martes, 18 de septiembre de 2012

Evolucionando a través de los Doce Rayos.


Evolucionando a través de los Doce Rayos


LOS DOCE RAYOS DE LA CREACIÓN

            A los siete primeros rayos se los denomina Rayos Planetarios, o sea, Rayos de Precipitación.

La comprensión de esos siete Rayos es realizada por la conciencia Crística. Los otros cinco Rayos siguientes, fueron anclados en la Tierra en 1988.El 8° Rayo en Agosto, el 9° en Septiembre, el 10° en Octubre, el 11° en Noviembre y el 12° en Diciembre.

Cuando los siete Rayos de precipitación se reúnen en los otros cinco, componen los doce Rayos Solares de Conciencia Solar, atributos de la Presencia “YO SOY”.

1° Rayo: Azul; Voluntad de Dios, Fe, Poder, Protección, Determinación, Unidad.

2° Rayo; Dorado; Sabiduría, Amor, Iluminación, Percepción, Intuición, Paz.

3° Rayo; Rojo o Rosa, Amor Divino, Adoración, Tolerancia, Abundancia, Diplomacia.

4° Rayo; Blanco, Pureza, Esperanza, Resurrección, Ascensión.

5° Rayo, Verde, Verdad, Curación, Concentración, Dedicación, Consagración.

6° Rayo, Oro Rubí, Paz, Gracia, Sagrado Ministerio, Curación.

7° Rayo, Violeta, Misericordia, Ritmo, Ceremonial, Purificación, Transformación, Liberación.

8° Rayo, Aguamarina, Claridad, Clareza.

9° Rayo, Magenta (Púrpura), Armonía Divina, Equilibrio.

10° Rayo, Dorado Solar, Paz Solar, Confort.

11° Rayo, Pessego (Melocotón), Propósito Divino, Entusiasmo, Alegría.

12° Rayo, Opalino, Transformación.

 A los siete primeros rayos, se les denomina Rayos de Precipitación, porque son los encargados durante estas encarnaciones de acercar a nosotros todo lo bueno, todas las virtudes manifestadas a través de ellos, tengamos presente que si bien día a día en ritmo de siete cada uno baja hacia la tierra, a su vez cada rayo de precipitación rige una era, por lo tanto esta activo durante un ciclo de 2000 años (una era), en la actualidad la era que transitamos es Acuario y el Rayo es el 7° o Violeta.        

Energéticamente hablando los rayos no poseen colores, son vibraciones de energía que encierran altas virtudes, pero para una mayor comprensión desde nuestro mental inferior se asocian colores para su interpretación.       

La comprensión de esos siete Rayos es realizada por la conciencia Crística por esto es que los últimos tiempos se ha estada trabajando tanto esta Conciencia, dado que Cristo es Luz, (de ahí deriva el  término Cristal) y todos debemos llegar a ser Cristo o Seres Crísticos, Seres de Luz Infinita.   

     Los otros cinco Rayos siguientes, fueron anclados en la Tierra en 1988.    

    El 8° Rayo en Agosto, el 9° en Septiembre, el 10° en Octubre, el 11° en Noviembre y el 12° en Diciembre (de aquí es que muchos autores consideran que la Era de Acuario comenzó en agosto del 88 luego de ese gran acontecimiento planetario presentado en el cielo)..       

Cuando los siete Rayos de precipitación se reúnen en los otros cinco, componen los doce Rayos Solares de Conciencia Solar, atributos de la Presencia “YO SOY”.         Y aquí es donde nos estaríamos encontrando nosotros en la actualidad, enfocándonos hacia la conciencia Solar, una vez que uno gana o acepta, o incorpora el concepto de ser Conciencia Cósmica, empieza su ascensión hacia la búsqueda de la Conciencia Solar.

Material extraído de: “El libro de ceremonias y Servicio Ordenado Saint Germain, Tomo II – Redacción Propia.

Combinación con otras formas de energía 

        
Tanto los siete primeros rayos como los cinco siguientes, pueden ser combinados con otras formas de trabajar la energía. Por ejemplo con el Reiki. Una vez hechas las correspondientes invocaciones para el Reiki, pasamos a invocar el rayo o rayos que intuyamos sean los apropiados.

No es necesario visualizar su color, pero sí saber cual es la vibración del rayo que estamos invocando. Es decir, cual es la función o el propósito de cada rayo. De la misma forma, podemos trabajar con ellos enviando energía a distancia.
        
También tenemos la posibilidad de hacer un gran trabajo, directamente con lo que llamamos los cinco rayos galácticos sagrados. Cada uno de ellos es una combinación concreta de los siete rayos originarios de la creación. En los tiempos de cambios que estamos viviendo, este puede ser un gran trabajo para nuestra evolución, al cual puede acceder cualquier ser que así lo desee.

Orientación general de utilización de los 5 rayos galácticos sagrados

 Tratándose de un trabajo profundo, se recomienda la utilización de los 5 rayos, uno tras otro, meditando varios minutos con cada rayo. Con la práctica, puedes ir aumentando el tiempo conforme lo vayas sintiendo.   

Es importante centrarse, entrar en estado de meditación utilizando la respiración lenta, profunda y tranquila. Si lo haces con los ojos cerrados te ayudará a profundizar e interiorizar el trabajo. 

Céntrate en tu centro corazón y reconócelo como el centro de tu ser. Y es desde el corazón desde donde debes  realizar todo el trabajo. Puedes leer las invocaciones y después cerrar los ojos. Los rayos pueden ser invocados uno después del otro. Puedes visualizar los colores aunque recuerda que no es imprescindible. El rayo, más que un color es una vibración energética que por resonancia nos va llevar hacia el perfecto equilibrio.


Los efectos energéticos de cada rayo:
8 octavo rayo: purificación de los cuatro cuerpos inferiores (físico, emocional,  mental y espiritual).
9  Noveno rayo: activación del proceso de purificación  y de liberación de viejas energías;
10  Décimo rayo: anclaje de frecuencias luminosas superiores.
11 Undécimo rayo: activación del reconocimiento de nuestra esencia divina.
12 Duodécimo  rayo : reconexión con la fuente, anclaje de la conciencia crística.
    
La invocación de los rayos puede hacerse ya sea intuitivamente o utilizando la proposición de invocación reproducida aquí abajo.

Invocación de los  5 rayos galácticos sagrados :

Octavo rayo de color aguamarina luminiscenteLa transparencia  y  la  purificación de los cuatro cuerpos inferiores.

“Octavo rayo, octavo rayo, octavo rayo de la purificación. Entra en mí, penétrame, envuélveme. Activa en mí, el poder superior de los rayos  blanco, verde y violeta combinados,  y permíteme fusionarme con mi alma. Ayúdame a limpiar y purificar mis cuerpos físico, emocional, mental, y espiritual. Ayúdame a que la manifestación de la Madre Tierra que hay en mi sea lo mas pura y equilibrada. Ayúdame a que sea la mas pura manifestación del Santo Grial que soy.”

Noveno rayo de color púrpura luminiscenteLa activación de la liberación de viejas  energías y el llamado de la energía de luz cristalina  por el  centro de poder solar y el chakra que prolonga  la vida en la región corazón-garganta-timo.

“Noveno rayo, noveno rayo, noveno rayo de luz cristalina. Entra en mí, penétrame, envuélveme. Activa en mí, el poder vivificado de los rayos  azul y amarillo combinados, y permíteme liberar mis viejas energías. Liberarme de todos los patrones de creencias que me limitan y ya no me sirven. Que esas energías regresen al Padre y sean transformadas en la forma mas elevada de luz. Permíteme llenar todo mi ser de la energía del cuerpo de luz cristalina.”

Décimo rayo de color dorado solarEl anclaje de frecuencias luminosas superiores.
“Décimo rayo, décimo rayo, décimo rayo de la conciencia de unidad.                     Entra en mí, penétrame, envuélveme. Activa en mí, el poder vivificado de la amalgama  de los rayos azul, amarillo y rosado. Permíteme anclar en mí la sabiduría de mi alma,… fusionarme con mi presencia Yo Soy. Ayúdame a ser un punto de anclaje de la luz crística. Ayúdame a ser lo que soy. Yo soy un ser crístico,… un puente entre el cielo y la tierra.

Undécimo rayo de color melocotón; El reconocimiento y anclaje de nuestra esencia divina.
“Undécimo rayo, undécimo rayo, undécimo rayo de la reconexión divina.             
Entra en mí, penétrame, envuélveme. Activa en mí, el poder vivificado de los atributos de los rayos azul, amarillo y verde. Y permíteme activar en lo más profundo de mi ser, la alegría y el reconocimiento de mi esencia divina. Ayúdame a sentir  la forma más pura de amor y sabiduría. Ayúdame a integrar que soy pura luz y amor.”

Duodécimo rayo de color opalinoLa reconexión con la creación.

“Duodécimo rayo, Duodécimo rayo, Duodécimo rayo de la reconexión a la fuente. Entra en mí, penétrame, envuélveme. Activa en mí, el poder vivificado de todos los otros rayos. Permíteme sanar, equilibrar, armonizar e iluminar todos mis cuerpos.  Ayúdame a anclar la conciencia crística en mí y en la madre tierra. Ayúdame a integrar que soy uno con la luz,….que soy uno con el espíritu. Yo soy el espíritu al servicio del espíritu.”

No hay comentarios: