que incorpora el exterior hacia el interior y viceversa se fijan la secuancia de duplicación, de contención y acumulación que representa la Flor de la Vida.



Pentaflor en vista angular



Pentaflor en vista lateral


Pentaflor en vista superior / inferior



Phi, número de oro, número áureo; proporción dorada o proporción áurea

Phi es uno de los tres números irracionales de mayor importancia en las matemáticas, junto con euler y pi.

Phi es un número que puede derivarse de la secuencia numérica Fibonacci o de cortes geométricos. Phi, al ser un número irracional,es infinito. Phi, como dijimos anteriormente, es igual a 1.618033...

El número áureo es uno de los dos grandes tesoros de la Geometría. El astrónomo Johannes Kepler dijo que el primero de los tesoros es phi y el segundo es el Teorema de Pitágoras.

En un triángulo, phi forma las dimensiones de la gran pirámide de Egipto. Con una regla y un compás, podemos crear el rectángulo áureo.

El rectángulo áureo se usa extensivamente en la Arquitectura, fue usado, por ejemplo, para la construcción del Partenón Griego. Phi también define las dimensiones del pentágono.


En esta imagen, podemos notar la manera en la que la proporción dorada gobierna los trazos del pentágono. A:B como B:C, como C:D, a razón de 0.618033 (el inverso de phi).


Secuencia numérica Fibonacci

La secuencia numérica Fibonacci surge de la suma de los dos términos anteriores, cualesquiera que sean los primeros dos términos. A partir del vacío y de la unidad, o sea, del 0 y del 1, comienza la secuencia: 0, 1,1,2,3,5,8,13,21,35, etc.

Derivamos phi de esta secuencia dividiendo cualquier número por su inmediato anterior. Es importante notar que, en la medida en la que nos alejamos del 0 y tomamos términos más grandes, el número phi se va refinando.

Así, el valor de phi para el 6° y 56° número es de 1.6666..., mientras que el valor para el 30° y el 29° es de 1.6180339887... El número phi (pronunciado “fi”), 1.618033... lo podemos derivar de tres maneras: matemáticamente, geométricamente y por secuencia numérica.

En el ser humano, el ombligo marca la proporción dorada en relación a nuestra altura total y la nariz en la altura del cráneo.

En el mundo inorgánico, aparece en el número de rayos que emergen a partir de un único rayo de luz, que alcanza la superficie de dos hojas de vidrio en contacto, emerge en la secuencia de los electrones de un átomo de hidrógeno al cambiar su estado de energía y brincar de las órbitas inferiores a las superiores y luego regresar a su estado original.


Espiral dorada o espiral áurea.



La espiral dorada es una de las formas que, por naturaleza, expresan la armonía perfecta del Universo.

Esta imagen está construida a partir de triángulos dorados y la podemos observar con toda claridad en la concha del Nautilus (ver más información en nuestra sección de matemática).

La espiral dorada es el camino que siguen las ondas (la vida) para salir o entrar hacia el punto cero: el origen de la vida, el vacío.
Vesica Piscis- reproducción mitótica celular





Hemos mencionado que la creación se originó en el vacío y del vacío surgió la Ley de Unidad.

Esta ley de Unidad, consagrada en el tubo toroide, es creadora de nuestra conciencia cuando posicionamos, en alguno de sus extremos, nuestro foco atencional y creamos otro tubo toroide.

En el patrón del Génesis, es el segundo día de creación, en el que se crea la luz. Es el surgimiento de la aparente dualidad y el surgimiento verdadero de la Ley de Tres Geométrica. Con este movimiento del espíritu, surge la Vesica Piscis.

La forma que tiene esta figura es la misma forma de todo aquello por donde entra o sale luz o energía/materia.

La forma de nuestros ojos, la vagina, la uretra, etc., son ejemplo de ello. En esta figura esta contenida la raíz cuadrada de 2, 3 y 5.
Semilla de la Vida

Representa el principio del Génesis. El Huevo de la Vida son los trazos que surgen de dos tetraedros imbricados y nos habla de la manifestación de la Ley de Octava Geométrica.

La Fruta de la Vida es la plantilla de la tercera dimensión en la que superponemos los sólidos platónicos.

La Estrella de Metatron es la estrella de vida que surge cuando imbricamos armónicamente todos los sólidos platónicos y creamos una Estrella Madre.

Esta estrella contiene y es capaz de organizar la frecuencia y la velocidad de las ondas/eventos.

Finalmente, como expresión última, de la extensión de los trazos de la Semilla de la Vida surge la Flor de la Vida.

La Flor de la Vida es la expresión mas refinada de la creación. Contiene, holográficamente, a todos los sólidos platónicos y todas las figuras mencionadas.



En el curso uno de Psicogeometría, trazamos estas figuras y creamos mayor interconectividad entre los hemisferios cerebrales.

La Flor de la Vida nos invita a despertar nuestra visión objetiva de la realidad.


Flor de la Vida = acumulación


El patrón de la Flor de la vida es un patrón de reproducción del Toroide, simbolizado por un círculo, que forma una matriz hexagonal. Sirve para contener, acumular y solidificar la vida creaa por la Pentaflor, por la secuencia numerica fibonacci.

La Flor de la Vida es un símbolo antiquisimo utilizado en muchas culturas en diversos tiempos y latitudes, sibmoliza la capacidad de la vida para reproducirse y sostenerse pues en su estructura comprende la secuencia numerica binomial que es aquella que sigue las vida celular cuando se comienzan a reproducirse, de 1 pasa a 2, luego a 4, 8, 16, 32, etc.

Esta secuencia no sirve para crear vida, la Flor de la Vida no crea vida, ni la distribuye, mucho menos genera un flujo de abundancia o un movmiento ciclico sino que contiene todo aquello generado por la Pentaflor.

Es el simbolo por excelencia de las escuelas hermeticas, de las escuelas ocultas que acumulan el conocimiento, que lo encierran.

Geometricamente la Flor de la Vida es un cubo visto en perspectiva isometrica a 30 grados.

El cubo no contiene phi, el número áureo pero sí contiene la raíz de 2 y la raíz de 3 que estructuran y reproducen la vida.

Mientras que la Pentaflor crea un punto cero, un vortice de implsoión y explosión, ordena y distribuye la vida, (representada por las sociedades abiertas de conocimeinto en libre acceso), la Flor de la Vida reproduce esta creación y le da posibilidades infinitas de manifestaciones geometricas tales como los sólidos platónicos y los sólidos arquimedianos, entre otros.
Semilla de la vida - génesis





El Árbol de la Vida es una de las figuras geométricas más antiguas que han sido usadas por la humanidad. Geométricamente, está formado por un tetraedro, un hexaedro y un dodecaedro. Los cabalistas se han dedicado a su estudio.

Representa un código que nos da las pautas de evolución, que se ha mantenido en secreto en los círculos del poder.


Cada uno de los vértices del Árbol de la Vida simboliza, para los cabalistas, una sefira. Cada sefira es un atributo de Dios.

En Psicogeometría, estudiamos el origen y las implicaciones geométricas de esta figura, no solamente desde la perspectiva cabalista, sino desde un ángulo psicológico vinculado a nuestro cuerpo por medio de tres sistemas: el digestivo, el endocrino y el nervioso.


El proceso de creación de la vida ha sido descrito a lo largo de la humanidad por diferentes culturas.

Algunas han sembrado su conocimiento en una síntesis geométrica. Los trazos como los que exponemos abajo se han encontrado en todas las latitudes y en todos los tiempos.

La Fruta de la Vida - Desdoblamiento de la ley de 13
El Huevo de la Vida - Ley de Octava para la Música


 

Usa siempre tu discernimiento, 
     escucha tu corazón al leer un mensaje.
          Solo lee los mensajes que te hagan  vibrar.
               Si algún mensaje te molestara sólo deséchalo.
                      Sigue tu verdad interna.

MAS INFO:
http://buenasiembra.com.ar/salud/meditacion/mer-ka-ba-vehiculo-de-ascencion-1176.html

http://buenasiembra.com.ar/esoterismo/profecias/el-antiguo-secreto-de-la-flor-de-la-vida-1126.html




2 comentarios:

vero.ramirez.riv dijo...

Tengo mucho que aprender! Muchas gracias!
veroramirezriv@gmail.com
blogverovaliente
acción mujeres de chile

vero.ramirez.riv dijo...

Nací el 11 de febrero de 1958,este debe ser mi portal!!!
veroramirezriv@gmail.com