martes, 16 de agosto de 2011

Los Chakras, hipnotismo y el autohipnotismo


¿Cómo influye la práctica del hipnotismo y el autohipnotismo en los chakras?


Según conceptos de Terapia Akáshica, los chakras son los guardianes de la psicología humana.

Los chakras son campos de fuerzas que se comportan como torbellinos dotados de una función y una inteligencia aparentemente propias.

Cada chakra funciona como emisor receptor o sea que a través de ellos podemos recibir información de los demás, pero a su vez los demás perciben con sus chakras el estado de los nuestros. Cada uno de estos centros posee una intensidad y una longitud de radiación. 

La intensidad da un dato de depresión bioenergética en la parte psicológica relacionada con el chakra analizado (por ejemplo tener un 15% en el chakra del corazón indica sufrimiento o frustración afectiva o egoísmo; por el contrario, 180% indica una sensibilidad exagerada a los afectos, que fácilmente deriva en invasión, castración, etc). 

La longitud de radiación nos informa sobre la capacidad de interrelación de una persona con las demás.

Tener 30 centímetros de radiación en el chakra del corazón será característica de alguien que sufre de soledad y de incapacidad para relacionarse afectivamente; por el contrario, un chakra de varios metros caracteriza una persona atractiva en el plano sentimental.

Entonces, ¿qué pasará con nuestros chakras si practicamos el hipnotismo o autohipnotismos?:

*La práctica de estos estados aumenta hasta 7 veces la intensidad de radiación de nuestros chakras.

Esto significa que nuestra vida de relación podría ser redefinida como un constante intercambio entre nuestros chakras y los ajenos, y se vería beneficiada en forma exponencial.

Si la soledad, la esquizofrenia, el autismo, la pasividad depresiva, el sometimiento y la falta de combatividad, fueran productos indirectos del encierro y encogimiento de los chakras, imaginemos qué efecto tendrá multiplicar por siete el poder de comunicación de cada uno de ellos.

*Quienes practican o provocan estos estados gozarán de un fenómeno bioenergético, garantía de equilibrio. En efecto, el chakra del corazón (vida afectiva) y el chakra solar (vida emocional) alternarán su acción en forma pareja cada décimo de segundo.

Esto significa que dejaremos de vivir sufrimientos que son a veces afectivos y otras veces emocionales, y que gozaremos de un sutil equilibrio entre ellos. Tal equilibrio se llama desde la psicología: "madurez afectiva y emocional".

*El chakra emocional pasará de un promedio de 10 cm de radiación alrededor del cuerpo (lo que en breves palabras, y emocionalmente hablando significa: "no existir" para los demás), a una radiación de 3 a 11 metros, lo que significará "tener presencia", "ser tomado en cuenta", "imponerse" o sencillamente "existir".   

* Provocar estos estados de consciencia lleva a una consecuencia inesperada. Existe un chakra muy extraordinario, que la medicina china reconoce pero fue bastante ignorado por el hinduísmo, es una conexión directa entre el chakra coronario y el perineo.

Parece un largo reloj de arena cuyo lugar de estrangulamiento se encuentra en el diafragma y las extremidades en la fontanela, tope del cráneo y el perineo, entre la parte anal y genital.

Poner en marcha este chakra significa amplificar y armonizar la cantidad de energías cósmicas que penetran en nosotros.

Es que que al nivel del diafragma, ambas energía se plasman arriba y abajo de él, transformándolo en el sistema digestivo de las energías externas.

Gracias a un buen funcionamiento de este sistema podemos metabolizar energías de distintos orígenes, en combustible idóneo para la elaboración de la kundalini.

Es evidente que tal desarrollo precipitará nuestro despertar.

Para saber más: http://on.fb.me/tiendafecebook

de
Gurú Francés Del Hipnotismo,

No hay comentarios: