sábado, 14 de enero de 2012

2012 año chino yang del Dragón Negro...

2012 el año del Dragón Negro, del retorno de Quetzalcóatl y de la ocultación de Venus

Varios acontecimientos que involucran diferentes perspectivas míticas y astrológicas destacan en este año 2012. En la cultura oriental es el Año del Dragón, en la cultura Maya coincide con el retorno de Quetzalcóatl y en el mundo occidental cautiva la atención de los astrólogos el raro fenómeno conocido como la ocultación de Venus.


2012 año chino yang del Dragón Negro

De acuerdo a los expertos en la astrología china, el 2012 es el Año del Dragón y aunque la segunda luna nueva después del solsticio de invierno es el 23 de enero, oficialmente comienza el primer día del Tigre el próximo 4 de febrero.

En el calendario de los cinco elementos de la astrología china: agua, madera, fuego, metal y tierra , el 2012 es el año del Dragón de Agua, cuyo color es el negro y como es un año par, es de energía yang. Para la cultura oriental, el dragón es una criatura de mito y leyenda, imagen de buena fortuna y signo de intenso poder, tanto así que fue la imagen de los emperadores chinos.

El símbolo del Dragón Negro o de Agua, es de un trabajador inteligente y laborioso que nunca deja de lado el trabajo, aunque a veces lo lleva a excesos. El tiene el valor suficiente para enfrentar los retos y encontrar fácilmente los puntos débiles que se interponen en su camino hacia el éxito. El yang agua como el elemento del año simboliza la riqueza y la abundancia. Se relaciona con las finanzas movilizando las cuentas corrientes, los flujos de efectivo y la liquidez. En la naturaleza puede esperarse a través de grandes inundaciones y también está conectado con el planeta Mercurio, regente de Géminis, por lo tanto la comunicación, la sensibilidad y la intuición toman protagonismo este año.


El retorno de Quetzalcóatl

Quetzalcoatl, como se muestra en el Códice Magliabechiano, siglo XVI

El año chino del Dragón, criatura legendaria que se le recuerda como un gigante reptil alado capaz de respirar fuego, coincide con lo que se conoce como el retorno de Quetzalcóatl, la suprema deidad mesoamericana simbolizada por una serpiente emplumada y que representa la unión de espíritu y materia.

Quetzalcóatl se sabe que vivió alrededor del año 400 AC en Teotihuacán, México. Dejó este mundo a causa de la corrupción y la muerte, y también porque él mismo se veía como una figura clave de esta corrupción, pero dijo que volvería cuando el mundo halla cambiado para mejor.

Este alto sacerdote Mesoamericano, fue muy venerado y se dice que representa a Venus como estrella de la mañana, su hermano gemelo Xólotl representaba la estrella de la tarde y ambos el signo de Géminis.

Al igual que muchas culturas alrededor del mundo, los mesoamericanos seguían muy de cerca los movimientos de Venus. Dicen que surgió de las vigas del Sol como una estrella de la mañana para marcar el comienzo de su ciclo Maya. Venus, y su glifo, el Círculo del Espíritu en la parte superior de la cruz de la materia, están muy en sintonía con el mismo significado de Quetzalcoatl, mezcla de espíritu y materia.

Un mito Maya procedente del Popol Vuh, narra la historia de la caída del Séptimo Guacamayo, un gobernante corrupto y codicioso que ha gobernado la última edad del hombre y que se vengó de los hijos gemelos de un Dios del Sol, para remplazarlo en su trono como el gobernante legítimo de la próxima era que viene.

Este mito que resuena poderosamente con el renacimiento del Sol en el próximo solsticio de invierno el 21 de diciembre de 2012, ha sido investigado y escrito ampliamente en las últimas décadas y ha despertado la curiosidad de muchos como un momento que representa, al igual que Quetzalcóatl, la unión del espíritu y la materia y que marcará el renacimiento de la conciencia humana.


La ocultación de Venus

Tránsito de Venus en el 2004, visto desde Hong Kong

El mismo año que retorna Quetzalcóatl, quien representa a Venus y a Géminis, el planeta Venus hará su inusual tránsito por el Sol el 5 y 6 junio de 2012 en el signo de Géminis.

El fenómeno astral también llamado la ocultación de Venus, se caracteriza por el paso del planeta directamente entre el Sol y la Tierra y puede ser visto desde la Tierra como un pequeño punto negro que se mueve a través del Sol. Estos tránsitos de Venus ocurren aproximadamente, entre cada 105,5 y 121,5 años, de dos en dos con 8 años de diferencia.

No hay duda para la astrología, de que la primera ocultación en el año 2004 movilizó un aumento de la preocupación mundial con respecto al cambio climático y la energía sostenible de la economía mundial y su eficiencia. En esta oportunidad con Venus en Géminis, posibilita además el aumento de las redes sociales y la capacidad de conectarse con cada uno de los individuos en mente y espíritu, una ocasión que no se debe desperdiciar porque volverá a ocurrir dentro de más de un siglo.

El año chino yang del Dragón Negro, el retorno de Quetzalcóatl y la ocultación de Venus, son eventos basados en la mitología, la leyenda y astrología entrelazados entre sí, para brindar en este 2012, la valiosa oportunidad de alinear nuestros pensamientos e intenciones globales y revaluar los valores fundamentales que impulsan el honor, el respeto y el corazón de lo que nos gusta. Vamos a conectarnos para ampliar el alcance más allá de la astrología e invitar a participar a todos los que también valoran la paz, lo sagrado y un gran amor por nuestro planeta.

La Visión del Jaguar, la Inteligencia del Cuervo, el Fuego del Dragón. 
Soy Alquimia nacida en lo cuántico del Universo, 
duda de la serpiente primordial, 
nacida ciega, despierta por voluntad...

Comunidad Pagana de México - Hermandad de la Diosa Blanca - Pagan Federation International (PFI-México)





No hay comentarios: