domingo, 10 de abril de 2011

Deja ya el pasado atras...



No puedes pasarte la vida tratando de retener todo aquello que no te es útil para nada. Aquello que te estanca en tu progreso, superación personal y te impide crecer como persona.

Te puedes pasar años tratando de reconstruir una relación rota y lo más seguro es que te quedes sola, aruñando los techos y paredes de tu vida, añorando el tiempo perdido.

Tampoco puedes darte el lujo de forzar situaciones que sabes que a la larga se convertirán en tu propia trampa, en tu propio martirio, en tu propio infierno.

No puedes definitivamente, ser tan ingrata contigo misma, enclaustrándote, encasillándote, sujetándote al ayer, limitándote, negándote a una nueva oportunidad de encontrar tu verdadera felicidad.

Nadie hará por ti, lo que tú misma no hagas primero. Hazlo aunque te juzguen y te condenen. Recuerda que si no lo intentas, jamás sabrás de lo que fuiste capaz de lograr.

Si alguien te lastimó, te hizo daño, no correspondió a tu amor, o no te respetó ni te valoró… ¡¡Suéltalo, déjalo ir!! marca tu raya, suelta el ancla, desata amarres y libérate de la esclavitud de todos los recuerdos que atormentan tu razón y tu corazón.  ¡Tú vales demasiado!, deja de rogarle, deja de buscarle, apártate, valórate, hazte valer, hazte oir, hazte respetar y respétate a ti misma.

No nacimos para ser esclavo, ni para quedarse en un compás de espera eterna, la vida está en constante movimiento y cada día hay más compromisos y más cosas hermosas que realizar con resultados diferentes.

No es bueno vivir indiéndole pleitesía a los recuerdos nocivos, tóxicos… en vez de generar situaciones nutritivas que nos alienten, nos levanten, nos llenen de energía, de confianza y valor.

Suelta las costumbres, los hábitos, los vicios, los apegos que te hacen esclavo de tus propios sentimientos y resentimientos ¿por qué seguir pegados a un recuerdo del ayer que sólo nos produjo daño y dolor? ¿Para qué conservar algo que no nos es útil para nada?.

¿Qué sentido tiene que tratemos seguir amando a alguien que ni siquiera quiso aprender a amarse a sí mismo.

Suelta ya el pasado de tus manos, atrévete aquí y ahora, a poner las riendas de tu corazón y de tu vida en manos de Dios, verás que empezarán a sucederte cosas hermosas, las cosas que Dios quiere para ti, las cosas que tú querías para ti.

Pero nadar contra corriente acarrea sacrificios, esfuerzos y perseverancia constante y repetida, valdrás más, pero también se te exigirá más, ése es el precio que hay que pagar por ser alguien en la vida.

Y no te preocupes por el qué dirán, por cómo te verán y por todo lo que opinarán de ti, acuérdate que el que se ríe de lo que desconoce, está en el camino de ser un idiota, decía alguien por ahí, y con cuánta razón se lo admiro y agradezco.

Tienes que soltar el pasado, tienes que dejarlo ir, y aprender a apelar a cosas superiores, para que dejes de ser adicto a tus propios fracasos.

Deja que Dios decida por y para ti, dale la oportunidad de que sea EL, quien seleccione por y para ti, lo que es mejor y más conveniente.

No siempre nos da Dios lo que le pedimos, sino lo que nosotros necesitamos para llegar a ser realmente felices en esta vida.
Que tu sendero sea uno lleno de Luz y Amor... 

No hay comentarios: