martes, 21 de junio de 2011

CICLONES, TERREMOTOS, VOLCANES y OTROS FENOMENOS...




por Ryan X
07 Febrero 2011
del Sitio Web SOTT
 
 

Tornado y Relámpago
 
Los recientes eventos nos proveen un excelente caso de estudio de las fuerzas cósmicas que podrían estar detrás de grandes tormentas como los ciclones, huracanes, tormentas de nieve y mucho más.
 
Los recientes eventos de los que hablo incluyen la mayor tormenta de nieve que haya caído en el centro oeste y el este de EE.UU. así como también el castigo del Ciclón Yasi sobre el este de Australia a comienzos de esta semana.

Ambas tormentas crecieron a enormes tamaños durante un período de tiempo que coincidió con una tormenta solar que azotó a la Tierra después de la Luna Nueva.
 
Aunque pueda parecer extraño, esta no es la primera vez que estos alineamientos celestiales en conjunto con la actividad solar han causado tales eventos.

Si existe una relación entre estos factores, según como sospechamos, entonces esto da en gran parte una vuelta a lo que comúnmente se cree sobre el clima terrestre y, como veremos, incluso de la geología.

Para comprender cómo funciona esto, comencemos con el sol. El 31 de enero, se abrió un gigantesco agujero coronal en el sol, arrojando otro martillazo de partículas cargadas en dirección a la Tierra.

Se esperaba su impacto a la Tierra entre el 2 y el 4 de febrero. No solo eso, sino que recientemente atravesamos una nueva Luna el 2 de febrero.
 
Pero, ¿cuál es la importancia de la Luna aquí?, se preguntarán.

Según lo explica James McCanney en una entrevista que hizo para Spectrum Magazine en el 2003:
La Luna [Nueva] se ubica al frente de la Tierra, interrumpe ese flujo eléctrico [entre el sol y la Tierra], y luego sigue su camino.
 
Esto genera un gran bombardeo una vez que la Luna se aparta del camino, el primero y segundo día después de la Luna Nueva. Esa es la condición que ha sido identificada como una de las causas principales de los grandes huracanes y tormentas.
 
Lo que hace es: La Luna interactúa con el campo eléctrico solar. Es ese CAMBIO lo que genera las tormentas, y produce modificaciones en el ambiente alrededor de la Tierra, afectando en consecuencia al clima terrestre.
Entonces la imagen que estamos pintando es la siguiente: El sol emite un masivo frente de viento solar en dirección a la Tierra.
 
Al moverse fuera del camino entre el sol y la Tierra, la Luna Nueva genera un significativo aumento en las partículas cargadas que impactan sobre la Tierra.

Con el exceso de partículas cargadas de esta tormenta solar que nos golpea casi simultáneamente, todo este exceso de carga termina en los cinturones de radiación que rodean a la Tierra.
 
Luego, la Tierra encuentra formas de descargar este desequilibrio como estas dos grandes tormentas que hemos visto. Una de ellas adopta la forma de una gigantesca tormenta de nieve que cubre la mitad de EE.UU.

La otra toma la forma de un ciclón, el Yasi, que golpea a la ya inundada costa este de Australia. También se han notado un aumento de la actividad volcánica y de terremotos durante este período.

Para aquellos que no creen que una tormenta de nieve pueda producir importantes efectos de descarga eléctrica, vean este video de un relámpago sobre el área de Chicago:
 
 

Entonces con este ejemplo parece que podría haber una relación entre cierta actividad espacial y caos en la Tierra, y que el principal medio de esta "acción a distancia" es a través de interacciones eléctricas.
 
Esta es la hipótesis presentada por James McCanney cuyas teorías fueron incluidas en el artículo Cambio Magnético...
 
La gran pregunta es:
¿Es correcta esta hipótesis? ¿El clima espacial realmente nos afecta a nosotros aquí en la Tierra?
La ciencia reconocida nos dice que sucesos como las tormentas eléctricas, tormentas de nieve, huracanes, ciclones, terremotos, volcanes, y muchas otras demostraciones de la furia de la naturaleza solo son causadas por fuerzas internas de la Tierra misma; que estamos aislados en una burbuja atmosférica que existe en un vacío de espacio.
 
En contraste, McCanney postula que estamos a merced de poderosas fuerzas eléctricas en el espacio y que estas juegan un papel en muchos eventos energéticos en la Tierra. ¿Quién está en lo cierto?

Antes de poder contestar eso, es necesario aclarar cierta confusión respecto a las que podrían ser las verdaderas fuerzas detrás de eventos tales como tormentas eléctricas, ciclones, volcanes y terremotos.
 
Resulta que todos estos fenómenos podrían ser de un origen secundario al de la Tierra intentando descargar electricidad proveniente del espacio; estos eventos podrían ser parte del proceso natural de descarga de la Tierra. 

Relámpagos - "rayos del espacio"

Los relámpagos, desde nuestra perspectiva, son obviamente una descarga de electricidad al suelo desde las nubes ubicadas en la troposfera (la más baja y densa capa atmosférica).
 
La principal hipótesis sobre cómo se producen los relámpagos es algo así:
En el proceso del ciclo del agua, la humedad se acumula en la atmósfera. Esta acumulación es lo que vemos como nubes. Interesantemente, las nubes pueden contener millones de millones de gotas de agua y hielo suspendidas en el aire. A medida que continúa el proceso de evaporación y condensación, estas gotas chocan con la humedad que está en proceso de condensación mientras se eleva.

Además, la humedad en elevación puede chocar con hielo o lluvia congelada que está en proceso de caer a la tierra o que está ubicada en la parte más baja de la nube. La importancia de estas colisiones es que los electrones son desviados de la humedad que se eleva, produciendo, en consecuencia, una separación de carga.
En resumen, esta es la hipótesis de inducción electrostática (EIH) sobre cómo se forma el relámpago.
 
Existen otras hipótesis similares que se centran en las nubes como productoras de relámpagos, pero la EIH es la que comúnmente se enseña a los niños en la escuela. Tengan en mente que esta es solo una hipótesis, y todavía nadie ha desarrollado un experimento que la demuestre o la descarte. Todavía se encuentra "bajo investigación" según la mayoría de los medios científicos.

El problema con esta hipótesis es que la energía involucrada con el relámpago es simplemente gigantesca. Es bien sabido que se produce un promedio de 100 relámpagos por segundo en el mundo. Las descargas de rayos promedio es de unos 500 megajoules en un impacto - un cálculo conservador. ¡Esto es 50 gigajoules de energía descargada a la tierra por segundo!
 
Este escritor encuentra difícil creer que el método propuesto por la EIH pueda generar energías de estas magnitudes. Parece probable que la fuente de energía proviene de algún otro lugar.

Ya que nuestra perspectiva es mirar al cielo durante una tormenta de rayos, nos podríamos estar perdiendo lo que sucede por encima de las nubes. Como resulta ser, mucho sucede por encima de las nubes durante una tormenta eléctrica en términos de relámpagos. Sin embargo, puede que nada de esto se vea en tierra.

Los relámpagos por encima de las nubes son de dos formas llamadas rayos (en inglés: jets) y duendes rojos (en inglés: sprites).
 
Los Jets parecen dispararse hacia arriba en rojo o azul, generalmente tocando el límite inferior de la ionosfera - esa capa protectora de plasma que utilizamos para rebotar señales de radio AM. Los Sprites son otra forma de relámpago, solo que estas no provienen de por encima de las nubes, sino desde la ionosfera hacia arriba. Estas aparecen como enormes hoyos lumínicos que se extienden por kilómetros (ver imagen debajo).
 
Alguna vez consideradas como un extraño fenómeno, ahora se sabe que son una ocurrencia común en todo el mundo en conjunción con las tormentas eléctricas.
 

Comparación de los relámpagos comunes y la variedad de jets y sprites atmosféricos.

Otra extraña forma de relámpagos es el denominado "rayo positivo" ("positive lightning").
 
Se cree que esta forma de relámpago se forma en la parte superior de las nubes (es decir, el lado de las nubes con carga positiva). Los relámpagos positivos aparecen como amenazantes "rayos azules", y son extremadamente peligrosos. Estos rayos contienen entre 6 y 10 veces la energía de un rayo promedio y tienen una duración 10 veces mayor. Habitualmente caen una vez que las tormentas han pasado, cuando la gente supone que el peligro ha pasado, haciéndolos particularmente problemáticos.
 
También parecen ocurrir más frecuentemente durante las tormentas invernales en las que los relámpagos son escasos.
 
Relámpago positivo
 
Interesantemente, parece haber una correlación entre el relámpago positivo y los sprites mencionadas arriba que caen desde la ionosfera.
 
Los investigadores pronto,
"notaron que cada vez que había un sprite arriba de las nubes se producía un relámpago positivo debajo de las nubes. El sprite y el rayo positivo eran parte de una sola descarga que se extendía desde el espacio hasta la superficie terrestre".
Estos rayos de relámpagos positivos son literalmente "rayos desde el espacio".
 
La combinación de sprites y relámpagos positivos forman una masiva interrupción dieléctrica en la atmósfera, con el paso de energía eléctrica desde la ionosfera hasta la tierra. Con esta comprensión, la "hipótesis de inducción electrostática" es simplemente absurda.
 
La fuente principal de la energía de las tormentas eléctricas, y probablemente otros sistemas de tormentas, parecen provenir desde fuera de la Tierra. 

Ciclones - otra maravilla electromagnética

Sumado a los relámpagos, se sospecha que las tormentas de ciclones son otro medio de descarga eléctrica desde el espacio.
 
Con tormentas de ciclones me refiero a huracanes, ciclones, tifones, tornados, o cualquier otro que cause una nube en espiral sobre tierra o agua. Según McCanney y otros como Walter Thornhill, estos ciclones podrían ser intentos de movilizar cargas rápidamente desde la atmósfera interior hacia la tierra.
 
Según explica Thornhill sobre los tornados:
 
Los meteorólogos no están seguros sobre cómo se forman los tornados pero si saben que habitualmente están asociados con fuertes tormentas eléctricas.

La clave para comprender a los tornados es que son el resultado de cargas eléctricas de veloz rotación. Al igual que los electrones son los transportadores de corriente en los cables de cobre que utilizamos para la transmisión eléctrica, también lo son en un tornado.

¡La GRAN diferencia es que los electrones se mueven muchos metros por segundo en el tornado mientras que les lleva varias horas moverse un metro en un cable de cobre!

El resultado es que enormes fuerzas electromagnéticas están en control del tornado.
Esto significa que en lugar de contra-rotar las corrientes de aire que mantienen formado al tornado, el viento es en realidad un efecto de la rotación de la carga eléctrica.
 
Los científicos que estudian tornados podrían tener todo al revés. Observar a los tornados como eléctricos por naturaleza, deberíamos esperar ver anomalías eléctricas dentro y alrededor de los mismos tornados.
 
En un ensayo de A.N. Dmitriev titulado Concepto electrogravidinámico de los tornados, enumera una gran cantidad de extrañas anomalías asociadas a los tornados:
En 1951 en Texas un tornado pasó por encima de un observador a 6 metros de altura, con un interior de unos 130 metros de diámetro y paredes de 3 metros de espesor. Dentro del agujero había una nube brillante. No había vacío en el interior, porque se podía respirar fácilmente. Las paredes rotaban a gran velocidad, y la rotación podía verse hasta el final de la columna. Un momento después el tornado tocó la casa del vecino e inmediatamente se elevó.

Esta descripción es similar a muchas otras [Fl, Jus, Ho] y requiere una explicación sobre el hecho que la rotación del aire conduce necesariamente a una disminución de la presión. ¿Por qué, estando a 6 metros del suelo, el tornado no produce daños ni un movimiento del aire intenso, mientras que cuando está tocando tierra destruye y mueve una casa?

[...]

Un tornado arrancó un manzanero, rompiéndolo en pedazos. Un panal de abejas a un par de metros quedó intacto. [Hay] una casa de madera de dos pisos fue arrancada del suelo con sus habitantes y quedó destrozada.

Había una escalera de tres escalones que conducía a una puerta con un banco de trabajo apoyado contra la misma. Tanto el banco como la escalera no se movieron.

El tornado también arrancó dos ruedas de un auto estacionado, sin mover el vehículo, mientras que una lámpara de aceite sobre una mesa bajo un árbol, todavía seguía encendida. [Fin]

[...]

La habilidad de los objetos de penetrar a los demás también se la relaciona con las velocidades de rotación. Una pequeña piedra penetra un vidrio como una bala sin producir fracturas. Una tabla penetra a otra sin hacerla pedazos. La pared de una casa de madera está perforada por un viejo tablón carbonizado, con su lado poroso sin daños. Se descubrió una hoja de trébol impresa en una pared. Un marco de puerta de 4 cm fue atravesado por un pedazo de madera. [La, Graz].

Al cruzar un río, un tornado levanta una cantidad de agua tal que deja el lecho del río a la vista, formando una zanja en el agua. Tales fenómenos fueron observados en los ríos Missisipi y Moscú. En el río Rin, donde la profundidad era de 25 metros, la zanja era de 7 metros de profundidad. [Nal]

Los tornados pueden levantar y transportar personas y animales a distancias de entre 4 y 10 kilómetros, en oportunidades conservando sus vidas. Moluscos de una pulgada fueron movidos 160 Km. [La], pero cayeron a tierra una hora antes de la llegada de la nube. El 17 de junio de 1940, en el pueblo de Meschery en la región Gorky en Rusia, un tornado arrojó unas mil monedas de plata del siglo 14. Las monedas caían de la nube, pero no del tornado mismo. El tesoro fue transportado varios kilómetros y cayó luego en un área compacta. [Nal]

[...]

Una gran iglesia de madera con 50 personas en su interior fue movida 6 metros; nadie murió. En 1963 un tornado transportó una casa con 10 habitantes a una distancia de 400 metros; todos permanecieron vivos. [Nal]

El tornado, cuando no está tocando tierra, emite un zumbido o siseo. Faye [Fa] describe varios casos en los que el tornado era acompañado por una bola de luz. En oportunidades se observan pequeñas y amplias capas de luz alrededor de un tornado. A veces toda la superficie de un tornado brilla con un extraño color amarillo.

En otras oportunidades testigos describen una formación similar a una bola azul, similar a la bola de luz, pero mucho más grande y visible en la nube. A veces se observan columnas de fuego moviéndose lentamente. [VoM, Vo60,Fr ] Jones describe un generador de pulsos - cierto centro de actividad eléctrica bajo la forma de un punto redondo, brillante y azul en una nube cercana, que aparece entre 30 y 90 minutos antes del tornado. [Jo]
Mientras que uno se vería fuertemente presionado a explicar todos estos extraños eventos en términos de una nueva teoría eléctrica de los tornados (a menos que la teoría incluya nuevas facetas del electromagnetismo mismo), ciertamente hay un elemento de actividad eléctrica en algunas de estas anomalías.
 
Efectos de luces, bolas de luz, zumbidos y siseos, son todas propiedades de la electricidad en cierta forma.

Respecto a los huracanes u otras tormentas ciclónicas que se forman sobre el agua, la ciencia reconocida hipotiza un conjunto de principios completamente diferentes para su formación que las utilizadas para la formación de tornados.
 
De hecho, en referencia a los ciclones, ¡existen incluso diferentes teorías sobre su formación dependiendo del lugar de la Tierra en el que se formen! No voy a entrar en los detalles de estas teorías porque son conocidas y pueden encontrarse en otros lugares. Sin embargo, ¿no parece extraño que esos sistemas de tormentas similares presentes en la naturaleza puedan tener causas completamente diferentes?
 
Desde el punto de vista fenomenológico tanto los ciclones como los tornados forman nubes con forma de embudo, pero la diferencia principal entre tornados y ciclones es la duración que tienen y, por supuesto, dónde se forman (sobre tierra o agua). Los huracanes o ciclones también tienden a perder fuerza luego de tocar tierra.

No hay comentarios: