lunes, 28 de marzo de 2011

La Intuicion...

La Intuicion...


Se trata de una facultad innata y susceptible de ser cultivada, que en ciertas situaciones nos aporta un conocimiento inmediato, sin que participe la razón.

Cada vez que tenemos una corazonada o un presentimiento que se revela después cierto, estamos haciendo uso de nuestra intuición.

Esta facultad que todos llevamos en mayor o menor grado nos aporta explosiones de conocimiento certero sin necesidad de utilizar el razonamiento lógico. Los científicos tratan de establecer su relación con las habilidades psiquicas, así como la forma en que se manifiesta y opera.

Actualmente existe una gran controversia entre los investigadores sobre si se trata de una habilidad extrasensorial o de un estado mental que favorece la aparición de facultades psiquicas.

Si bien, según los últimos estudios "hay una tendencia cada vez mayor a considerar clarividencia, telepatía o precognición como diferentes formas de obtener información, que utilizan el proceso intuitivo, y no como la intuición en sí misma".

Y, de hecho, esta capacidad parece ser algo más que una habilidad extrasensorial. Si nos atenemos estrictamente a su definición "es la percepción íntima e instantánea de una idea o verdad. O la facultad humana de entender algo sin razonamiento, lógica o sentidos".

Bajo este punto de vista, cualquiera de nosotros, sin necesidad de ser videntes, experimentamos alguna en la vida ráfagas de comprensión intuitiva. 

El problema es que nuestra conciencia está acostumbrada a desechar todo cuanto no proceda de la lógica, y no solemos ser conscientes de estos mensajes.

Para algunas personas que estudian los mecanismos de esta "otra inteligencia", "la aparición del lenguaje en los seres humanos pudo relegar el pensamiento intuitivo a una zona muy profunda del inconsciente".

Sin embargo, según un test de reciente aparición para medir la intuición, "ésta es una facultad innata que puede expresarse en todo momento". 

Existen, además, técnicas como la relajación y la visualización, o circunstancias especiales, como el estado de duerma-vela, revelaciones oníricas o situaciones de tensión, en que las defensas del ego racional descienden y somos más receptivos.

Cada vez que una corazonada nos impele a actuar de forma inmediata o captamos un presentimiento que después se revela cierto, sentimos la urgencia de llamar por teléfono a alguien a quien no vemos desde hace tiempo y entonces descubrimos que necesita nuestra ayuda, o bien tomamos una difícil decisión que luego se confirma positiva, estamos siendo intuitivos.

Algunas personas dicen: "no sé cómo, pero lo sabía".

Claro que estas experiencias ponen de manifiesto las diferencias entre intuición y facultades psiquicas.

Así, mientras la primera se presenta simplemente como un presentimiento difuso de algo todavía no ocurrido, o como la solución repentina a un problema, éstas últimas traen a la mente noticias sobre el presente o futuro mediante imágenes.

Por otra parte, la intuición va acompañada de un sentimiento de certeza inconfundible, algo que no ocurre con los datos obtenidos mediante la clarividencia o premonición, que suelen ser ambiguos y necesitar interpretación -al igual que la requieren las prácticas adivinatorias subjetivas como el tarot o la quirología-.

Hay cuatro modos básicos en que se manifiesta el pensamiento intuitivo:
  1. psíquicamente (cuando se "olfatea" un peligro inexistente hasta el momento),
  2. emocionalmente (atracción o rechazo inmediato por alguien),
     
  3. mentalmente (solución instantánea de un problema intelectual) y 
  4. espiritualmente (cuando se produce una iluminación o una revelación).

 Que tu Sendero sea uno lleno de Luz y Amor

No hay comentarios: