viernes, 18 de octubre de 2013

LUNA LLENA de CAMBIOS: Estamos creando a medida que avanzamos


Sobrecarga Energética y Emocional

Estamos creando a medida que avanzamos


En este fin de semana tuvimos una Luna Nueva en el signo de Libra, amante de la armonía,

¡pero te excusarían si opinaras que acabamos de atravesar una Luna Llena super potente! Hubo (y todavía hay) tanta energía emocional en el aire, desencadenando torrentes de ira, tristeza y dolor para muchos. Otros pueden haber sentido una incomodidad vaga, ansiosos o irritables sin razón aparente.

Aparte de las influencias astrológicas, uno se pregunta si el Sol estará finalmente haciendo su vuelco de polos magnéticos – los científicos predijeron en agosto que ocurriría en un período de 3 a 4 meses – sólo que es difícil enterarse pues el sitio Web de la NASA y la mayoría de su personal no están en este momento funcionando por el cierre del Gobierno. 

 

No obstante, esa inquietud puede deberse a que nuestras mentes humanas buscan alguna clase de explicación lógica y racional para lo que muchos estamos sintiendo ahora, cuando la verdad es que no hay una explicación lógica o racional. Hay explicaciones múltiples dentro de una explicación general evolucionaria.

Estamos ahora viviendo oficialmente el Cambio de la antigua forma de vivir y de ser hacia una nueva forma de vivir y de ser. Si ahora se siente que no hay un suelo firme en qué pararse, ¡es porque de muchas formas no lo hay!

Hay tanta cosa en proceso de flujo y de cambio, mientras todo pasa por su proceso de transformación, que por eso le digo a cada uno continuamente: Encuentra tu centro. Encuentra ese espacio en tu interior donde puedes sentir la quietud, el silencio y la conexión con tu propia verdad interior más alta y tu guía.

Esto te ayudará a sentir una sensación de paz y calma cuando todo a tu alrededor es turbulento. Contribuirá a darte claridad y guía respecto a un camino hacia adelante, a cada momento, cuando la cabeza clama “estoy tan confundida, no sé qué está pasando y no sé qué hacer.”

Cuando sientas el “no sé qué hacer”, recuerda que hay una parte de ti que sí lo sabe. Tu yo conciente puede no saber, pero – llámalo como quieras – tu superconciente, subconciente, yo superior, alma, sí lo sabe. No tenemos mapas para estas épocas que atravesamos ahora.

Podemos tener nuestras ideas y visiones sobre qué podemos esperar en general como resultados eventuales, incluso tener fuertes visiones internas de cómo esos resultados podrían llegar, pero no podemos realmente saber con seguridad, porque esto lo estamos creando a medida que avanzamos.

Los cambios evolutivos no vienen con un gráfico y un mapa prolijo que explica qué va a suceder en forma específica, y cuáles son los detalles de lo que va a ocurrir, y cuánto tiempo puede durar.

Vivimos épocas de “páginas en blanco” donde verdaderamente lo que va a suceder depende de nosotros, de cómo reaccionamos ante sucesos inesperados.


La actividad solar y los cierres de los gobiernos no son eventos nuevos. Lo nuevo es nuestra sensibilidad y nuestras respuestas emocionales ante tales eventos.

Nunca hubo tanta gente tan afectada emocional, energética y físicamente por estos eventos.

Nunca tuvimos tantos eventos – ya sea en nuestras vidas personales, en las vidas de nuestros familiares y amigos más cercanos, o en la comunidad social o global más extendida – ocurriendo simultáneamente. Nunca estuvimos tan enterados de todos estos eventos; eso es posible gracias a Internet y a las redes sociales.

Nuestros sistemas emocionales están con sobrecarga, de modo que cualquier disparador externo se puede sentir cien veces más intenso que en los años previos, ya sea por influencia astrológica, ondas galácticas, llamaradas solares, problemas políticos o sociales o por una relación familiar o personal.

Esta sensibilidad aumentada y la mayor tendencia a sentir todo son, en última instancia, benéficas y positivas, pero para muchos esto es territorio desconocido. Es algo que necesitamos encontrar cómo manejar, de una forma que podamos simultáneamente permitir que fluya a través de nosotros pero que no nos sacuda salvajemente como coches revoleados por un tornado.

Según convenga a tu tiempo disponible y tus alrededores, es de gran ayuda tomar respiraciones profundas, inhalando y exhalando, salir a caminar, acostarse afuera en el pasto, salir a la naturaleza, hacer algún ejercicio físico o escuchar buena música.

Cada uno tendrá sus cosas favoritas para hacer, las que sabe que mejor le funcionan. No importa realmente qué hagas: lo que importa es que tengas algunas (o aunque sea una) actividad positiva que sepas que realmente funciona, para centrarte; no importa qué cosas estén sucediendo a tu alrededor.

Con tantos gobiernos que ahora están en algún tipo de caos en el mundo actual, es fácil perder las esperanzas de que las cosas cambien para mejor. Sin embargo, el “caos” tenía que ocurrir.

El caos, el colapso, las demandas de cambio de millones de personas, la resistencia: todo es parte de nuestra transformación general del mundo.

Esta no es época de seguir con lo mismo. Es tiempo de despertar. Es una época para que las voces se escuchen y los corazones se expresen.


Es una época en que todo lo que no se alinee con nuestro verdadero potencial será desafiado, cuestionado, transformado o colapsado. Es un tiempo en que nuestras viejas costumbres obsoletas se aferran tercamente a lo que es familiar.

Ese aferramiento se está volviendo cada vez más doloroso, ya sea que estemos participando personalmente en eso o sólo observándolo.

Ahora mismo, si estás sintiendo tensión – que puede ser tuya o la que has recibido de otros – simplemente sacude las manos y los brazos. Sí, hazlo ahora mismo antes de leer otra frase. ¡Sacúdelo hacia afuera!

Si tienes posibilidad de hacerlo, dependiendo de dónde estés al leer esto, párate y sacude tus piernas y todo tu cuerpo. Pasa las manos bajando por cada brazo, bajando por el torso y la espalda, bajando por tus piernas, y siente cómo limpias tu energía de cualquier “exceso” que no te corresponde.

Pide que vaya a la zona de Reciclado de Energía donde pueda usarse para algo bueno.

En estos días literalmente sentimos que recibimos enormes cantidades de energía eléctrica y, en tanto hay muchos positivos para ser “luces” humanas, también es necesario saber cómo mandar a tierra o liberar el exceso de energía que no puedes albergar – o que no necesitas contener – ¡si no, te sentirás en corto circuito o en colapso emocional!

Espero que todos encuentren la forma de, como mínimo, ¡respirar!
(c) Dana Mrkich 2013


No hay comentarios: