viernes, 30 de septiembre de 2011

APRENDIENDO A FLUIR

 


APRENDIENDO A FLUIR


Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que “alguien” les hizo.

La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida…¡Nadie, nunca jamás te ha ofendido!

Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren.

Y las expectativas tu las creas con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias.

Si tu esperabas que tus padres ... te dieran más amor, y no te lo dieron, no tienes porqué sentirte ofendido.

Son tus expectativas de lo que “un padre ideal” debió hacer contigo, las que fueron violadas. Y tus ideas son las que te lastiman.


Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada.

Es la diferencia entra las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren.

Nuevamente, eso está en tu imaginación.

¿Enojado con Dios?

Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende y daña a nadie.

Una de las mayores fuentes de ofensas, es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida.

Cuando le dices lo que “debe hacer” y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.

Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.

Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es.
Y es un círculo vicioso.

Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca.

Aprenderán de sus errores por sí mismos. Déjalos ser.Además recuerda también, que nadie te pertenece.

Ni la naturaleza, ni tus padres, ni tus hermanos, ni tus hijos, tus amigos o parejas te pertenecen. No son tuyos.

Solo los puedes disfrutar como parte de la naturaleza. El cauce de un río no lo puedes atrapar.

Las personas son un río caudaloso.
Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es.

A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices.

Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos.

Es superfluo gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros.

Deja al mundo ser. Y déjate ser a ti también.
de Bogar Blancarte,

MAS INFO:
http://buenasiembra.com.ar/salud/autoayuda/fluir-35.html

No hay comentarios: