domingo, 15 de enero de 2012

La Muerte frente a La Ascensión...





Muerte frente a Ascensión. Parte I


Nos da la impresión de que la mayoría de vosotros estáis tan equivocados acerca del proceso de ascensión como lo estáis acerca de la muerte, pues ambas fases de transición de vuestro retorno a la Fuente implican vuestra evolución fuera del cuerpo y de la realidad básica -lo 'conocido', por muy poco que 'sepáis' de ella.



Ambas resultan aterradoras porque contemplarlas exige que hagáis frente al secreto último de vuestra existencia actual -un secreto que sólo el proceso mismo puede revelar con alguna certidumbre... y a veces ni siquiera entonces.


Agravar vuestra ansiedad sobre el proceso de la muerte y acentuar vuestro miedo es una tremenda falta de comprensión sobre lo que realmente ocurre en el paso de lo físico a la esencia puramente espiritual.

Esto se ve exacerbado por los traumáticos rituales de separación cuando sobreviene la muerte, la incertidumbre respecto a lo que realmente os espera en el otro lado y un miedo abrumador de todo lo que pueda provocaros dolor, sufrimiento inmenso y la insoportable pena de la separación.


Sólo esos indígenas que han permanecido sintonizados con el desarrollo del espíritu y los verdaderos buscadores entre vosotros se han dedicado a prepararse para ese proceso evolutivo que es la transición: una bienvenida al invierno, sabiendo que la primavera del alma siempre viene a continuación.


De modo parecido, vuestro entusiasmo respecto a la ascensión de la Tierra y la perspectiva de vuestra participación individual en ese proceso disminuye por el espectro siempre amenazador del Armagedón total, que interpreta el inminente cambio de vuestro cuerpo celestial favorito como el día del juicio final para las formas de vida de vuestro mundo.

También esto crea todo tipo de temores en los no iluminados y en quienes permanecen ciegamente inconscientes y totalmente desinteresados de las dinámicas celestes que constantemente están redefiniendo los 'parámetros' del Universo.


Buscadores de la paz y del camino del amor, no podéis evitar preguntaros por qué el desarrollo de acontecimientos de transición tan extáticos como los que se han comenzado a manifestar en todas partes de vuestro sistema solar en ascenso tendrían que incluir oposición y obstrucción violenta, como las que estáis observando ahora en la representación de los juegos oscuros y peligrosos del Gobierno Secreto.


Cuando estáis centrados, sintiéndoos equilibrados y con claridad mental, reafirmáis que no es necesario y que no tenéis la intención de avivar las fuerzas oscuras entregando vuestro poder a la depresión colectiva, nacida del miedo y la desesperanza -emociones que tanto daño hacen al espíritu.


Desde un espacio de claridad -el centro de vuestro ser podéis realizar mejor vuestro trabajo, a un nivel tanto individual como colectivo, para neutralizar el impacto de la oposición, elevando a quienes os rodean hacia la luz de vuestra esperanza y vuestra celebración. Servís de modelo para otros, permaneciendo firmes en vuestro compromiso con la creación de un mundo mejor para vosotros mismos, para vuestras familias, para todos los seres vivientes de la Tierra -y más allá.

Desde ese lugar de calma y serenidad, encontráis seguridad en vuestra comprensión de cómo la elevación de Gaia puede llegar a ser una experiencia más tranquila y gozosa de lo que generalmente se expresa en el humo y la neblina de aquellos que destrozarían la belleza.


Así pues, tenéis que ver con claridad esas sombras que provocan miedo en vosotros y disiparlas con firmeza. Sabéis que esto se realiza liberando los chakras inferiores de todas las energías bloqueadas, las formas mentales o entidades que han anidado en vosotros, para así poder limpiar los canales ka y permitir que fluya energía pránica pura a través de vuestros centros coronarios y por el cordón umbilical que os enraíza en la Madre Tierra.


De este modo seréis lo mas efectivos posible como trabajadores de la luz para la raza humana y guardianes de la deidad en transición, recordando siempre que lo que queréis llevar a la cuarta dimensión es una Tierra gloriosa -y que vuestro objetivo es el bien más elevado de todas las almas.


Confiamos en que comprendáis por qué estamos tan decididos a que tengáis que mirar en profundidad vuestros miedos y los diseccionéis, examinando cada detalle de ellos, pura que podáis eliminarlos de vuestro camino -de una vez por todas.

Ha llegado el momento de desprenderos de la pesada carga que crea el 'terror', no sólo en vuestro interior, sino en toda experiencia consciente con la que vuestra mente resuena.


De hecho, es hora de comenzar sinceramente a regocijaros en el conocimiento de que todo lo que se halla ante vuestro horizonte es mucho más espléndido que lo que se encuentra a vuestras espaldas -pues avanzáis siempre hacia la luminiscencia de la Fuente, estimados amigos... dirigiéndoos rápidamente hacia el brillo puro de la Luz Eterna.


El pensamiento del renunciar al cuerpo y vuestras conexiones terrestres tempestuosas y placenteras por lo desconocido, os resulta desconcertante y lo entendemos. Además, la pregunta acerca de cómo os afectará la ascensión personalmente aumenta vuestra preocupación y el sentido de inseguridad.


¿'Daréis la talla'... o seréis apartados del abrazo de Ra?


Es totalmente natural que siga siendo un gran misterio para vosotros cómo esas realidades y los resultados probables se manifestarán en vosotros, cuál ha de ser vuestro papel en esos procesos, y (desde una perspectiva totalmente práctica) qué os espera a vosotros en un sentido muy personal.


¿Quién elegirá experimentar la transición, o la muerte, cuando el proceso comience, y quién no? ¿Es realmente una elección que hacéis ahora, como miembros libres de la raza humana -o estaba determinado antes de que encarnaseis, en el nivel del alma?


Incluso ¿cómo distinguís entre la muerte y la ascensión? ¿Sufriréis, lo celebraréis... seréis conscientes de vuestra transición?


También hemos tenido en cuenta estas preguntas y estas preocupaciones cruciales. Nosotros también hemos conocido vuestras mismas dudas, vuestros temores, y la preocupación que se esconde en vuestras almas a medida que intentáis comprender de verdad el secreto de vuestra inmortalidad, que se halla justo más allá del portal de la vida física, tal como la conocéis actualmente desde vuestras estaciones temporales en la tercera dimensión.


Así que contemplemos la esencia y el significado de la existencia desde una perspectiva más amplia para obtener un sentido de nuestra parte individual y nuestra participación en el gran plan cósmico.


Considerad la naturaleza del Todo-Lo-Que-Es; la Mónada; la Mente Universal; la Llama Eterna; Dios.


A diferencia de lo que han afirmado algunos mitos y la ciencia de las escuelas más dogmáticas del pensamiento humano, no hay un comienzo de la Creación -no hay un 'big bang'-, del mismo modo que no hay un final -no hay una final apocalíptico.

La Totalidad (el Todo-Lo-Que-Es, Siempre Ha Sido y Siempre Será) es omniabarcante, atemporal y sin límites. Cualquier intento de definir, categorizar o contenerlo, inevitablemente parece no hacer sino recordarnos las limitaciones de nuestras posibilidades y nuestras capacidades.


Nosotros, unidades de conciencia en evolución, estamos empequeñecidos por nuestra individualidad -esa conciencia 'yo soy' que limita lo ilimitado, de diversas maneras, a una percepción propia de unidades claramente separadas dentro de una totalidad, más que de la propia totalidad.


Extracto del Capítulo 14.

Las Revelaciones Sirianas

No dejéis de leer sus dos primeros libros: El Cosmos del Alma: una llamada al despertar de la Humanidad (Arkano Books) y Vuelve la Atlántida: las luchas de la oscuridad y la luz (Editorial Sirio). Para más información sobre sus conferencias, talleres y programas de facilitadores del ADN, podéis escribir a Patricia a la siguiente dirección:

patcori@tiscalinet.it www.sirianrevelations.net



http://buenasiembra.com.ar/salud/autoayuda/nueve-secretos-para-despertar-el-alma-193.html



No hay comentarios: