lunes, 23 de mayo de 2011

La Verdadera Segunda Venida



La Verdadera Segunda Venida
(Escrito en 2002)
Otra tremenda revelación de la ciencia espiritual de Steiner corresponde a la verdadera naturaleza de la Segunda Venida de Cristo. Steiner era inexorable en que la encarnación física de Cristo puede pasar una vez y sólo una.

"Así como un par de balanzas puede tener un sólo punto de equilibrio, de la misma forma, en la evolución de la Tierra, el evento de Gólgota tendrá lugar sólo una vez".
El hecho asombroso es que la Segunda Venida está ocurriendo en la actualidad, pero inadvertidamente para la mayoría de la humanidad.

(De hecho, el término "segunda venida" no está en el Nuevo Testamento; la palabra griega es parusía y significa"presencia activa" más o menos.

Fue esta "presencia" lo que Saulo/Pablo experimentó en el camino a Damasco; El ser Pablo es el "nacimiento prematuro" de la humanidad a la nueva experiencia de la llegada de Cristo.

Parusía se tradujo al latín como "adventus" que significa "llegada", ayudando así a crear la expectativa de una llegada física de Cristo. El término griego original parece en consonancia con la explicación de Steiner. Ver San Pablo de Emil Bock.)

De hecho, esta es la fuerza impulsora tras las "apocalípticas" convulsiones y forcejeos de nuestro tiempo.

Como en la imagen dada en el Apocalipsis de Juan, el abismo insondable se abre, Micael lanza el dragón y sus huestes hacia la Tierra, las copas de la ira se derraman, y Babilonia es destruida - todo como preparación del triunfo de Cristo que trae el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra.

La mayoría de nosotros está desprevenido de esta presente Segunda Venida porque no está ocurriendo en el mundo visible, material, sino en la región "etérica" de la Tierra.

 "Etérico" significa el sistema de "fuerzas formativas", colindante por encima del mundo físico, que eleva la materia inerte al reino de lo vivo.

Las plantas, animales, y humanos, todos tienen etérico, "cuerpo" de fuerzas formativas, y cuando el cuerpo etérico abandona el cuerpo físico, este se vuelve materia ordinaria; en otras palabras, muere.

La Tierra, siendo el cuerpo de un Ser viviente, también tiene un cuerpo de fuerzas formativas, la "Tierra etérica". Estas fuerzas etéricas se manifiestan sobre todo en los fenómenos atmosféricos, como las formaciones de nubes.

(Es la falsa ciencia ahrimánica la que ve la formación de la nube como un proceso meramente material de evaporación y condensación de "moléculas de agua"; éste es más bien un proceso de des-materialización y re-materialización a través de los procesos de los éteres.)

Con estos conceptos, podemos ver un nuevo significado en los versos de la Biblia acerca de la Ascensión y el Retorno de Cristo. "......una nube lo recibió quitándolo de sus ojos" (Hechos I;9) parece estar diciendo que Cristo ascendió al etérico, región de las fuerzas formativas de la Tierra.

Y la expresión de que él "...vendrá de la misma manera que lo habéis visto ir al cielo" (Hechos I;11) parece decir que Él volverá de las regiones etéricas "Ved, viene con las nubes...." (Apoc. I;7).

La aserción de Steiner de que Cristo no vendrá de nuevo encarnado parece estar en consonancia con la Biblia:
"Si entonces os dicen: 'Ved el Cristo esta aquí o allá' no lo creáis..... .Por tanto si os dicen: 'Está en el desierto', no salgáis; 'Está en las bodegas', no lo creáis". (Mat. XXIV;23,26)

Al contrario, la Segunda Venida será un tremendo evento, no limitado a un lugar particular:
"Porque, así como el relámpago sale del Oriente y brilla hasta el Poniente, así será la Parusía del Hijo del Hombre." (Mat. XXIV;27).

El etérico es el físico superior, no limitado por las leyes de espacio material; La aparición de Cristo en la Tierra etérica es en todas partes a la vez.

Y puesto que el etérico es el físico superior, algún grado de visión física superior, o "clarividencia", se necesita para ver en él.

Pocas personas en la fase presente de evolución tienen este tipo de clarividencia, y algunos sólo pueden tenerlo esporádicamente.

Pero la Segunda Venida sólo está en su principio; la verdadera clarividencia (como oposición a la engañosa clarividencia ahrimánica ) encontrará al Cristo etérico conscientemente en los siglos por venir. -

Ahriman teme la conciencia humana del Cristo etérico, y lucha contra ella. Es esencial para nosotros entender el hecho de que quién vendrá no es Cristo, sino Ahriman:

"Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios...." (Mat. XXIV;24).

Steiner reveló el hecho oculto de que, desde el principio de la presente regencia del Arcángel Solar Micael como Espíritu del Tiempo en 1879 DC, el cuerpo etérico humano está volviéndose estrechamente compenetrado con el cuerpo físico, abriendo así la posibilidad de una nueva clarividencia.

1933 DC (dos ciclos de 950 años de la precesión de los nodos de Saturno desde la Crucifixión y Resurrección en 33 DC) habría sido un tiempo especialmente propicio para el comienzo de la percepción general del Cristo etérico.

Pero fue dificultada por la subida al poder de Hitler - expresión del propio Sorat "ascendiendo del Abismo" - y por las convulsiones y perturbaciones que siguieron.

Lo que se dificultó en 1933 podría ser de nuevo propicio alrededor de 2000-2100 DC (como reflejo de la llamada a Abraham alrededor de 2000-2100 AC).

Podemos especular que Ahriman, y Sorat, se opondrán a esta nueva conciencia de Cristo con, incluso, más horrendos obstáculos.

No hay comentarios: