jueves, 20 de octubre de 2011

2012: LA PROFECÍA

2012: LA PROFECÍA (2ª Parte)

El perihelio es el punto de la órbita elíptica en el que nuestro Sol y su estrella gemela están más cerca, marcando una edad de oro aquí en la tierra según la Teoría de Cruttenden que, sigue siendo un controvertido intento de explicar que las antiguas creencias universales en los ciclos temporales obedecen a la progresión milenaria de los signos del zodiaco en el cielo, o precesión de los equinoccios.

El próximo máximo solar de 2012 no es el único motivo de preocupación. Los científicos han observado un debilitamiento del campo magnético de la Tierra y un movimiento inusual y acelerado de los polos magnéticos. Algunos incluso sugieren que los polos norte y sur podrían literalmente intercambiar sus posiciones pero creo que eso no sucederá de la noche a la mañana.

Una actividad solar sin precedentes, desastres naturales cada vez más frecuentes, fenómenos climáticos extraños y comportamientos en los animales totalmente inexplicables y que se reproducen en todo el planeta ante los ojos atónitos de especialistas desarmados de cualquier razonamiento empírico, tiene como resultado que algunos científicos pronostican un funesto clímax alrededor del año 2012.

Tal vez sea ésta la postura más radical aunque no por ello descabellada ni exenta del rigor científico como suele ocurrir en otros casos de superstición catastrófica.

El escritor Lawre
nce Joseph ha forjado una interpretación de los datos científicos y de los peligros a los que tal vez nos estemos enfrentando que explica detalladamente en su obra "Aftermath: a guide to prepare for and surviving apocalypse 2012", de esta manera lo explicaba un tanto apresuradamente a los medios:

Lawrence E. Joseph

"Si eso fuera lo único que sé, que e
s una antigua profecía coherente, tomaría nota de ello, tal vez temblaría en la oscuridad de la noche pero lo dejaría estar, si no fuera por la coincidencia de la física solar contemporánea con las manchas solares alcanzando su clímax en 2012.

La predicción del 21 de diciembre de 2012 del calend
ario maya está basado en la hipótesis de que el sistema solar viaja por la galaxia con una trayectoria predecible, y ese día en particular eclipsaremos el centro de la galaxia, aquí estará la tierra, aquí estará el sol y aquí el centro de la Vía Láctea, perderemos la conexión directa con el centro de la vía láctea. Y eso nos privará de cierto sustento energético que necesitamos para seguir viviendo como hasta ahora.

¿Qué puede significar esto? La mejor descripción que m
e han dado, y pasé un tiempo con chamanes mayas en Guatemala, ellos lo comparaban a cuando se va la electricidad en tu casa.

Para algunos aparatos y funciones no hay problema, como las luces, que cuando se vue
lve la electricidad se encienden de nuevo, pero otros dispositivos como el reloj del vídeo o del microondas dejan de funcionar sólo con que se corte la electricidad durante 1 segundo, y esa es su explicación física para el peligro de este eclipse.

Las tormentas solares tendrán su punto culminante en 2012
y el sistema global de satélites está por ello en peligro. Examinemos lo que el sistema global de satélites significa para nosotros. Telecomunicaciones, transferencias de dinero, aplicaciones militares, clima… todo pasa por un satélite.
El hecho es que muchos de estos satélites no son suficientemente resistentes para soportar esta actividad solar creciente.

Además averigüé que muchas de nuestras comunicaciones militares, por motivos de presupuesto y no sé muy bien qué otros, utilizan ahora satélites comerciales que no son resistentes.
Así gran parte de la seguridad militar básica de la que dependemos y que se transmite por satélite, es vulnerable a ataques solares.

¿Y qué significa un ataque solar? No es que al Sol no le g
ustemos e intente hacernos daño, no es paranoia.

Es simplemente que cuando ocurren tor
mentas solares emite una enorme erupción de protones y otras radiaciones.

La mayor parte sale en otras direcciones pero
un pequeño porcentaje se dirige hacia la Tierra, por simples probabilidades. Recientemente hemos observado incidencias extrañas.

A una Eyección de Masa Coronal (EMC), que es el t
érmino para estas explosiones, normalmente le lleva 2 o 3 días llegar del Sol a la Tierra. Pero en enero de 2005 una de ellas tardó en llegar 30 minutos.

Y a no ser que nue
stros cálculos fueran totalmente erróneos, si esa cosa reduce su tiempo de viaje en otros 22 minutos y lo reduce a 8 minutos que sería la velocidad de la luz, nos arrasaría por completo.

Se están abriendo grietas del tamaño de California
en el campo magnético de la Tierra. Y cuando se abre una grieta… el campo magnético es nuestro escudo contra las EMCs, es nuestro escudo contra la radiación solar. Y cuando se abre una grieta, “nuestros escudos han caído, amigo”.

Se han dicho muchas cosas sobre un potencial cambio de los polos.

Parece claro que los polos están empezando a moverse a velocidades que nunca se han observado antes. Si esto es el inicio de una inversión de los polos o algo más, y cuánto tiempo va a tardar, no creo que nadie
pueda decirlo. Pero 2012 es una preocupación más inmediata.

Las consecuencias para nosotros van a ser más graves.

Para el sistema de satélites, para nuestra salud en cuanto a cánceres de piel, cataratas en los ojos y multitud de problemas de salud, y tal vez, como ya mencioné
antes, hay una creciente cantidad de pruebas de que los terremotos y volcanes, y por supuesto los huracanes, están relacionados con la actividad solar.
Tenemos que comprender esto rápidamente. Al menos entender algo sobre la magnitud de esta conexión y qué es lo que podríamos hacer para minimizar sus efectos.

Si ocurriera una inversión de los polos en los próximos años,
perturbaría e
l desarrollo de la civilización tal y como la conocemos.

¿Sería el fin de la vida en la Tierra? No.
Pero sería un cambio tan importante que marcaría el fin de una era que probablemente todos habíamos
asumido como eterna".

Evidentemente creo que no se puede justificar un temor tan inmediato para una fecha tan determinada como el 21 de diciembre de 2012.

Sin embargo y sin ánimo de desatar las alarmas de un inminente juicio final de fuego, debo decir que por este lado también suenan trompetas.

La hipótesis de Lawrence Joseph en sí, sin plazos ni apuestas no es descabellada pero la probabilidad de que ocurra un desastre debido a una EMC aunque sea creciente, es muy pequeña, y la probabilidad de que ocurra precisamente en ese mismo día es prácticamente nula.
La eyecciones solares están totalmente comprobadas y son un peligro real.

Ahora bien, que los satélites se vean afectados en un momento dado y que las comunicaciones de larga distancia se vean seriamente restringidas, la verdad, a mí me trae sin cuidado, es más, yo que soy un entusiasta apasionado y ferviente defensor de Internet y las nuevas TIC, creo firmemente, sin temor alguno a la paranoia y a la hipocondría, que el día que nos corten la Red Internet llegará porque la comunicación y la libertad de expresión empiecen a poner en peligro las jerarquías de poder convencionales, no por una EMC, aunque nos digan lo contrario.

Llegado ese día le echarán la culpa a Alkaeda o a una eyección solar y nuestro sueño de una conciencia global se habrá disuelto de la noche a la mañana en la brumosa esperanza de un ser humano solidario y consciente.


Será la cara B del despertar de conciencia que se presume para la humanidad con la llegada de esta nueva era, algunos querran apagar la luz que supone Internet conscientes de igualdad que se avecina.

Que para ello pulsarán el interruptor de "anular comunicación global" para mí no hay lugar a dudas.
De hecho en el transcurso de esta misma semana (22-junio-2010) el bueno de Barak Obama ya ha amenazado oficialmente con apagar las infraestructuras de telecomunicaciones en caso de que se vean amenazadas ciertos índices norteamericanos de seguridad, eso sí me hace temblar, amigo Lawrence, no una eyección solar ni el impacto de un asteroide.

La posibilidad de una mega, una giga, una tera o una peda-eyección solar inminente que produzca una extinción masiva crece a medida que se acelera la traslación de todo el sistema solar a lo largo de los equinocios, es decir, a medida que crece la entropía del sistema solar por aproximarse ya sea a una a estrella gemela al Sol, o ya sea a otro cuerpo cósmico desconocido cuya interacción sea la responsable de la precesión de los equinocios, es muy, muy pequeña, pero existe.

De hecho Tunguska es un ejemplo, o al menos es mi teoría, yo particularmente creo que la devastación de los bosques de Tunguska del 30 de junio de 1908 es un ejemplo de ello y que se debió a una de estas EMC gigantes que arrasó casi 250.000 hectáreas de bosque siberiano e hizo caer al suelo a personas y animales a más de 400 km de distancia del epicentro.

Este evento de Tungusca me parece realmente interesante.
 
Por supuesto, se han realizado cientos de hipótesis para tratar de explicar esta devastación, siendo la de una eyección solar una más entre tantas, pero yo la abrazo con alto grado de certeza porque tengo, entre otras, sospechas fundadas de que Nikola Tesla que, sigue siendo un siglo después de aquel suceso una autoridad en lo que energía y campos se refiere, descubrió una anomalía en el campo magnético terrestre precisamente en esa región, y debió observar alguna actividad solar que le hizo predecir un suceso que él creyó sería muy espectacular, aunque creo que no sabía entonces la tremenda dimensión que adquirío dicho evento.

Sean o no los cambios en la Tierra y en nuestro sistema solar evidencia de un clímax físico del mundo en 2012, muchos creen que se acerca un cambio en la conciencia humana, ése era el verdadero mensaje de los mayas, mensaje que debemos respetar y plantearnos si debemos actuar en conciencia.

No todos los científicos están de acuerdo con las teorías de Joseph. El profesor de astronomía y antropología de la Universidad de Colgate, Anthony F. Aveni, es escéptico respecto a que sean externas las
fuerzas que están creando la mayoría de los cambios que experimentamos actualmente en la Tierra.
Dr. Anthony F. Aveni (profesor de astronomía y antropología de la Universidad de Colgate)

Estamos en plena 2012-manía. Estando hambrientos de espiritualidad como estamos, y sujetos al horrible mundo que nos rodea, es lógico que busquemos explicaciones, y eso es lo que me motivó a hablar un poco más sobre el lado científico de estas explicaciones.

Creo que lo que es interesante es que si dividimos este período de 26.000 años en períodos de 2.000 años, más precisamente 2.200 años, que marcan el paso de la posición del Sol en el equinoccio de primavera a través de las sucesivas constelaciones zodiacales, 2.200 multiplicado por 12 corresponde al ciclo de precesión.

Y esto ha llevado a mucha gente a asumir, con pocas pruebas, que las edades del mundo, que son un fenómeno judéo-cristiano, connotan divisiones del ciclo de la precesión de los equinoccios.

Así, todos hemos oído hablar de la Era de Acuario, por supuesto eso no ocurre antes del año 2.700 dc, lo que significa que el Sol entrará en Acuario en unos cientos de años y, de acuerdo al mito judéo-cristiano, esto será un fenómeno que cambiará el mundo.

Así que se podría decir que las edades del hombre están fijadas por las estrellas, de acuerdo con esta filosofía. Ésa es la conexión, si es que hay alguna, entre la precesión y los ciclos de renovación.
Había inundaciones y huracanes en la región maya y la idea de un fin del mundo pasado por agua, representado en la página 74 del códice de Dresde… ¡última página! ¡torrentes de agua procedentes de las montañas y del cielo!

Esto eran experiencias reales y la encontramos en el “Enûma Elish” que es el mito sumerio de la creación, y es una mitología del mundo, porque el mundo es construido y es recreado después.

Y nosotros tomamos estas historias maravillosas de la destrucción y recreación del mundo y las llevamos a una escala macroscópica imaginándonos que lo que va a acabar es todo el mundo. Y sí, amigos míos, el mundo se va a acabar. No hay duda de que habrá un fin del mundo. Estudien esos mitos de la creación y vean que están ahí por buen motivo.

Mucha gente ha experimentado la destrucción de su mundo y lo reconstruyeron después. Y ha ocurrido en el pasado y volverá a ocurrir a no ser que… Bueno, el mejor modo de evitarlo es construir mejores diques.
¿Ve? Es algo en lo que uno participa. Puedes conseguir evitarlo pero tienes que trabajar para ello.

No puedes quedarte tumbado sin hacer nada, tienes que participar en tu propia cosmología.


Un chorro de partículas solares puede degradar las comunicaciones por radio, también puede afectar a las comunicaciones por satélite, pero no creo que vaya a tener ningún gran efecto geofísico en la Tierra.

Y supongo que llevándolo al límite uno podría conectarlo con el clima, pero debemos recordar que la mayor parte del efecto que el clima produce –huracanes, tornados- está ligado completamente a la tierra.

Tiene mucho más que ver con la rotación y la circulación del aire que con fenómenos externos a la Tierra, aunque estaría dispuesto a admitir que podrían tener un efecto meteorológico.

Hay diversas teorías de por qué el Sol se está comportando de esta forma y de por qué en 2012 alcanzará su pico de actividad.

He conocido el trabajo del Dr. Alexey N. Dmitriev, un geofísico ruso que desde hace ahora una década defiende la idea de que, en resumen, nuestro sistema solar se dirige a una nube de energía interestelar. Y esta nube es responsable de excitar las atmósferas de los planetas incluyendo la Tierra, y especialmente el Sol.
Y la razón por la que las manchas solares se están volviendo más intensas y frecuentes es porque estamos entrando en esta nube. Sus descubrimientos se basan en una vida de trabajo con su equipo que especialmente analizó con detalle los datos del satélite Voyager y vieron cosas que nunca se habían visto antes. Y él cree, y ha dedicado unos 15 años a demostrarlo, que hemos entrado en una nube de energía en la que permaneceremos probablemente, y esto es sólo conjetura, unos 3.000 años.

Y esta nube de energía esta trastornando las cosas. Y está teniendo su efecto más intenso y directo en el Sol, que a su vez afecta a todos los demás planetas, incluyendo la Tierra.

Esa es la teoría mejor documentada del extraño comportamiento del Sol.

La mayoría de los científicos creo que concederían que podría ser el período de actividad del Sol desde el final de la última glaciación.

No podemos realmente inferir con fiabilidad de los datos tomados en la Tierra, que es todo lo que tenemos, cómo se comportaba el Sol antes de la última glaciación. Pero parece que desde entonces esto es lo más desbocado que ha estado.

Virtualmente todos están de acuerdo en que 2012 es el próximo apogeo solar.

Creo que los espectadores probablemente han leído sobre el cambio de los polos magnéticos de la Tierra, la inversión magnética, que va girando muy lentamente. Un cambio completo tardaría unos cientos de años. Y es probable que estemos en un proceso de cambio ahora, el inicio de un cambio, porque la posición del polo magnético ha migrado unos cientos de kilómetros en las últimas décadas. Así que está empezando en intercambio.

Ahora bien, la cuestión es cuál es el efecto real del fenómeno de inversión del campo magnético de la Tierra. Podría haber un debilitamiento del efecto de “escudo”. Y esto podría tener algunas consecuencias. Nadie puede saber si las consecuencias serán calamidades o desastres, pero desde luego no será repentino. Probablemente tendrá lugar algún tipo de cambio meteorológico.
Es cierto que cuando el Sol esté en el solsticio de invierno más o menos está alineado con la constelación de sagitario, que está cerca de lo que llamamos el centro de la Vía Láctea, que no fue determinado hasta incluso después.

Quiero recalcar esto porque cuando discutimos sobre precisión, yo podría decir de forma muy general que el Sol en el solsticio de invierno pasa por una zona cercana a Sagitario, tanto si se la considera el centro de la galaxia como si no, en algún momento entre los años 1900 y 2150.

Atreverse a señalarlo de manera más precisa, igual que sugerir que los mayas lo hicieron… Y vuelvo a decir lo que siempre digo, yo tengo que ver las pruebas. Y tengo que ver algo más que una simple interpretación de la iconografía de una estela. Tengo que verlo en los códices, escrito, y tengo que ver las cifras. Si a los astrónomos les preocupaba eso, lo habrían respaldado con cifras.

Así que ocurrirá el alineamiento, pero en el sentido más burdo que se pueda imaginar.
Preocuparse de un cataclismo sin fundamento que vaya a ocurrir en 2012, no es parte de mi visión del mundo. Simplemente no lo entiendo. Así que les aconsejaría que no se preocupen.

Inviertan su tiempo en dar comida a los hambrientos y ayudar a los pobres, y en ser verdes.

Inviertan su tiempo en eso, no en unirse a alguna secta excéntrica en la que todos estén cabeza abajo en el Polo Norte esperando el advenimiento. Porque no creo que vaya a ocurrir. ¡No va a ocurrir! ¿Creen que puedo ser más claro?


¿Va a ocurrir un cataclismo? ¿Debemos esperar lo peor o será algo que obligará a la gente a unirse más y a hacer cambiar el mundo?.

Es esta última parte la que atrae tanto a la gente que lee sobre los mayas, porque los mayas desarrollaron una cosmología participativa.

Todo consiste en la participación humana. En lo que uno puede hacer como ser humano para perpetuar el status quo del Universo o para cambiarlo. Depende de ti, puedes hacerlo.

Y aquí estamos sentados con el año 2012 acercándose y no hay nada que podamos hacer sobre el Big Bang o la Evolución, y eso nos incomoda, queremos una cosmología en la que podamos participar, los mayas la tenían, así que nos fijamos en ellos y pensamos que tal vez podríamos aprender algo. Y yo eso lo apoyo totalmente.

Creo que resultará algo positivo de la “2012-manía”, como yo la llamo, porque tal vez nos hará tomarnos nuestra cosmología más seriame
nte, fijarnos en ella un poco más, nos hará pensar un poco más sobre la conciencia colectiva de la humanidad, pensar un poco más sobre lo que podemos hacer para hacer que el mundo sea un lugar mejor.

Éste es un maravilloso mensaje. Si eso es lo que surge de todo esto, yo seré un hombre feliz.


He aquí una postura cabal y sensata, a la vez que llena de esperanza en un nuevo amanecer humano en el que la paz, la ecología, el conocimiento y el respeto por el resto de los hermanos que convivimos en este planeta al amparo de la madre naturaleza.

El espíritu de esta nueva consciencia puede parecer repetitivo, ineficaz e incluso utópico, pero todos los científicos coinciden en que sin un viraje radical en el comportamiento humano una terrible cadena de crisis es inevitable y sus consecuencias irreparables en el conjunto de especies, incluida la nuestra.
Hasta ahí de acuerdo, pero hay una característica que yo me resisto a creer que no sea compatible con el pensamiento científico y la razón, la imaginación, la mirada retrospectiva. De esto saben muy bien los chamanes auténticos que es una forma de verificación de premisas y datos tan valiosa como un laboratorio para un químico.
El problema es que las pruebas o no aparecen, o aparecen a posteriori en forma de hallazgos arqueológicos cuya interpretación luego puede ser tan arbitraria que sería mejor que tales restos hubieran seguido permaneciendo en el seno de la madre tierra.

Al contrario que este afanado investigador que acabamos de escuchar, la falta de pruebas no me supone restricción alguna para encarar las teorías que mi corazón sabe que me conducen a la verdad. Para mí alguien no es científico del todo si se guía única y exclusivamente por pruebas materiales, eso la justicia que es ciega, para mí un científico no tiene vista sin ese puntito de arrogancia y atrevimiento por meterse en terrenos inexplorados, sin arriesgar a dar un paso en falso e intervenir en mitad de tantas lagunas fangosas que nuestro parco conocimiento padece, con hipótesis valientes que sirvan de puente hacia nuevos peldaños de consciencia.

Es más, en el caso de la cosmología y cosmogonía maya que nos ocupa en estas líneas, cabe apuntar el denodado afán por destruir las pruebas que nos harían caminar más decididamente hacia el cambio, que tuvieron los conquistadores de las américas por orden de la santa inquisición no tiene otro sentido que dejar a oscuras toda la grandeza de la sabiduría de éste conjunto de pueblos mesoamericanos que hemos denominado mayas, cuyo origen se remonta, sin contradecir las pocas pruebas que han quedado, mucho antes de lo que se piensa.

Fueron millones de códices los que ardieron y apenas quedaron para contar con los dedos de las manos.

No hace falta comerse muchas mescalinas ni lamer muchos sapos para darse cuenta de que la verdad se debe suponer allí donde las pruebas se flambearon, y no cruzarse de brazos sin hacer nada pues observando un poco las cicatrices de las piedras y de los pueblos es perfectamente posible reconstruir verdades alternativas y quedarnos con aquella que mejor encaje con los datos objetivos obtenidos por los métodos habituales de la ciencia.
El nihilismo por falta de pruebas para mi es un velo absurdo y un lastre que impide el avance por la senda del conocimiento.

Es más, seguramente las cosas no fueron como parecen haber sido a tenor de las pruebas, sino que seguramente fueron como debieron haber sido y de ningún otro modo: de una forma, eso sí que está probado, que cabreó mucho a las autoridades políticas y religiosas del momento, pues la medicina que aplicaron se llama genocidio.

Al igual que el Dr. Anthoni F. Aveni yo también sería feliz si mis ojos llegaran a ver que la humanidad hubiera alcanzado la edad adulta.

Pero la falta de pruebas no me parece óbice para no seguir ciertas sendas por donde mi corazón encuentra la luz y mi espíritu inquieto e inconformista el alimento que necesita para no deprimirse.

Fin 2ª parte.
Fuente: 2012 ¿ciencia o superstición?
Comentarios:
A Fuego Lento

No hay comentarios: