domingo, 27 de febrero de 2011

Mensaje de los Hermanos del Espacio,


“Nuevamente estamos contigo, tus hermanos del espacio. En la vida humana, en todas las esferas o mundos habitados por seres que han llegado al nivel de la inteligencia, y que forman e integran el Reino humano universal, el principio del amor enlaza a los seres y los atrae unos a otros para formar alianzas, vínculos, amistades, compañerismo y relaciones de todo tipo, el proceso del amor universal se manifiesta de mil maneras diferentes, cada una de ellas es valiosa para la vida del individuo que lo experimenta, cuando se vive el amor en cualquiera de sus formas, el ser se armoniza y se integra con el amor universal, con el mismo amor divino, sin embargo, para que esta realización de amor sea más plena y más efectiva es necesario cultivar también el principio de la inteligencia universal.

La mente es el nivel de enlace entre las dimensiones superiores o reinos superiores al humano y los inferiores al mismo, la inteligencia siendo la manifestación de la sabiduría divina o de la inteligencia cósmica universal, nos eleva a las alturas insospechadas de la comprensión total, y nos permite estos mensajes de comunicación interestelar e interespacial, el amor cuando se unifica con la inteligencia forma un binomio que produce por manifestación el desarrollo de la voluntad espiritual.


La voluntad es el resultado de esta fusión inteligencia-amor, y la voluntad en triunidad con las dos fuerzas coronan la perfección de todo ser. Cuando la voluntad del individuo se ha despertado en el nivel interno espiritual, se asemeja entonces a los seres superiores que obran de acuerdo o en armonía con la voluntad de Dios, con la voluntad del Todo, para ser co-creadores, para ser participantes activos en el proceso de desarrollo de las humanidades y de todos los reinos del mesocosmos. El mesocosmos es el nivel de un planeta, y sus reinos correspondientes son los que se desenvuelven en su interior.

Desarrollar la fuerza de voluntad de acuerdo con la voluntad divina es trabajar en sintonía con el Plan Divino, para la evolución de todos los seres, en todos los mundos; vivir en armonía con estos principios es lograr en cada mundo y en cualquier situación una evolución de ese ser en su propio proceso de vida. Cada persona, cada alma en evolución puede alcanzar esta sintonía con estos tres principios fundamentales de todo cuanto existe.

En estos momentos estás sintonizado con tu ser interno, con tu conciencia superior, sintiendo el amor divino que fluye a través de tu alma, a ti como expresión externa, como personalidad humana, sintiendo ese amor en estos momentos, haciendo vibrar tu chakra anahata en tu corazón, en el centro de tu ser. Sintiendo el amor universal, el amor impersonal, desapegado, libre, para todos los seres, de todos los niveles, en todos los reinos, en todos los mundos.


Cuando el ser se sintoniza en este principio a través de su propia alma o conciencia superior, puede aprender a perdonar, puede aprender a tolerar, puede aprender a amar por amar, sin esperar nada para sí mismo, porque ya lo tiene todo; quien siente y vive este amor, tiene en sí mismo su bendición y puede ser entonces un canal a través del cual fluyan las bendiciones superiores para el bien de todos los seres.

Amado hermano de la Tierra, amado hermano misionero, para ti que lees o escuchas este mensaje siente el amor en tu corazón, y vibra con el amor universal, no esperando nada de nadie, solamente trasmitir el amor a todos los seres sin excepción.

Amado hermano de la Tierra que recibes este mensaje de comprensión activando tu centro de la frente, tu chakra ajna, abre tu mente, expande tu conciencia hacia los confines del Cosmos, y recibe la sabiduría de los siglos, de aquellos que como tú buscamos la verdad desde tiempos inmemoriales, y que nos hemos acercado a la luz de la sabiduría divina. Recibe tú la luz que ilumina a todo ser que viene a estos mundos.

Amado hermano de la Tierra que recibes este mensaje de tus hermanos de otros mundos, de otros lugares, de otras moradas del Eterno Dios. Deja que se active tu centro de la garganta, tu chakra vishuddha de la voluntad, de la fuerza, y que estos tres centros despierten a su vez a los tres centros abajo del diafragma, complementarios de los anteriores, que sean sintonizados con el centro síntesis de la cúspide de la cabeza, el chakra sahasrara.


Estos mensajes de hermanos del espacio a través de tu propio ser, es para ampliar tu conciencia en otros niveles de sintonía universal, no porque no puedas recibirlo directamente de tu Yo superior, sino porque sirven para activar otros aspectos importantes para el desarrollo de tu ser en evolución, y en misión consciente en la Tierra.


El chakra anahata, el cuarto centro ubicado en el centro del pecho se sintoniza con el primer chakra muladhara en la base de la columna vertebral. El chakra vishuddha de la garganta, el quinto centro se sintoniza con el segundo chakra svadhisthana ubicado en el bajo vientre. El sexto chakra ajna en el entrecejo, en el centro del cráneo, se sintoniza con el tercer chakra manipura en el plexo solar. Y los seis centros activan y despiertan el loto de los mil pétalos, el chakra sahasrara en la cúspide de la cabeza, y cuando esto sucede el ser experimenta el samadhi, la fusión de las tres grandes fuerzas cósmicas y divinas: Amor, sabiduría y voluntad.

Con estos principios que no solamente son conocidos en el planeta Tierra, sino en otros mundos también, se verifica el proceso del despertar consciente. Cada ser tiene que vivir este proceso de despertar a su debido tiempo, el despertar de los chakras o centros de fuerza, de energía, se realiza en forma natural en la medida en que el ser vive sus experiencias positivas superiores, en sintonía con la Ley divina, que regula todas las cosas para el bien de todos los seres.

El mensaje de comprensión viene por armonía de tus hermanos que somos misioneros en este planeta actualmente, pero la vibración del amor, las sensaciones que has experimentado en estos momentos, son directamente de tu alma en unidad con la Presencia divina. Nosotros estamos sintonizados con tu ser verdadero, contigo mismo, porque somos hermanos de evolución, las distancias no existen para los niveles superiores de conciencia de los seres, el amor nos unifica a todos en la supraconciencia divina universal.
Hasta siempre tus hermanos misioneros en el planeta Tierra.

Has sentido la comunión espiritual en las pausas de silencio, con tu ser interno, con la Presencia divina.


Paz a todos los seres en el Universo”.


Yo soy un canal a través del cual fluyen las bendiciones superiores a todos los seres principalmente a los más necesitados, de mis hermanos de la Tierra, a los que están sufriendo en los hospitales y en todos los centros de salud.

Así sea.

Del libro: CAMINO A LA MONTAÑA
Autor: Rolando Leal http://mx.groups.yahoo.com/group/centrosi/

No hay comentarios: