lunes, 14 de noviembre de 2011

La solución de todas las dificultades...



PRACTICANDO EL HECHO DE AMAR



La solución de todas las dificultades es el amor.

Las dificultades no surgirían cuando hay suficiente amor que está rondando. Si las dificultades existiesen cuando hay suficiente amor presente, nadie se preocuparía por ellas.

En la esclavitud del amor ilimitado, quién se preocupa!


Por supuesto saben que el amor que Nosotros pronunciamos no es de tarjetas de felicitaciones y sentimientos. Estamos hablando de intento puro.

Si cada uno desea que el amor venga en primer lugar, antes que el miedo, la inseguridad, avaricia, juicio, egoísmo, arrogancia moral, entonces ¿qué dificultad notable podría haber?

El deseo y el intento son suficientes como para dar vuelta al mundo de arriba para abajo. Puede que piensen que Yo exagero, pero no exagero.


Si cada uno despertase mañana con lo siguiente en la mente, imaginen el asombroso amor que transparentará:

“…Yo envío amor ahora mismo – de antemano – a cada uno con el que me encuentre en el día de hoy. También le mando amor a cada uno que no encuentre hoy.

Yo le mando amor a todos los que he conocido y a todos los que nunca que conocido.

Yo soy alguien que manda amor. Envío amor a mi familia, mis vecinos, mi ciudad y a todos los cuatro rincones de la Tierra.

Además, envío amor al universo, incluyendo a todos los planetas conocidos y desconocidos. Envío amor a todas las estrellas, nombradas y sin nombrar.

Yo mando amor a cuantos sean los muchos soles y lunas que hay. Yo le mando amor a todos los ángeles en el Cielo y en la Tierra.

Envío amor a todos los niños, nacidos y sin nacer. Mi corazón es una rueda hidráulica de amor, y gira durante todo el día.

“En el día de hoy el amor viene antes de conseguir el bus. Llega antes del orgullo. Llega antes de cualquier otra tarea, porque sé que mi deber principal es de poner al amor en primer lugar.

Sea a donde sea que voy en el día de hoy, voy a enviar el amor delante de mí. Sea lo que sea lo que miro, lo voy a mirar con amor.

“Si una negatividad cruza por mi mente, le voy a decir, ‘Shoo! Aléjate’, porque en el día de hoy solamente permito al amor dentro y fuera de mi corazón.

“Todo el amor que genero es un pequeño gracias al Universo El que me da gran amor y que solamente me pide que lo reenvíe.

El Universo me da tanto amor, ¿qué es lo que puedo hacer por Él?

Cuando Él me da tanto, yo estoy ávido de hacer lo mismo. Yo voy a excavar profundamente dentro de mi corazón y extraer diamantes y rubíes y monedas de oro.


El amor en mi corazón es tan ilimitado como Su amor.

“Otra forma en la que puedo describir mi simple entrega de amor es de que estoy sediento para dar por cuenta de mi Padre Celestial.

Yo voy a dar Su Amor de la misma manera en la que tomo agua cuando estoy sediento.

Voy a dar el amor de Dios en grandes sorbos. Lo voy a derramar y salpicar en cualquier lado. Yo estoy tan feliz de tener tanto amor para dar.

Solamente siento la necesidad de dar, no de recibir.

Nunca voy a apagar mi sed de dar amor, porque tengo tanto de ello, y el mismo quiere moverse.


“Cuando contengo tanto amor, como es posible que lo retenga para mi solo.

No hay depósito que lo pueda contener. Todo lo que puedo hacer es compartirlo libremente. Nadie tiene que pedirlo ni ordenarlo.

Yo simplemente permito que el amor que Dios hizo fluir dentro de mi corazón, que fluya hacia fuera. ¿Habría algo más justo que eso?”


(Extraído de DESEO E INTENTO – 10 de Julio, 2006-Heavenletters™ Nº 2074: Acercando la Tierra más al Cielo)

No hay comentarios: