jueves, 12 de enero de 2012

El Canto Gregoriano


El Canto Gregoriano


La denominación canto gregoriano se origina en que este tipo de canto es atribuido al papa Gregorio I siendo así una evolución respecto al canto paleorromano con influencias del canto galicano.


Desde su nacimiento, la música cristiana fue una oración cantada, que debía realizarse no de manera puramente material, sino con devoción o, como lo decía San Pablo: «Cantando a Dios en vuestro corazón».

El texto era pues la razón de ser del canto gregoriano. En realidad el canto del texto se basa en el principio de que —según san Agustín— «el que canta ora dos veces».

El canto gregoriano jamás podrá entenderse sin el texto, el cual tiene prelación sobre la melodía y es el que le da sentido a ésta.



Por lo tanto, al interpretarlo, los cantores deben haber entendido muy bien el sentido del texto.


En consecuencia, se debe evitar cualquier impostación de voz de tipo operístico en que se intente el lucimiento del intérprete.

Del canto gregoriano es de donde proceden los modos gregorianos, que dan base a la música occidental. De ellos vienen los modos mayor y menor, y otros cinco menos conocidos.


Características del Canto Gregoriano


El canto gregoriano es música vocal, esto es, que se canta a capella (sin acompañamiento instrumental). Se canta al unísono —una sola nota a la vez— lo cual quiere decir que todos los cantores entonan la misma melodía.

A esta manera de canto se le denomina monodia.
Se canta con ritmo libre, según el desarrollo del texto literario y no con esquemas medidos, como podrían ser los de una marcha, una danza o una sinfonía. Es una música modal escrita en escalas particulares de sonidos.

Los antiguos griegos creían que estas escalas (y no la música creada a partir de ellas, como es la creencia actual) servían para despertar variados sentimientos, como recogimiento, alegría, tristeza, serenidad, etc.



El texto está en latín, la lengua oficial del Imperio romano extendida por Europa (aún no existían las lenguas romances).

Estos textos fueron tomados de los salmos y otros libros del Antiguo Testamento; algunos provenían de los evangelios y otros eran de inspiración propia, generalmente anónima. Sin embargo existen algunas piezas litúrgicas en lengua griega: Kyrie eleison (Señor, ten piedad), Agios ó Theós (Santo Dios) (para la liturgia del Viernes Santo), etc.



El canto gregoriano está escrito sobre tetragramas, es decir sobre 4 líneas, a diferencia del pentagrama (de cinco líneas) de la música actual.

MAS INFO:

http://buenasiembra.com.ar/pitagoras-la-musica-como-perfeccion-salud-1224.html





No hay comentarios: