viernes, 22 de octubre de 2010

El aprendizaje de nuestra sexualidad.


Venus en Escorpio
El aprendizaje de nuestra sexualidad.

Por Alicia Contursi

 
Desde el 8 de setiembre, Venus se encuentra transitando por el signo de Escorpio. Se quedará recorriéndolo hasta el 8 de noviembre. Pero volverá al signo el día 30 de noviembre y recién lo dejará el 7 de enero.

Es común que Venus permanezca alrededor de un mes en cada signo.

En este momento de aspectos entre planetas mayores muy convulsionantes, que llevan al despertar de la conciencia,  estos tres meses y días tienen un significado especial. 

Se trata de elevar la vibración de una parte muy importante de nuestra condición humana: la sexualidad en todas sus formas.
 

Qué  entendemos por Venus

Venus es la fuerza psicoastral de la comunicación afectiva, la atracción y seducción, que está mujeres y varones, manifestándose en necesidades afectivas y amatorias, en deseos de encuentros amorosos, en libido, formas de seducción, sensualidad y sexualidad, magnetismo personal y encanto. 

Es el darse y restarse en el amor, los componentes del dominio y del juego amoroso.

Venus tiene que ver con todo lo relacionado con la percepción y el goce sensorial, el placer en todas sus formas y también el arte y las Artes Mayores y Menores.


Cuando decimos “fuerza psicoastral” hacemos alusión a la relación analógica entre  Macro- microcosmos (Universo- ser humano) y a la conocida sentencia de Hermes Timegisto  “como es arriba es abajo”.

Es una fuerza cósmica universal que se da en distintos planos de manifestación y que podemos reconocer en el planeta que llamamos “Lucero matutino” o “Lucero vespertino” (según aparezca en el horizonte antes del Sol o se oculte después que él.)

También se da en nuestra psique y de acuerdo con su posición en Signo y Casa en nuestra Carta Astral Natal será nuestra vivencia del amor, del goce de la vida y la calidad y cantidad de nuestras relaciones amorosas.

Tradicionalmente es llamada la “Dadora de Felicidad” y tiene conexión con el Arcano III del Tarot, la Emperatriz del Mundo. Es Nethsach, el séptimo shephiroth de la Santa Kabbalah hebrea y cristiana.

Mitológicamente es Afrodita para los Griegos y la antigua Venus Hiperbórea que persiste en la figura de la diosa Venus romana. Madre de Eros o Cupido está presente en todo enamoramiento y vivencia del amor físico, psíquico y espiritual.

En las sociedades patriarcales y represoras es condenada y reprimida y restada en su categoría, considerándola malévola.
 

Qué  entendemos por Escorpio

Escorpio, constelación de estrellas que dio origen al signo Fijo de Agua, tiene que ver con las emociones profundas, tanto consideradas positivas como negativas, con los claroscuros del sentir. Profundamente erótico y sexual, sus características más notorias son la determinación y resolución en acciones, la intensidad y la envergadura de sentimientos y la perseverancia en  creencias e ideas. Es celoso y posesivo hasta extremos increíbles.

Para sentirse vivo debe estar enamorado de otra persona, apasionado por una causa, profesión o actividad.

Está reresentado por el escorpión que clava su aguijón a otros o a sí mismo. También lo representan la serpiente alada y el águila. Puede descender hasta los estados de conciencia viles y crueles, en sadomasoquismo. También puede elevarse hasta niveles de conciencia espiritual muy alta. Es ángel o demonio.
 

Venus en Escorpio

Volviendo a la Astrología, cuando un planeta ingresa y camina por un signo zodiacal manifiesta ciertas facetas de su energía, que resaltan por la fusión con las características del signo en cuestión. Es como si pasara por un escenario o mejor aun, un ambiente particular.

Cuando Venus pasa por el signo de Escorpio se acentua su faceta erótica. El erotismo es una alta forma de la sexualidad que acentúa la parte carnal del amor proyectándolo en objetos o partes del cuerpo.  Se remarca el amor físico.

Tradicionalmente se decía que la persona nacida con Venus en Escorpio estaba presa de su propia concuspicencia y era incapaz de entender formas espirituales del amor. 

Hoy debemos rever este concepto, desde una óptica de libertad y sacando las fuerzas represoras de nuestra naturaleza.
Si tendremos que decir que alguien nacido con Venus en Escorpio no entenderá el amor de pareja sin sexo ni ninguna forma de “amor platónico” en el sentido común de esta expresión.

Cómo interpretamos este paso

Puede leerse de varias maneras:

A)   
a nivel de cada individuo, favorece a los signos de Agua, es decir a Cáncer, Escorpio y Pisicis, aumentadoles el magnetismo personal, la capacidad amatoria, la sensualidad y la sexualidad. 

También favorece a Virgo y Capricornio, despertando en estos signos afines de Tierra la voluptuosidad y el apetito sexual. Se opone a Tauro, generando expectativas amorosas que no siempre serán bien respondidas. Aumenta la necesidad de brillo social y lucimiento personal. Forma un aspecto disonante (cuadratura) con Leo y Acuario, inclinando a las decepciones y desentendimientos afectivos y amorosos. A resto de los signos (Géminis, Libra, Sagitario y Aries) no los afecta de manera significativa.

B)   
A nivel de fuerzas universales que pueden afectarnos a todos es una importante enseñanza sobre la forma en que vivimos nuestra sexualidad, en estos momentos de intensos y profundos cambios en la conciencia. 

Cada uno lo percibirá de acuerdo con su naturaleza básica y  su altura de conciencia o, dicho de otra manera, con el grado de avance en su proceso de individuación. 

Habrá que explorar las preferencias y  formas de la atracción sexual, las afinidades que resaltan en la elección del otro, los conflictos de la libido ligados a la primera infancia, los gustos y el por qué de la marcada urgencia de relación o relaciones o en su defecto, la ausencia de dicha necesidad.

Fundamentalmente nos lleva a plantearnos la relación entre espiritualdad y sexualidad, con sus intrincadas, contradictorias y variadísimas respuestas.

Desde el ascetismo al tantra, pasando por las formas de prostitución sagrada de la antigüedad o el extasis chamánico.

Interviene Marte, el señor de la guerra


Haciendo una lectura de los tiempos en lo que podemos apreciar en los medios de comunicación aquí en Argentina, aparte de los curas pederastas  que siguen siendo noticia, encontramos un número alarmante de crímenes pasionales, y de niños maltratados y asesinados.

También en los últimos días en la chismografía barata se abunda en los romances e intimidades de gente de la farándula.

Esto no es unicamente correlato de la presencia de Venus en Escorpio. Hay que agregar un factor más: Marte, la fuerza psicoastral de la agresividad, la lucha por la supervivencia, la agresión y la belicosidad en todas sus formas, se sumó a este panorama.

Marte, regente tradicional de Escorpio,  entró en su signo el 14 de setiembre, conjugó a Venus el 3 de octubre y permanecerá en él hasta el día 28.

Los días más significativos para esto que venimos desarrollando circundan el 8 de octubre, cuando Venus se puso en posición retrógrada (Témino astrológico para indicar cuando el planeta retrocede en su posición en el Cielo, lo cual no es real sino producto de la óptica terrestre) y pierde fuerza positiva.

Se da una pugna entre la sexualidad espiritualizada y amorosa (Venus) y la agresividad y brutalidad de las fuerzas instintivas (Marte)
 
Todos tenemos partes oscuras, partes ocultas. La “sombra” de la que hablaba Jung está en todos. 

Para que la humanidad alcance un mayor nivel vibratorio, todos debemos transmutar estas energías para que no se conviertan en desechos o toxinas psíquicas que nos impidan el avance.

De acuerdo, decíamos, con el nivel de conciencia alcanzado será la manifestación de esta poderosa energía.

En personas de estratos elementales de conciencia no despierta al proceso mayor, pueden aparacer desbordes incontrolables.

Para  quienes estamos en el camino, la solución no es negar el tema sino integrarlo y transmutarlo.
Los problemas de pareja son cruciales para el despliegue.

Recordemos que el mundo, dicen los orientales, surge de la eterna danza de Shiva y Shakti. 
Aprovechemos el largo tránsito de Venus en Escorpio para hacer un aprendizaje de nuestra sexualidad.

MAS INFO: http://www.buenasiembra.com.ar/esoterismo/astrologia

No hay comentarios: