martes, 11 de mayo de 2010

2012, adiós al materialismo

2012, adiós al materialismo

2012, adiós al materialismo

¿Quién es la persona que está detrás de nuestra idea sobre 2012 como un año apocalíptico?
Laura Castellanos se encontró al profeta que popularizó la noción del fin del calendario maya como un momento de cambio y predice la llegada de unos ancestros galácticos, así como el advenimiento de una frecuencia vibratoria que nos llevará a una dimensión superior.


A mediados del año pasado comencé a investigar de dónde venía esta idea, ahora muy popular, de que el mundo se terminaría en 2012. Así fue como me encontré con el libro El factor maya, de José Argüelles, publicado en 1987, considerado como la primera obra que introdujo la fecha del 21 de diciembre de 2012 como el día en que la humanidad iba a experimentar un cambio abrupto, sino es que su desaparición. El libro ha sido traducido a una docena de idiomas y leído en 90 países. Argüelles resultó ser un mexicoamericano doctorado en Historia del Arte que vive en Australia. Es autor de una decena de libros esotéricos y cabeza del movimiento sincronario de las 13 lunas, con presencia en 98 países.

Tomó varias semanas contactarlo: no da muchas entrevistas ni sale con facilidad de Australia. Finalmente, lo intercepté en el viaje que él y su pareja, y biógrafa, Stephanie South, realizaron a Los Ángeles el verano pasado con motivo de la publicación del tomo VI de las Crónicas de la historia cósmica. El libro de la trascendencia, continuación de una saga en la que expone su pensamiento espiritual-artístico-científico. La cita fue en el lobby de un hotel de Hollywood, California, a dos cuadras de Beverly Hills. Me encontré con un hombre de 70 años, alto, con la piel curtida, el rostro rugoso, las cejas pobladas y una nariz larga. Vestía pantalón y saco claro, camisa azul pardo y zapatos café oscuro. De su cuello colgaban turquesas engarzadas en plata junto con una estrella huichola de chaquira. Argüelles tiene una actitud serena. Habla español con acento anglosajón. Apenas comenzábamos la charla cuando el filme catastrofista 2012 de Roland Emmerich salió al tema. “Es muy apocalíptico, negativo”, dijo molesto.

Argüelles se asume como el portador o profeta del mensaje que los “mayas galácticos” de las Pléyades nos dejaron hace cinco mil años en sus calendarios, y que es contrario al del filme: en el año 2012 acaba un ciclo para la humanidad, pero no será el fin del mundo. El planeta se alineará con el centro de la galaxia y desde ahí una nueva frecuencia vibratoria nos llevará a una dimensión superior, que tendrá un efecto profundo sobre nuestra conciencia colectiva y hará sucumbir al sistema materialista que impera.
Ese año, además, pueden regresar los mayas cósmicos a la Tierra. Sus naves surcarían nuestros cielos para llevarse a los 144 mil terrestres más evolucionados espiritualmente y conducirlos a otro planeta o dimensión para proseguir sus enseñanzas.

Su vida y la forma en la que descifró el mensaje rebasan la ciencia ficción: es el hijo gemelo de un comunista que asistió a Lázaro Cárdenas, tiene un coeficiente intelectual de genio y recibió a lo largo de su vida señales que lo encaminaron a los mayas. Fue hippie en Estados Unidos y amante del rock and roll. Cayó en el alcohol y experimentó con drogas psicodélicas. Descifró códigos matemáticos encriptados en los calendarios milenarios, obtuvo financiamiento del ex presidente Luis Echeverría, predijo el asesinato del ex candidato presidencial Luis Donaldo Colosio en 1994 —por lo que sufrió acoso gubernamental—, y detonó un movimiento mundial que crispa a estudiosos mayas.

En el año 2000, Argüelles y sus simpatizantes en Estados Unidos crearon La Fundación para la Ley del Tiempo, con sede en Oregon, dedicada a promover el cambio del calendario gregoriano, que según él maneja un concepto de tiempo artificial y mecánico, por el del tiempo maya, natural e interdimensional. Esta fundación promueve el calendario solar maya de 364 días más un día, llamado por Argüelles: “día fuera del tiempo”, y la cuenta sagrada o tzolkin de 260 días, basada en el movimiento de Venus. Ambos ya estaban integrados por los mayas. Argüelles les dio el nombre de calendario de las 13 lunas y 28 días o “sincronario”, pues dijo descubrir que hay frecuencias energéticas distintas cada día para que la persona sepa cómo “sincornizarse” con éstas. Su uso crearía una onda telepática masiva de armonía planetaria. Argüelles llevó su propuesta de sincronario al Vaticano y a la Organización de Naciones Unidas (onu), pero no tuvo eco.

El calendario de las 13 lunas es popular en el mundo en ciertas corrientes indigenistas, círculos místico-esotéricos, así como de ecologistas y jóvenes anarquistas, particularmente de Iberoamérica. La figura de Argüelles es, sin embargo, controversial. No sólo porque carece del respaldo de expertos arqueólogos, antropólogos o historiadores, sino también por sus periodos de consumo de drogas y alcohol. Él mismo lo reconoce en el libro 2012, Biography of a time traveler, de Stephanie South. Si bien en su movimiento no existe el culto a su persona como sucede con otras figuras del New Age, como Bhagwan Ahree Rajnessh, Osho, antiguos partidarios cuestionan su egocentrismo y cómo gastó en drogas el dinero donado a esta causa. “Traicionó los principios del movimiento”, dijo María Esther Hernández, que fue su representante en México durante nueve años, cuando la entrevisté en Aguascalientes.

En cambio, sus seguidores acogieron el título que en 2001 un consejo de ancianos le designó en Teoti-huacan: Valum Votan, “El cerrador del ciclo”, continuador del mítico Quetzalcóatl, para los aztecas, o Kukulcán, para los mayas.

Quien controla tu tiempo controla tu mente”, suele decir Argüelles. En su opinión los mayas conocieron cómo el tiempo afecta a la mente. Su planteamiento central es dejar de usar el calendario gregoriano de 12 meses y horas de 60 minutos, llamado por él “frecuencia 12:60”, impuesto por el sistema patriarcal. “Tiempo es dinero”, es la esencia de este calendario con el que funciona la maquinaria de poder.

En su lugar promueve la “frecuencia 13:20”, expresada en su interpretación del tzolkin que tiene 13 numerales y 20 glifos que él estilizó, conocidos como “sellos”. Éstos representan las esencias solares que marcan la cualidad del día, por lo que dan características especiales a las personas conforme a sus fechas de nacimiento. Los sellos están agrupados en razas y familias que comparten atributos en común. Su propuesta la condensó en su frase: “Tiempo es arte”.
Argüelles piensa que su “sincronario” trabaja con las propiedades “fractales o radiales” del tiempo y su uso genera una frecuencia que permite sincronizarse con el entorno. Según él, quien lo usa potencia sus capacidades intuitivas y telepáticas al fluir con la vibración y ciclos naturales planetarios.
Él creó herramientas didácticas para conocer cómo interactúan las cualidades del día y de las personas de acuerdo con su sello. Las primeras herramientas, las más conocidas, son el Encantamiento del sueño y el Telektonon. Se trata de unos tableros con sus fichas, como los que se usan para los juegos de mesa, con la información necesaria para saber cómo sintonizarse con la energía del día, para tomar conciencia del aquí y el ahora. Así se deja de vivir en el tiempo mecánico. Las herramientas son de uso diario y muy complicado. En el caso del Telektonon, mezcla elementos del Corán, la Biblia, los mayas. Y en el “sincronario”, añade runas germánicas y hexagramas del I Ching. Serían una especie de oráculos modernos que son comprendidos de acuerdo con el nivel espiritual del usuario.

La primera parte de la entrevista con Argüelles la realizamos en su habitación del hotel. El estilo era minimalista y elegante, en tonos cálidos. Nos sentamos en una salita junto a la ventana. Se le veía relajado. Hablamos de su vida.
—Cuando tenía 14 años y subí a la Pirámide del Sol en Teotihuacan, tuve clara mi misión de recuperar las enseñanzas cósmicas de los antiguos y darlas al hombre moderno —me dijo.

Argüelles está convencido que desde su nacimiento fue predestinado a difundir el mensaje de los mayas galácticos, distintos a los mayas terrestres de la actualidad. Él nació con un hermano gemelo, al igual que Quetzalcóatl, y que los héroes mayas del Popol Vuh, Hunahpú y Ixbalanqué. Abrió los ojos en un hospital de Minessota, donde vivía su familia materna, en 1939. Su madre Ethel Meyer era de ascendencia alemana, su padre Enrique Argüelles, de Guadalajara. Su padre fue comunista y asistente del general Cárdenas, y en algún cumpleaños infantil de su hijo Cuauhtémoc, los gemelos Argüelles fueron invitados. Los primeros cinco años, la familia habitó en la calle Tula de la colonia Condesa, en la ciudad de México. Vivir en la calle con el nombre de la ciudad tolteca donde se encontraron las primeras alusiones iconográficas de Quetzalcóatl es para él otra señal de su predestinación. Luego la familia emigró a Estados Unidos. Su reencuentro con México sucedió a los 14 años, cuando fue a Teotihuacan.

Argüelles cursó Historia del Arte y desde su época de estudiante se hizo alcohólico. Culminó el doctorado, se casó tres veces y tuvo un hijo y una hija. Como académico abrazó la contracultura y se hizo un hippie afecto a las drogas de moda, como el lsd. Se adentró en el estudio de culturas y religiones, en particular de textos como el I Ching, el Corán y de sabiduría tibetana, budista, hindú y maya. También incursionó en lo esotérico, la teosofía y el pensamiento hermético. En el arte encontró la trascendencia espiritual. Plasmó sus inquietudes en mandalas bellos y complicados. Por medio del yoga y las meditaciones fundió su conocimiento, y dice que así empezó a recibir mensajes telepáticos con información enigmática, específicamente de carácter matemático. Los mayas galácticos hicieron presencia en su vida.

Su interés inicial por los mayas creció cuando su amigo Tony Shearer llamó su atención sobre la sabiduría matemática del tzolkin de 260 días. De ahí surgió su libro Earth Ascending, en el que expuso una conexión matemática del tzolkin con el adn. El libro llegó a manos de Hunbatz Men, un chamán maya de Yucatán especializado en el tzolkin y la astrología maya. Hunbatz lo buscóy compartió información calendárica con él, pues estudiaba 17 calendarios mayas cuando los arqueólogos sólo reconocían una docena. Argüelles luego leyó el libro Parapsicología maya de Domingo Martínez y su percepción sobre dicha cultura se expandió. La amalgama de conocimientos adquiridos, sumada a la información que los mayas le canalizaron, devino en El factor maya, publicado en 1987.

Ese año, con apoyo de su tercera esposa, Lloydine Burris, Argüelles organizó la “Convergencia Armónica”, un espacio en el que confluyeron manifestaciones místico-esotéricas, ecológicas, holísticas y artísticas, en distintas partes del mundo para meditar por la paz. En su organización, Argüelles hizo campaña para llamar a 144 mil personas que se apostaran en sitios sagrados entre el 16 y 17 de agosto de 1987 para así abrir energéticamente la cuenta regresiva al año 2012. La cifra, citada en el Libro de las Revelaciones de la Biblia, de aquellos que pueden ser salvados del apocalipsis, tiene para él un potencial “fractal”. Sería el número menor de seres humanos que se necesitan para crear la retícula energética que suba de frecuencia al planeta. Su convocatoria insólita fue noticia de los grandes medios: The New York Times, Wall Street Journal, USA Today, Los Angeles Times y CNN. Su movimiento creció exponencialmente.

En 1988, Argüelles incrementó su presencia en México. Viajó para hacer trabajos energéticos en centros ceremoniales prehispánicos. Conoció a Alberto Ruz Buenfil, hijo del arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier, descubridor en 1952 de la legendaria lápida de Pacal Votan, y se hicieron amigos. Al arrancar los noventa, un movimiento incipiente en torno a Argüelles emergió en México. El núcleo inicial fue el grupo espiritual Acción Guardiana Internacional de Monterrey. Su objetivo inmediato fue imprimir tableros del Encantamiento del sueño para distribuirlos masivamente y así promover la frecuencia 13:20. Ruz intervino, logró el respaldo de Tynetta Muhammed, la viuda de Elijah Muhammed, fundador de Nation of Islam en Estados Unidos, y sir Reinhart Ruge del World Constitution and Parliament Association, que radicaban en Morelos. Ellos conocían a Echeverría y sugirieron buscar su apoyo económico. Así sucedió. Echeverría los recibió en su casa de San Jerónimo en la capital mexicana. Argüelles, con ayuda de Ruz como traductor, explicó su tesis y la necesidad de promover su herramienta didáctica. Se vieron una vez más, porque Echeverría quería que especialistas de su confianza analizaran la información matemática del Encantamiento del sueño.

“Concluyeron que les parecía imposible que José y Lloydine hubieran diseñado ese instrumento sin la ayuda de computadoras”, recordó Ruz cuando lo entrevisté en su casa de Huehuecóyotl, Morelos. El ex presidente quedó convencido. Financió 10 mil tableros con sus fichas que fueron impresos en Hong Kong y distribuidos gratuitamente en Iberoamérica.

Argüelles y su esposa Lloydine vivieron más de un año en México, en el departamento de María Esther Hernández y su hija Oralia. Daban talleres, conferencias, organizaban ceremonias y meditaciones. Andaban muy activos. Sus necesidades las cubrían sus seguidores con donaciones económicas y en especie. En el otoño de 1993, Hernández vio inquieto a Argüelles. Había recibido una profecía telepática que hablaba de la fractura del partido hegemónico, el Partido Revolucionario Institucional (pri), y del asesinato de Luis Donaldo Colosio, entonces secretario de Desarrollo Social, y elegido como sucesor del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari. Él ordenaría su muerte. También hablaba de un levantamiento indígena por surgir. El presagio fue llamado “Las profecías de Pacal Votan”.

Hernández me contó su versión de los hechos. Charlé con la mujer, de complexión media, cabello recogido y ojos grandes, en un restaurante del centro histórico de Aguascalientes. Química de profesión, es una persona sencilla, directa. Recordó que Argüelles intentó sin suerte entrevistarse con Salinas para pedirle que no matara a Colosio. Ella piensa que Salinas entonces desconocía lo que sucedería meses después, pero Argüelles, por medio de símbolos y fechas del tablero del Telektonon, interpretó que el crimen “ya estaba escrito”. El Telektonon decía que “Serpiente espectral”, el sello de Salinas, mataría a “Noche solar”, el sello de Colosio, dice Hernández.

El primero de enero de 1994 irrumpió el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln). Y el 23 de marzo del mismo año Colosio fue asesinado. Un mes después, Argüelles convocó a conferencia de prensa para señalar al responsable del asesinato. Hernández conoció incidentalmente a una asistente del político ejecutado que les ayudó a organizar el evento en la Quinta Colorada del Bosque de Chapultepec. El lugar se colmó de periodistas. Argüelles dio su conferencia. Hernández rememora que al lugar llegaron agentes de la Secretaría de Gobernación y al final los intimidaron y desalojaron. Ni una nota fue publicada. Días después agentes de Gobernación llegaron al departamento de Hernández. Le dijeron: “Tienen una semana para irse”. Hernández desmontó su departamento. Ella, su hija, Argüelles y su esposa, se fueron a vivir a Puerto Morelos, Chiapas.

Simpatizantes del movimiento que enraizaba en Chile invitaron a Argüelles a vivir en su país. Así lo hizo. Mientras tanto el movimiento en México se replegó por un par de años, luego emergió con fuerza, y fluyeron donaciones económicas importantes. Hernández constató la descomposición de la red creada en torno a Argüelles, pues empezó el lucro y el egocentrismo, contrario al mensaje maya. “Muchos se enriquecieron, muchos cayeron en drogas”. Ella atestiguó cómo parte del dinero donado y enviado a Argüelles se destinaba a comprar drogas, particularmente cocaína. Hernández rompió con Argüelles en el año 2000. “Muchos se retiraron del movimiento”. En México se desinfló, mientras prendía en países como Brasil o Japón.

Argüelles niega las acusaciones. En un correo electrónico posterior al encuentro en California, sostuvo que en su vida sólo consumió psicotrópicos en los años sesenta. “¡Nunca usé cocaína en mi vida!”, escribió. Dijo que su época de excesos quedó atrás, ahora es vegetariano.

Argüelles se movió después a Nueva Zelanda. Y hace año y medio cambió su residencia a Australia. Hernández no volvió a tener contacto con él, pero separa su persona del conocimiento que canalizó, al que considera genuino y poderoso. Le cuestiona, además, que no haya cumplido el propio mandato que él dijo le transmitieron los mayas: su misión mensajera culminaba a los 66 años, en 2005. Sucedió lo contrario. Ese año fue ungido como “Cerrador del ciclo”, es decir, como el profeta del fin de la era material de la humanidad.
Su misión ahora es enseñar a la comunidad a prepararse telepáticamente para el año 2012.
A mediados de 2009 se conmemoró el “día fuera del tiempo”, la fecha más importante del calendario de las 13 lunas, dedicado al perdón, las relaciones humanas y el arte como lenguaje universal. Esa mañana el cielo estaba apretado de nubes oscuras en la capital mexicana. Desde temprano yo me reuní con el núcleo central del movimiento en México, que con rituales y música celebraría el fin e inicio de un nuevo ciclo.
Ese día era el equivalente al fin de año gregoriano. La ceremonia fue en el Cerro de Moctezuma, en Naucalpan, Estado de México. El cerro, pequeño, con una pirámide —oculta por tierra y vegetación— en su cúspide, desde lejos parecía un penacho verde enclavado entre tiendas comerciales, torres eléctricas y construcciones residenciales.
El grupo de 200 personas distaba mucho de las 20 mil que se reunieron esa fecha en alguna ocasión en la primera época del movimiento en México, cuando María Esther Hernández estuvo a la cabeza. Al salir ella en el año 2000, el sucesor fue Pedro Hernández Gutiérrez, cuyo sello, o “firma galáctica”, es “Perro entonado blanco”. Anda en los 40 años, de complexión media, moreno claro, cabello corto y sonrisa fácil. Llevaba lentes oscuros, camisola y pantalón de manta con bordados, y huaraches.

La gente, gran parte de la corriente de la mexicanidad, deambulaba festiva entre una ofrenda hecha con flores y semillas, casas de campaña, tambores de cuero y un puesto con libros y recuerditos de los distintos sellos. Luego de que Pedro Hernández hiciera la salutación de bienvenida y una plegaria a las “siete direcciones galácticas”, nos sentamos sobre el terreno a charlar.
—¿Qué pasó de fines de los noventa para acá? —le pregunté sobre la baja notable de seguidores.
—De repente pareciera que fueran como booms, y ocurren cuando Argüelles viene por aquí porque trae nuevo conocimiento y vamos a Teotihuacan, Palenque o Chichén Itzá.

El cielo se despejó por un buen rato. Asomó un sol sañudo. Pedro Hernández, un contador que labora en el área administrativa del Instituto Electoral del Distrito Federal (ifedf), negó que hubiera un culto a la personalidad de Argüelles. “Él no es relevante para el movimiento, sino que haya una persona que señale que hay un cierre de ciclo, y debemos trabajar —dijo—. Es un gran amigo, maestro, caballero, alegre, amoroso”.
Hernández ya recorrió cuatro veces la república con el apoyo del movimiento para promover el calendario de las 13 lunas. Ahora realizará una gira nueva por el país que culminará en el año 2012, para reactivar la red de simpatizantes nacionales. También ya viajó a 90 países llevando el mensaje de Argüelles. Brasil, España, Argentina, Chile, Colombia, Japón, Rusia y Estados Unidos están a la vanguardia cósmica. Según Hernández, en el mundo hay 52 millones de seguidores y ese día grupos en 98 países también celebraban el “día fuera del tiempo”. En México, otros grupos festejaban en Morelos, Querétaro y Yucatán, entre otros estados.

Argüelles no viene a México desde 2005, cuando visitó Teotihuacan para asentar la cuenta regresiva de los últimos siete años hacia 2012. “Pero en 2010 ‘Semilla autoexistente amarilla’ lo traerá de nuevo”, dijo Hernández al aludir al significado del año que arrancaba y que para ellos será de cultivo de la conciencia y cosecha de lo sembrado. Al concluir la entrevista, él prosiguió con su programa. Primero hizo una representación del Telektonon con los asistentes. Colocó a 84 personas en un tablero imaginario de acuerdo con la frecuencia de sus sellos. “Me falta un ‘Enlazador de mundos blanco’”, decía, y alguna mano se levantaba y ocupaba el lugar indicado. Le tomó como dos horas. Luego los hizo expresar vocalizaciones para “crear una resonancia telepática desde México para todo el planeta”.

Yo rondaba por la zona y charlaba con los asistentes. Algunos llevaban años en el grupo, otros recién se integraban. Una mujer madura me preguntó mi fecha de nacimiento, consultó una brújula de cartón con los sellos de colores rojo, blanco, azul y amarillo. Me dijo que mi sello era “Perro magnético blanco”, mi función en la Tierra era ser leal, mi raza blanca tenía la propiedad de refinar con el poder del corazón, mi tono magnético unificaba, mi familia era la polar y guardiana de la evolución mental, y como misión tenía que encontrar a mis compañeros de camino. Vaya.

Me sorprendió ver a mi ex cuñada, Adriana Álvarez, y su esposo, antes ajenos a todo lo esotérico. Ella es “Humano rítmico amarillo” y checa el calendario cuando tiene algo importante que hacer para ver qué energías se moverán ese día y actuar en consecuencia. “Estamos cambiando para bien”, apuntó. Ella no había escuchado hablar de Argüelles. No sabía quién era. Sin embargo está en un taller sobre el calendario de las 13 lunas que se imparte por el norte de la ciudad. Ella, como otros asistentes con los que charlé en el cerro, tampoco tenía miedo del año 2012, pues lo veía comoun “salto cuántico de transformación”.

Me acerqué al puesto de venta, donde Julia de la Portilla, una de las seguidoras más antiguas, vendía los artículos del movimiento: libros, agendas, sellos en gargantillas, calcomanías, tazas, revistas. No había fotos de Argüelles, sin embargo, él estaba presente en las charlas de los más veteranos. “¿Cuándo vendrá?, salúdalo de mi parte”, me decían al saber que yo lo vería después. El puesto tenía algunos de los libros editados en Estados Unidos. No eran baratos. Los tomos de la saga Cosmic History Chronicles, por ejemplo, costaban 73 dólares cada uno.

A lo lejos vi a Hernández. Ahora llamaba a hacer la “Cubicación codónica de las tablas del tiempo”.
La gente se sentó. Hernández mencionaba cada día del año y su correspondencia energética: “Abro el registro telepático de la Noche eléctrica azul”, “Abro el registro telepático de la serpiente entonada roja”, decía. Así, hasta completar los 364 días del “sincronario”. La gente, con los ojos cerrados y el índice en la palma, subía las manos en dirección al cielo, y luego hacia la tierra. Él explicó que con ese ejercicio se “activaban los registros telepáticos de la noosfera”, es decir, se creaba una rejilla energética que unificaba laconciencia planetaria. El ejercicio tomó dos horas. Algunas personas lo siguieron atentos, otros, dormitaban. El cielo volvió a cerrarse de nubes oscuras. Prosiguieron las danzas de concheros. Mucha gente se unió. Ya tarde, una brisa fresca aceleró el descenso de la mayoría. No llovió.

Muchos partidarios de Argüelles lo ven como un gurú, mas él se asume como un profeta o “mensajero de la ley del tiempo”. En El factor maya, él habla del calendario de la cuenta larga que registraba ciclos de5 126 años, llamados baktun, y de cómo el último ciclo se cerraba el 21 de diciembre del año 2012. Dicha información, decodificada por el arqueólogo Eric Thompson, ya era familiar entre los estudiosos mayas de los años setenta. Era una cuenta para registrar el tiempo y fenómenos astronómicos, pero sin carga profética. Sin embargo, Argüelles dice que en sus meditaciones recibió la información de que tal calendario se usaba para medir un “rayo de sincronización galáctica” con ciclos de fluctuación de 5 125 años, y que el 21 de diciembre del año 2012 se cerraba el último ciclo, por lo que teníamos frente a nosotros una oportunidad única de cambiar y prepararnos para una era evolutiva en la Tierra.

La publicación del libro de Argüelles y la organización de su Convergencia Armónica en 1987, llamaron la atención de los grandes medios y la fecha se dio a conocer mundialmente. Pero no fue el único que la popularizó. Casi una década después, en 1999, el arquitecto colombiano Fernando Malkún, aprendiz en escuelas esotéricas, lanzó de manera comercial las “siete profecías mayas”, que según él obtuvo de unos chamanes mexicanos. Estas siete profecías mayas, de las que se desconoce la fuente maya de origen, retoman en esencia la tesis de Argüelles del rayo galáctico y la fecha citada. Y añade, de forma básica, información del cambio climático, la aparición de un cometa y la llegada de una nueva era.
El egresado de la “Universidad del amor” con sede en Bogotá, produjo con tintes apocalípticos una serie de videos titulada Los dueños del tiempo, con gran éxito comercial.

Luego otras interpretaciones proféticas se fueron aderezando, a veces forzadamente, en la misma dirección del año 2012, y mezclaban las profecías de Michel de Nostradamus, el Apocalipsis de la Biblia, o la tesis gnóstica de Joaquín Amortegui Valbuena, conocido como Rabolú, que escribió que un planeta de nombre “Hercólubus” impactaría la Tierra y produciría una hecatombe. A esto se sumaron las predicciones científicas nada halagüeñas sobre el cambio climático y las explosiones solares que en un futuro próximo pueden afectar el campo electromagnético de la Tierra. La visión catastrófica del año 2012 se masificó y sofocó la tesis de Argüelles. Según Argüelles esto ocurrió porque “el ser humano ha estado en la oscuridad por mucho tiempo, por lo que para muchos no es posible pensar en el cierre de una era sin hacerlo de forma fatal”.

Las distintas interpretaciones del año 2012, recogidas en más de una veintena de libros en el mundo o en programas de History o Discovery Channel, le tienen, sin embargo, sin cuidado. “No me importan, yo fui el primero que planteó lo del 2012 en la conciencia colectiva”. Y su calendario de las 13 lunas, además, no sólo ha estado vigente desde hace 20 años, sino que parece vivir un nuevo auge en pequeños grupos que se multiplican por el mundo. Su figura, muy por el contrario, parece diluida.

La segunda parte de la entrevista con Argüelles la realizamos en un restaurante de la avenida Sunset Boulevard, a unas cuadras del famoso The Actors Studio. Habíamos tenido que cortar la entrevista en su habitación para realizar la sesión de fotos, pues la administración del hotel impidió que la fotógrafa Colleen Durkin desplegara su equipo en sus instalaciones. La sesión en las calles se alargó más de una hora. Nos acompañó su novia Stephanie South, treintañera, delgada, de cara redonda y cabello rubio y largo. Llevaba un vestido fucsia, suéter blanco, un colguijo de plumas en el cuello y sus uñas pintadas de azul asomaban de las sandalias. Tras culminar la sesión, la pareja y yo fuimos a un restaurante a charlar.

Argüelles ahondó en lo que viene en 2012 y sobre los mayas galácticos. Dijo que los seres con los que tiene contacto no se le presentan físicamente, sino de forma mental. Son de Sirio y su vida, a diferencia de la nuestra en el plano físico o tercera dimensión, ocurre en una cuarta o quinta dimensión. Ellos pertenecen a la “Federación galáctica de las galaxias”, y su misión es “adelantar la paz en los sistemas estelares en donde haya inteligencia”. “Como en la serie Viaje a las estrellas”, le dije. Asintió con la cabeza.

Aunque Argüelles critica la versión fatalista sobre el año 2012, no descartó que ocurran desgracias debido a las explosiones solares que pueden golpear el campo electromagnético de la Tierra.
La misma nasa lo afirma, expuso. Esto es, nos quedaríamos en la total oscuridad, sin electricidad y señales satelitales por un buen tiempo. También, como en el filme 2012, podríamos sufrir terremotos, huracanes, tsunamis. “Cualquier cosa es posible, pero yo siempre digo que tu mente es la que atrae las circunstancias”. Refrendó su propuesta de subir la vibración energética de la Tierra a partir de pensamientos positivos y la práctica de la frecuencia 13:20. Él cree, no obstante, que si el planeta estuviera al borde de la hecatombe en 2012, naves extraterrestres vendrían a recoger a los 144 mil de frecuencia más elevada. “Quizá vengan naves para llevárselos a otros mundos y continuar con su educación”, advirtió.

Para Argüelles la debacle económica mundial es una señal del fin del ciclo materialista.
Y es el motivo por el cual la crisis económica y la violencia se recrudecerán especialmente en México conforme nos acerquemos al año 2012, pues el país es el epicentro del mensaje maya. Y profetiza, sin detallar, que en las elecciones de 2012: “Lo que va a ocurrir será algo nuevo, sin precedente”.

Argüelles prepara la “Convergencia Armónica” de 2012, que integrará eventos en los que distintas comunidades se enlazarán vía telepática ese año. A sus seguidores los acaba de nombrar “tripulantes de sincronización galáctica”, e impulsa el establecimiento de comunidades ecológicas en las que se desarrolle la telepatía. Por lo pronto Argüelles vino a fines de enero de 2010. La empresa Great Mystery organizó un encuentro en Cancún con una decena de especialistas sobre el año 2012 y él fue el primero de la lista.

Terminada la comida, la entrevista prosiguió. Su novia nos dejó solos por un rato. Argüelles comenzó a cansarse, se veía inquieto. Stephanie South regresó y la charla, finalmente, tuvo fin. La pareja tenía un compromiso posterior e iban justos de tiempo. Nos incorporamos de los asientos. Se despidieron de prisa. Argüelles me dio un abrazo fuerte. “A los perros magnéticos les gustan los abrazos”, dijo. Y sí. Salieron apresurados del restaurante hacia un mundo que gira, todavía, en la frecuencia 12:60. \\

Fuente:
http://www.gatopardo.com/numero-108/cronicas-y-reportajes/2012-adios-al-materialismo.html

Hola;
 
Para comenzar, no ha sido del todo desastroza la visión de Don José, que en particular me ha atendido muy decentemente cuando he tenido oportunidad de tratar con él; lo bueno es que creó un movimiento muy atractivo, para los jovenes que no les tocó vivir el despertar espiritual de los 60s y se encontró con muchachos con mucha inquietud ecológica y pacifista. Por otro lado, lo que lamento es el hecho de que halla confundido la tabla del Códice de París, que tradujo Héctor M. Calderón y publicó Hugh Harleston y que lo halla interpretado como un calendario de 13 lunas. En las 2 pags. que contienen dicha tabla no encontramos un solo glifo lunar y en cambio, a cada animal de este zodiaco maya le acompaña un glifo de K'IN, Sol. En un año, a 12 lunaciones le faltan 10 días, pero a 13 lunas le sobran 20. El Sol gira sobre su propio eje en 28 días, visto desde nuestro planeta, eso es lo que está registrada en la tabla de este códice, son 13 soles. Los signos del Tsolk'in están muy mal interpretados la mayoría y hablan del 21 de Diciembre del 2012 como final de la cuenta y no terminan con el último día de la Cuenta Larga Maya, que es 4 AHAU, 3 KANK'IN, 13.0.0.0.0., sino con un 13 LAMAT, entonces significa que no entienden lo más básico de esta cuenta. Las Tablas de codificación del movimiento sincrónico del universo de los mayas son mucho más ingeniosas que el juego que inventó Argüelles, la realidad supera a las fantasías y las señales del sincronario están distorsionadas por muchas razones, una de ellas es el hecho de que repiten el nombre del mismo día el 28 y el 29 de febrero cada 4 años y esto es un sacrilegio para la matemática maya, otra es que son seguidores del máximo depredador de la cultura maya, el fraile inquisidor Diego de Landa, al festejar un supuesto año maya el 26 de julio; la Tabla Zodiacal Solar comienza el 20 de mayo tras alinearse el Sol con TSAB, las Pléyades y solamente es uno de los marcadores del año, pues el tiempo maya no es lineal, es espiral y no tenemos porque imitar al calendario cristiano.

Es muy aventurado decirse reencarnación de tal o cual personaje histórico y lo más importante es quienes somos en esta vida, pues siempre tenemos que ser mejores que en vidas pasadas, si no, estaríamos involucionando.

Don José, como todos los genios, tienen muchas ideas luminosas, pero a veces se dispara su imaginación y esto no quiere decir que sea malo, sus aportaciones ha hecho al mundo, ha lanzado sus propuestas y pueden ser perfectibles, no es un dios al que tengamos que adorar, es un amigo luminoso y con los amigos podemos diferir y discutir, es saludable; no hay que mitificar a ser alguno sobre la tierra. Se le quiere y se le estima y que bueno que aún quede mucho trabajo por realizar para transformar este planeta en un lugar más bello, lleno de amor y de paz, pero con verdad.
 
Cheh-Keh
 
P.D. Les invito el domingo 16 de mayo a la Mesa sobre el 2012; estaré compartiendo con personajes importantes de este medio un interesante intercambio de información al respecto y seguramente visiones diferentes y hasta encontradas; va a estar bueno. Se llevará a cabo entre las actividades de Expo-Ser en el WTC. ¡Ahí nos vemos!.
 
P,D.2 Ya tenemos disponible "LAS VERDADERAS SEÑALES PARA EL 2012", de mi autoría; gracias.

Ki' ki'  óolal  yanak  teech (que el bienestar sea en tí).
Cheh-keh           

No hay comentarios: