viernes, 25 de junio de 2010

LO QUE LA MONTAÑA HABLA


LO QUE LA MONTAÑA HABLA
A Don Memo Merlín Siliceo.

Cada mañana al amanecer subimos a la montaña con nuestros perros.
Memo Merlín, el creador de la Casa del Árbol, dice que la montaña es el reino, y que las casas son la comarca. Y es verdad.

La montaña habla, y fuerte.

Hoy, por ejemplo, la montaña nos contó que la naturaleza no estaba preocupada por lo que pasa en la tierra.
Todo es parte de una transformación necesaria, e inevitable. Una vuelta más al ciclo original.
Un cambio de polo magnético para equilibrar el estado de las cosas.

Se termina el invierno de la galaxia, comienza de nuevo la primavera cósmica.

De hecho, hoy la montaña estaba más verde que nunca. Un verde casi fosforecente. La lluvia la embellece.

La montaña habla del retorno al reino del amor de nosotros, los seres humanos, que fuimos los que nos separamos.
El juicio de la razón es la interferencia que nos alejó del reino.

Por ejemplo, ¿la montaña es buena o mala? ¿El mar es bueno cuando nadamos en sus olas y malo cuando nos inunda con sus maremotos?
¿El fuego es bueno cuando cocina nuestra comida y malo cuando incendia nuestra casa?
¿ El viento es bueno cuando hace mucho calor y malo cuando se levanta hecho un tornado?

La verdad es que no es así la cosa.

La naturaleza no es buena ni mala, es lo que es.

Para reconectarnos al reino natural del amor,
antes es necesario trascender el juicio del bien y del mal.

Dejar de juzgar la realidad para comenzar a amar la vida.
La montaña habla de que Dios está en uno.
Y su reino de amor está más allá del bien y del mal.

No hay comentarios: